“Si no hay alerta, no están trabajando ante potencial presencia de rabia”: investigador
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Oaxaca

“Si no hay alerta, no están trabajando ante potencial presencia de rabia”: investigador

Infantes debieron haber recibido la vacuna en un lapso no mayor a 10 días después de la mordedura de murciélago


“Si no hay alerta, no están trabajando ante potencial presencia de rabia”: investigador | El Imparcial de Oaxaca
“Lo que llama la atención es que no hay una alerta como tal en las comunidades, esto quiere decir que no están trabajando”: Eduardo Morales Andrade, Investigador en el área clínica y epidemiológica

El investigador en el área clínica y epidemiológica, Eduardo Morales Andrade, consideró necesaria la actuación inmediata de las autoridades en el combate y control de la transmisión del virus de la rabia, luego de que un murciélago mordiera a tres menores y generara hace unos días la muerte de uno de ellos.

El epidemiólogo con 38 años de experiencia, dijo que es importante la coordinación de las autoridades de salud estatal y federal con la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), no solo en la población donde el animal mordió a dos niñas y un niño, sino también en las comunidades vecinas.

Lo que llama la atención es que no hay una alerta como tal en las comunidades, esto quiere decir que no están trabajando en eso”, expuso el especialista en epidemiología aplicada por el Centro de Control de Enfermedades.

Ante el caso de las dos niñas y el niño que fueron mordidos por un murciélago mientras dormían, el especialista destacó que la atención debió iniciar con la limpieza de las heridas e inmediatamente después con la aplicación de la vacuna antirrábica y de inmunoglobulina, dentro de los primeros 10 días.

Si no se les da este tratamiento, inevitablemente fallecen una vez que empiezan con su cuadro clínico; no hay nada que pueda salvar a una persona cuando inicia con los primeros síntomas de rabia”, resaltó.

La presencia de las primeras reacciones ante este padecimiento, explicó, puede darse en días, semanas, meses o hasta en cinco años en casos extraordinarios. Esto depende del área donde ocurre la mordedura, porque los virus tardan en subir al sistema nervioso central, dijo.

Afirmó que si las personas reciben la vacuna dentro de los primeros días la posibilidad de vida es muy alta para las mismas, pero si no la recibieron dentro de ese periodo, la posibilidad de fallecer es muy alta.

Si la mordedura fue cercana al cuello los síntomas pueden aparecer más rápido que si hubiera sido en el pie u otra parte lejana a la cabeza. Por tal motivo, la vacuna antirrábica debe aplicarse de manera inmediata.

De los tres hermanos que fueron mordidos por un murciélago, el niño de 7 años falleció el miércoles 28, luego de llegar en estado crítico al Hospital Civil el 21 de diciembre, al igual que una de sus hermanas de 8 años que se encuentra en cuidados paliativos y con ventilación mecánica.

De la tercera hermana, de dos años de edad, quien también fue mordida el 1 de diciembre pero no presentó síntoma alguno, el especialista en epidemiología confió en que la niña haya recibido la vacuna en los primeros 10 días y no de manera tardía. “Habría que esperar”, destacó.

Del quiróptero que mordió a los menores, el epidemiólogo señaló la gran posibilidad de que haya más murciélagos infectados y por ello la necesidad de una intervención inmediata de las autoridades.

 

 

Piden intensificar campaña de vacunación

 

Por separado, el director de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia de la UABJO, Eleazar Altamirano Mijangos, afirmó que se deben extremar precauciones e intensificar campañas de vacunación antirrábica en animales domésticos, especialmente en zonas rurales del Estado.

Explicó que la mordida a los pequeños habitantes de la Sierra Sur se dio por un murciélago hematófago, que es una de las 138 especies que habitan en México (la mayoría consumidores de frutas e insectos).

Recomendó a los habitantes de zonas rurales evitar el contacto directo con este tipo de mamíferos, y abstenerse de ingresar en cuevas o lugares oscuros, que son sus principales refugios.

Añadió que los murciélagos también atacan a animales domésticos y ganado, por lo cual se debe tener el mayor cuidado y observación en la zona, ya que la rabia se transmite a través de la saliva de un animal contagiado.


 

Relacionadas: