Obispos mexicanos pedirán a Vaticano contar con una comisión de alcance nacional para prevenir abusos sexuales |
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Nacional

Obispos mexicanos pedirán a Vaticano contar con una comisión de alcance nacional para prevenir abusos sexuales

El Papa Francisco será el encargado de autorizar a la Conferencia del Episcopado para tener dichas facultades.

Obispos mexicanos pedirán a Vaticano contar con una comisión de alcance nacional para prevenir abusos sexuales | El Imparcial de Oaxaca

El arzobispo de Monterrey y presidente de los obispos mexicanos, Rogelio Cabrera López, pedirá al Vaticano nuevas facultades que habiliten a una comisión de alcance nacional para atender y prevenir los abusos sexuales del clero, porque existen diócesis que no tienen la capacidad para atender a las víctimas.

La petición la formalizará en febrero próximo, durante la cumbre de los presidentes de conferencias episcopales a la cual asistirá el Papa Francisco, y contempla contar con un Equipo Nacional para la Protección del Menor para prevenir el abuso sexual en el clero diocesano y en toda la Iglesia.

Dicho equipo estaría encabezado por la secretaría general del episcopado, con apoyo legal de un despacho jurídico, un promotor de justicia, dos obispos residenciales, el director del Centro de Investigación y Formación Interdisciplinar para la Protección del Menor y los titulares de la Oficina de Prensa del Episcopado y del Observatorio Nacional de la CEM.

Este organismo auxiliaría las diferentes instancias católicas y seguiría un protocolo de atención a “los casos consumados y prevenir las potenciales agresiones”.

Por último, explicó que el Papa Francisco será el encargado de autorizar a la Conferencia del Episcopado para tener dichas facultades y sean una “segunda instancia” nacional para atender casos de denuncias de abuso sexual, cuando el obispo o la diócesis no tengan capacidad para resolverlos.