Seminario de Cultura Mexicana: El clave bien temperado
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Arte y Cultura

Seminario de Cultura Mexicana: El clave bien temperado

J. S. Bach supo crear un estilo propio compositivo asimilando las influencias italiana y francesa sin dejar de lado la tradición polifónica germana.


J. S. Bach supo crear un estilo propio compositivo asimilando las influencias italiana y francesa sin dejar de lado la tradición polifónica germana.
J. S. Bach supo crear un estilo propio compositivo asimilando las influencias italiana y francesa sin dejar de lado la tradición polifónica germana.
  • Parte I

J. S. Bach es reconocido como el mayor contrapuntista de todos los tiempos. Supo crear un estilo propio compositivo asimilando las influencias italiana y francesa sin dejar de lado la tradición polifónica germana.

Es importante la labor didáctica que la obra de J. S. Bach, ejerció en casi todos los músicos posteriores a su época ya que era admirada y practicada en privado por los más grandes compositores posteriores como Mozart, Beethoven o Schumann.

Será durante el romanticismo cuando la obra de Bach encuentre de nuevo el reconocimiento perdido, siendo recuperada e interpretada, incorporándose como parte indispensable del repertorio de estudio para completar la formación del intérprete de teclado. Dos muestras de la revalorización de la música de Bach durante el siglo XIX es La Pasión según San Mateo y la publicación en 1850 de la primera edición completa de sus obras.

En el periodo en el que Bach compuso esta obra se estaba realizando una búsqueda, un esfuerzo por encontrar el sistema temperado que permitiera poder modular a cualquier tonalidad sin limitación alguna. Bach quiere demostrar con el sistema de temperamento igual que esto es posible. (Nota del recopilador: en esa época no existían los conciertos, por la diversidad de instrumentos y la dificultad de afinarlos.)

 

Te puede interesar: Seminario de Cultura Mexicana: Beethoven y la Sinfonía más famosa del mundo

 

Los músicos actuales están acostumbrados a la afinación del *temperamento igual, en el que todos los semitonos son exactamente del mismo tamaño. Mientras que esta afinación, en que la octava es el único intervalo puro permite tocar en cualquier tonalidad –requisito indispensable para la mayor parte de la música de los siglos XIX y XX–, este sistema seguramente habría parecido excesivamente desafinado para el oyente renacentista.

“El clave bien temperado*” se compone de dos ciclos de 24 preludios y fugas cada uno compuestos en todas las tonalidades mayores y menores organizados de forma cromática ascendente. El primer volumen aparece en 1722 (aunque no será impresa hasta 1801) y el segundo verá la luz alrededor de 1740. Ambos surgen de la necesidad no sólo de responder a los propósitos didácticos del compositor sino de demostrar la libertad que se obtiene con el empleo del temperamento igual para la afinación de los instrumentos de teclado.

El clave bien temperado de Bach no necesariamente fue una validación del temperamento igual, sino quizá la ingeniosa demostración de la funcionalidad de un sistema que conservaba cierto grado de individualidad en cada una de las tonalidades. La interpretación de esta obra en un instrumento afinado en el temperamento igual elimina estas sutiles diferencias. Las características particulares de cada tonalidad son elementos esenciales en toda la música barroca, sobre todo en el género dramático, mientras que las disonancias de la música medieval adquieren una fuerza indiscutible cuando se usa la afinación pitagórica.

 

 

Mtro. Mario L. Palacios C.


aa

 

Relacionadas:

--------------------------------------
---------------------------------------