Seguridad: Mito y confort | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

De Paradojas y Utopías

Seguridad: Mito y confort

 


1).- El mito de la entidad segura
Desde hace dos décadas se viene arrastrando el mito de que Oaxaca es una de las entidades más seguras del país. Ya es parte del discurso oficial. Empero, en el imaginario colectivo no lo es. Es cierto, la inseguridad y el elevado índice de criminalidad es un tema nacional. Aunque en estadísticas estemos por debajo de Tamaulipas, Guanajuato, Michoacán o Guerrero, eso no es motivo para regodearse. No somos el paraíso que se nos pretende hacer creer. Las operaciones de grupos criminales son evidentes. Costa, Istmo, Cuenca y Valles Centrales, son escenario de trasiego y tráfico. En nuestro poroso litoral pasan hasta submarinos hechizos. Y las ejecuciones son la nota diaria.
¿Cómo justificar el asesinato de 15 personas en una presunta disputa política en Huazantlán del Río, San Mateo de Mar? Los hechos ocurrieron el 21 de junio de 2020. Y nadie sabe, nadie supo. Ni detenidos ni consignados. Un absoluto misterio. O los 14 muertos de Santa María Ecatepec; los 5 en San Pedro Mártir Quiechapa o los 5 policías masacrados en San Vicente Coatlán, que libra una añeja disputa agraria con Sola de Vega. Sólo el 23 de junio, dos cadáveres desmembrados fueron arrojados en Santa María Petapa; un hombre fue ejecutado a plena luz del día en Santiago Juxtlahuaca y otro más aparece cerca de Pinotepa Nacional.
2).- La tríada de la SSP
El gobierno de Alejandro Murat arrancó con dos oficiales de la Marina/Armada de México, al frente a la Secretaría de Seguridad Pública (SSPO) y Policía Preventiva Estatal: los capitanes de Fragata, José Raymundo Tuñón Jáuregui, originario de Monterrey. N.L. y José Aniceto Sánchez Saldierna, de Tamaulipas, respectivamente. Y otro oficial, éste Teniente de Navío, José Manuel Vera Salinas, como Secretario Ejecutivo del Sistema Estatal de Seguridad Pública (SESESP).
Aquellos no pudieron con el paquete y se fueron, luego de dos años y medio en el cargo. Tuñón echando pestes. Escándalos y corrupción fueron su carta de presentación. El 25 de junio de 2019 fue relevado. Sonó con insistencia que Heliodoro Díaz Escárraga asumiría el cargo. No fue así. Se ganó la rifa del tigre, Raúl Ernesto Salcedo Rosales. Abogado, oriundo de Nayarit, sin antecedentes policiales o de mando. Su trayectoria de dos décadas, ligada al Centro de Inteligencia y Seguridad Nacional (CISEN), hoy Centro Nacional de Inteligencia.
3).- Jalones y tirones
La llegada de Salcedo no estuvo exenta de golpeteo. El eje del mismo provenía –se decía- del SESESP. Es decir, de Vera Salinas. El 3 de julio de 2019 designó a un ex Comisario de la extinta Policía Federal como Comisionado de la Policía Estatal. El paso de Raúl Antonio Castillejos Solís, sin embargo, fue efímero. El 10 de febrero de 2020 fue relevado por Francisco Santiago José, con más de 3 décadas de trabajo policial. Con buen ascendiente entre la tropa, aunque fue ésta la que hace unos meses lo echó fuera y allanó el camino para el retorno de Castillejos Solís.
El Talón de Aquiles de Salcedo fueron los medios de comunicación. El incidente menor con un automovilista fue motivo de escarnio brutal. Nada se supo de operativos exitosos o de un tácito compromiso por cumplir la encomienda de ejecutivo estatal, hasta que reventó el paro policial, con un catálogo de exigencias, entre ellas las renuncias del titular, Subsecretario y Comisionado de la Policía Estatal.
4).- El reciclaje de “El Yoyo”
A veinte años de haber ocupado el mismo cargo, sólo que con el nombre de Secretaría de Protección Ciudadana (Seproci), regresó “El Yoyo” Díaz Escárraga. El 8 de abril pasado fue designado titular de la SSPO. Oaxaqueño y con experiencia. Sin embargo, el panorama de la inseguridad es preocupante hoy en día. Las ejecuciones siguen. Los enfrentamientos entre comunidades han dejado una estela de muerte. “El Guayabo” y Santa María Sola; Pueblo Viejo y San Vicente Coatlán, los últimos. Nueve muertos. O la emboscada en Santiago Textitlán y la violencia en la zona triqui.
¿Lo dejará trabajar Vera Salinas, el único sobreviviente en su cargo a lo largo de esta administración? Sin duda. Tienen el mismo herraje. Aunque se dice que segundas partes nunca fueron buenas, el desafío ahí está. Seguir con el mismo eslogan de “Oaxaca entidad segura” no será más que muestra de incompetencia y nulo compromiso institucional.
BREVES DE LA GRILLA LOCAL:
—Mueve a risa cuando nuestros (as) flamantes representantes populares del Congreso local, exigen cuentas de los 3 mil 500 millones del préstamo que le autorizaron al gobernador Alejandro Murat, a fines de 2019. ¿Por qué no informan mejor de los más de 200 millones que costó el soborno legislativo, por el famoso “pago por evento”? El cinismo y la poca vergüenza es lo que prevalece en el edificio de San Raymundo Jalpan.
Consulte nuestra página: www.oaxpress.info y www.facebook.com/oaxpress.oficial Twitter: @nathanoax