Donación un acto de amor | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Especiales

Donación un acto de amor

Pacientes diagnosticados con insuficiencia renal que fueron trasplantados ahora tienen una segunda oportunidad para seguir viviendo gracias a que uno de sus familiares decidió regalarles uno de sus órganos


José y Azucena Toledo Castellanos vivieron un acto de amor y de vida por medio del trasplante y la donación de órganos que los unió como familia en días críticos.

Él tenía reducidas posibilidades de vida debido a la insuficiencia renal crónica que le diagnosticaron en diciembre de 2017, producto de un débil desarrollo de sus riñones ya que nació prematuramente.

José de 22 años es el hijo menor de cuatro hermanos, de los cuales tres son mujeres; una de ellas, Alma Azucena de 32 años tiene un esposo y tres hijos, por lo que, tenía que analizar detenidamente ser candidata para donar uno de sus riñones.

¿Qué tal si no es la misma vida? ¿Y si lo requieren mis hijos más adelante?, ¿si no somos compatibles?, fueron entre otras interrogantes que aquejaron a la mujer que se dedica a las actividades del hogar.

Después de pensarlo y sin importar los peligros decidió donarle a su hermano uno de sus riñones. “Iba ser peor para mí como hermana y como persona, el hecho de ver morir a mi familiar cuando pude hacer algo por él”, comentó, sentada a un lado de su pariente en el patio de su casa en Cuilápam de Guerrero.

En la vivienda que habita la familia Toledo Castellanos se respira amor, esperanza y unidad.

Los niños juegan alrededor de los pacientes del Hospital Regional de Alta Especialidad de Oaxaca (HRAEO), entre ellos, los tres hijos de la mujer que donó uno de sus riñones a su hermano.

El proceso lo iniciaron desde enero. Fueron estudios tras estudios, análisis diversos y la verificabilidad de que sean compatibles, proceso que terminó en junio; mientras tanto, José seguía con un cansado y costoso proceso de hemodiálisis.

En el Día Nacional de la Donación de Órganos y Trasplante, se dio a conocer que el riñón es uno de los órganos más solicitados, debido a las complicaciones que se llegan a presentar por padecimientos como la diabetes, enfermedad que tiene una alta incidencia en el país.

Ángel Ojeda Alcalá, responsable de trasplantes del Hospital Regional de Alta Especialidad de Oaxaca (HRAEO), señaló que con motivo de esta fecha se debe de promover la información y sensibilizar a la población.

En el nosocomio localizado en San Bartolo Coyotepec, del 2006 a la fecha se han realizado 25 trasplantes de donador vivo y se han recuperado 28 órganos como: riñón, hígado, córnea, hueso, piel, mismos se han enviado a otras instituciones médicas fuera del estado, porque no hay infraestructura para realizar en Oaxaca la donación cadavérica en el caso de riñones o hígado.

Actualmente, 3 pacientes están inscritos para ser sujetos a la donación cadavérica en Oaxaca. Y se han realizado 5 trasplantes de riñón en lo que va de este 2018.

En el hospital ya se puede realizar la donación cadavérica con paciente vivo, y con eso, la lista de espera de la entidad se irá reduciendo.

 

Un órgano da vida a otra persona

“Si yo muero, dejé dicho de que donaré los órganos que puedan servir para dar vida a otra persona”, expresó Alma Azucena quien, está convaleciente en su domicilio, cobijada por su familia.

Aun está convaleciente por la donación que realizó para salvar la vida de su hermano, ahora su único deseo es que su hermano cuide el riñón que le donó para que el trasplante realizado este 18 de septiembre tenga sentido.

Una de las preocupaciones de la familia era el costo, no obstante, el Patronato del hospital cubrió todos los gastos y con eso, únicamente pagaron poco más de 20 mil pesos para los estudios de gabinete.

Para recaudar la cantidad antes mencionada realizaron diversas actividades para obtener los recursos económicos. Sus amigos y conocidos también los han apoyado para poder sacar adelante este proceso.

“Somos de escasos recursos económicos, pero hay mucha gente que se unió a nuestro reto”, dijeron.

 

Agradecen una segunda oportunidad

José de 22 años, se comprometió a cuidar el riñón que recibió de su hermana quien le dio la oportunidad de seguir viviendo.

“Yo ya estaba resignado a morir, la detección de mi mal se dio en etapa final y por eso, lo único que me esperaba era un infarto y el colapso de mi sistema humano”, contó el joven quien radicaba en la Ciudad de México hasta antes de este mal.

Con esto, la vida anterior que llevaba la cambiará por una más consciente, ahora tendrá que llevar una alimentación balanceada y sin excesos para evitar dañar el órgano que su hermana le obsequió.

 

Agradece segunda oportunidad

También el señor Manuel (nombre ficticio) agradece a Dios una segunda oportunidad, pues tuvo la dicha de ser trasplantado del mismo órgano que José.

La persona de 67 años de edad quien radica en la ciudad de Oaxaca, también, pasó un proceso de cinco meses de preparación con todos los especialistas involucrados para ser receptor de un órgano.

Con ojos llorosos, agradeció a Dios que tuviera en su familia, a una persona que le haya dado esta oportunidad de seguir viviendo, frente a la insuficiencia renal crónica diagnosticada.

Manuel recuerda el proceso quirúrgico de duración de más de 7 horas, en un hospital privado en la capital oaxaqueña, con la participación de médicos especializados y con certificación.

“Llegué con mucha fe, con la mente abierta, confiando en que estaba en manos de especialistas comprometidos con su paciente”, indicó.

Desde la sala de su casa, valora esta donación. “La importancia es, otra vida más, otra oportunidad que se le da al paciente, porque el estar en un tratamiento de diálisis o hemodiálisis es una vida muy limitada”, contó.

Sin embargo, después del trasplante renal, después de 5 o 6 meses, podrían vivir normalmente, señaló el paciente quien ha pasado el proceso de recuperación y de rehabilitación.

Recordó con frescura el nombre de sus doctores, y quebró en llanto al mencionar el agradecimiento a ellos.
“Con la ayuda de Dios, los doctores y los donadores, le dan a uno la oportunidad de vivir en otra dimensión”, finalizó.


 

Relacionadas: