Yalalag frena la entrada de alimentos y bebidas ultraprocesados
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Los Municipios

Yalalag frena la entrada de alimentos y bebidas ultraprocesados

Han detectado al menos a 50 personas con diabetes en la comunidad y niños con sobrepeso

Yalalag frena la entrada de alimentos y bebidas ultraprocesados | El Imparcial de Oaxaca

En las comunidades como Yalálag, “estamos muy contaminados” por los alimentos y bebidas ultraprocesadas, señaló María Isabel Aquino León, regidora de educación en Villa Hidalgo Yalálag, una comunidad de la Sierra Norte de Oaxaca en donde recientemente y en medio de la emergencia sanitaria por Covid-19 se decidió frenar la entrada a empresas productoras y repartidoras de éstos. 

En el contexto de la aprobación de la ley que en Oaxaca prohíbe la venta o el regalo de comida “chatarra” a menores de edad, la reflexión de la regidora fue sobre los efectos, dependencia y enfermedades crónico degenerativas que ya son patentes en municipios del estado como éste. 

Y en donde la asamblea de la comunidad recurrió a su autonomía para tomar la decisión de cerrar el paso a estos productos, pues se tienen al menos a 50 personas con diabetes y varios menores con sobrepeso u obesidad. 

“Tenemos muchas personas con problemas de diabetes porque hay un alto consumo de refrescos, de sopas instantáneas. En la Unidad Médica nos hemos enterado que hay únicamente registradas 50 personas con problemas de diabetes. Esto es algo alarmante porque quiere decir que hay más población que no está registrada en la Unidad Médica Rural y que no está llevando un control porque no quiere dejar de llevar el estilo de vida que tiene, que es consumir refrescos u otros alimentos”.

Contagiarse del nuevo virus sería una situación muy grave en su comunidad y otras como Yalálag, explicó. “Sería un caos que llegara la enfermedad porque estamos muy mal alimentados. Tenemos a muchos niños con bajo peso que cuando llegan a la escolaridad primaria son niños obesos. Están mal alimentados, por ello tomamos la decisión de cerrar la comunidad y prohibir muchísimos productos industrializados”, explicó María Isabel sobre una de las medidas que incluso antecedieron a la decisión del miércoles en el congreso local.

La regidora y otras personas de diversas áreas de la salud, la alimentación u otras, abordó la soberanía alimentaria de las comunidades indígenas, en una conferencia realizada hace unos días por el Centro Profesional Indígena de Asesoría, Defensa y Traducción  A.C. (Cepiadet), y moderada por Yasyana Elena Aguilar Gil, integrante de organización del Colegio Mixe (Colmix).

En su participación, María Isabel dijo que en comunidades como las suyas hay mucha dependencia también de “las verduras del valle de Tehuacán, que están regadas con aguas de las grandes maquilas”. Y que esto se debe al abandono del campo. “Lamentablemente, hace 30 años se le dijo al indígena que era mejor comprar que sembrar sus propios alimentos y esa situación llegó a Yalálag y se fue perdiendo la autosuficiencia alimentaria”.

Aunque fue un reto prohibir la entrada de empresas de comida chatarra, contó que a través de la autonomía las comunidades pueden decirle no a estos productos y mejor fomentar el consumo de productos de la región.

Ante ello se pronunció a favor de las leyes con las que se prohíba la entrada de estos productos a comunidades indígenas, ya que como regidora de educación ha visto que los primeros alimentos que comen los niños en las mañanas son galletas y jugos.

También señaló que es importante que los productos lleguen con etiquetados de que son de muy baja calidad y no sirven para la alimentación. O que se revaloren los alimentos locales y desarrollen campañas de información sobre los efectos o riesgos del consumo de productos procesados, pero en lenguas indígenas y no sólo en español.