Imputada por sustraer un bebé en Hospital Civil de Oaxaca pide investigar a su cómplice por el robo de su hijo
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Especiales

Imputada por sustraer un bebé en Hospital Civil de Oaxaca pide investigar a su cómplice por el robo de su hijo

Verónica, una de las mujeres involucradas en el delito de sustracción de menor ocurrido en el Hospital Civil, acusa que Abigail, su presunta cómplice, primero le robó a su hijo

  • Imputada por sustraer un bebé en Hospital Civil de Oaxaca pide investigar a su cómplice por el robo de su hijo
  • Imputada por sustraer un bebé en Hospital Civil de Oaxaca pide investigar a su cómplice por el robo de su hijo

La sala enmudeció por unos instantes, las autoridades y el público atentos, prácticamente sin pestañear, enfocaban la mirada a la joven mamá que había pedido ir al estrado y soltar con total desesperación: “quiero que se investigue señor juez qué hizo Abigail con mi nena, no sé a dónde se la llevó, a dónde la dejó”.

Era Verónica, a quien en unas horas la vincularían a proceso por el delito de sustracción de menores al igual que a su “amiga” Abigail, detenidas el pasado lunes 18 de septiembre.

La audiencia desarrollada ayer en la sala de los juzgados de circuito judicial de Valles Centrales fue precisamente para que el juez determinara la situación jurídica de Verónica y Abigail, quienes habían solicitado a través de sus defensores que se les resolviera este mismo día.

Custodiada por policías estatales llegaron al encuentro ambas mujeres, a Verónica se le notaba apenada, cabizbaja, quizá arrepentida, agotada, como si hubiese pasado las noches en vela, llorando, sus ojos lo delataban.
Abigail en cambio, demostraba aires de tranquilidad, siempre sonriente, hasta carcajeaba por momentos con policías y personal de defensa.

A inicio de la reunión judicial, el juez preguntó a los defensores y a las imputadas si tenían alguna prueba qué aportar en su defensa, fue cuando Verónica tomó el micrófono y se dirigió al juez: “Yo sí, quiero manifestar algo, quiero expresarme, quiero que se me permita”.

La autoridad advirtió que podría hacerlo, siempre y cuando no fuera referente al delito (sustracción del recién nacido) del día 18 de septiembre.

Verónica, a paso lento, invitada por el juez, subió al estrado e intentó comenzar algún relato, como ratificando su declaración anterior, pero la autoridad la interrumpió, recalcándole que no debía referirse al ilícito por el que la acusaban y que mejor lo consultara con su defensor sino le resultaba contraproducente, concediéndole algunos minutos de receso.
De regreso, Verónica insistió que era su deseo hablar, que lo que iba a decir no tenía relación con lo que se le acusa.

De esta manera volvió al estrado y respirando profundamente para no soltar en llanto habló sin pelos en la lengua.
“Estaba yo embarazada y Abigail se quedó con mi bebé hace un mes, no sé que hizo con él, no sé dónde la tiene, no sé dónde la dejó, quiero que se haga una investigación, que diga qué hizo con mi nena”, soltó a bocajarro.

“La fui a ver a su casa, no a donde estábamos el día que nos detuvieron, a la otra, donde vivía anteriormente, para que me acompañara al médico, me sentía muy mal, pero ella me dio champurrado y huevo, me lo preparó para que yo me lo tomara, pero ya no supe más, me desmayé, como si estuviera drogada, borracha”, explicó.

“No sé qué hizo la señora con mi hija, a quien yo quería ponerle el nombre de Camila, no sé si está muerta, que me diga dónde la dejó, primero decía que sí me la iba a dar y luego que no, a veces hasta me apagaba su celular, quiero que se investigue”, suplicó.

Tras escuchar el señalamiento, el juez precisó que se procedería a la investigación con conocimiento al Ministerio Público, y por el momento, se continuara con la audiencia del término constitucional respecto al delito de sustracción de menor, cometido en agravio de un recién nacido en el Hospital General Doctor Aurelio Valdivieso.

En su intervención el representante social solicitó la vinculación a proceso a Verónica y a Abigail, considerando que se cuenta con los datos de pruebas suficientes para vincularlas.

Entre otras pruebas con las que el fiscal lo sustenta, están las declaraciones de la madre, el padre, la abuela del bebé y la de Verónica.

Declaraciones que se robustecen con la inspección ocular a orillas del río Salado, donde se localizaron algunas prendas, videograbaciones de las cámaras del Hospital Civil, la ficha del Alerta Amber que se circuló a nivel estatal y nacional, el certificado médico de nacimiento expedido por un médico pediatra, dictámenes ginecológicos y de retratos hablados.

También obran en la carpeta de investigación, testimoniales de enfermeras, directores de áreas, encargados de la seguridad y partes informativos del aseguramiento del bebé, así como diversas pertenencias del mismo en poder de las imputadas.
Tras un receso de dos horas y valorados los datos de pruebas, el juez resolvió el auto de vinculación a proceso en contra de Verónica y Abigaíl.

También, a petición de la representación social, les impuso como medida cautelar la prisión preventiva, por ello se ordenó oficio al personal correspondiente del reclusorio femenil de Tanivet, con sede en Tlacolula de Matamoros, para el ingreso de las ahora procesadas.

Fallido plan

Según las investigaciones, el pasado 18 de septiembre día en que se cometió la sustracción del recién nacido, Verónica fue citada por Abigaíl afuera del Hospital Civil, a las 05:30 horas, “Ya está todo listo”, le dijo.
Verónica llegó puntualmente por donde están los arbolitos del lado de la salida de las ambulancias, llegando Abigail a los pocos minutos.

Recuerda que Abigail le dio unas pertenencias, como una bata para que se la pusiera y la siguiera en todo momento, “que no se preocupara porque todo estaba listo”.

Luego de la presunta complicidad con el elemento de seguridad, identificado como Antonio, las mujeres ingresaron por la salida de las ambulancias, subieron al tercer piso hasta la cama de Flor Itzel en el área de ginecología, donde Abigail entró y salió con un bebé para dárselo a Verónica, a quien le indicó que saliera y tomara un taxi. Le aseguró que más adelante ella se subiría al mismo.

Así, enfilaron rumbo a Santa Lucía, por el Río Salado, a donde días antes Abigail se había mudado de vivienda.
Cerca de una escuela secundaria solicitaron el descenso al taxista, para luego caminar hacia la habitación de Abigaíl.
Tras el escándalo en redes sociales y noticieros radiofónicos sobre el robo del bebé, el taxista creyó que las mujeres que había ido a dejar podrían estar relacionadas y decidió reportarlas en una estación de radio.

Es así como se movilizaron elementos de la Agencia Estatal de Investigaciones para arrestar a Verónica y Abigail, quienes estaban en apuros consiguiendo ropa y pañales para el bebé.

Antonio, el vigilante, fue detenido la mañana del pasado jueves, en la entrada del Hospital Civil, por su presunta participación en este mismo delito.
(Más información 4G)

 

Relacionadas: