“Sentí una gran impotencia”: Martín Moctezuma héroe del sismo 19 de septiembre | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Especiales

“Sentí una gran impotencia”: Martín Moctezuma héroe del sismo 19 de septiembre

No quisiera recordar algo tan trágico, dice el cabo Martín Moctezuma Luis Hernández, originario de Juchitán, cuya imagen, llorando desconsoladamente después del terremoto del 19 de septiembre del 2017, le dio la vuelta al mundo


El 19 de septiembre del año pasado, la zona centro del país resintió los embates de la naturaleza, con un sismo de magnitud 7.1 ocurrido a 32 años del terremoto de 1985 que devastara a la Ciudad de México.

De acuerdo con el Servicio Sismológico Nacional (SSN), el día 19 de septiembre de 2017 se reportó un sismo con magnitud 7.1 con epicentro en los límites entre los estados de Puebla y Morelos, a 12 km al sureste de Axochiapan, Morelos y a 120 km de la Ciudad de México. El sismo, ocurrido a las 13:14:40 horas, fue sentido fuertemente en el centro del país.

Jojutla, del Estado de Morelos fue una de las poblaciones más afectadas, en donde el sismo derrumbó cientos de casas y fallecieron varias personas, por lo que de inmediato se accionó el plan DN-III por parte de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), trasladando al personal del 108 Batallón de Infantería destacamentado en Cuernavaca.

En este batallón se encontraba el cabo Martín Moctezuma Luis Hernández, originario de Juchitán, Oaxaca, conocido como el “Soldado Valiente”, luego que su imagen le diera la vuelta al mundo.

Y es que la imagen del soldado Martín Moctezuma, llorando desconsoladamente al no poder rescatar con vida a unas personas que ese día sufrieron el colapso de su vivienda, fue símbolo de la tragedia.

A un año del sismo, Luis Hernández dice que no es un motivo de orgullo y que aún le duele recordar las escenas del sismo del 19 de septiembre del 2017que dejó severos daños en Jojutla, Morelos, sobre todo porque los recuerdos lo remontan en aquella vivienda donde rescató los cuerpos de una mujer y su hija que fallecieron entre los escombros.

 

“Fue como doble tortura”

Entrevistado en las instalaciones del 98 Batallón de Infantería con sede en Ixtepec, Oaxaca, en donde se encuentra ahora destacamentado, Martín Moctezuma Luis Hernández asegura que muchas personas ven a los militares y piensan que son personas que no tienen sentimientos.

“El hecho de ser militar no te hace estar ausente de no sentir, no sé, tristeza o sentir amor que es lo principal, no estás exento a nada”.

El “Soldado Valiente” es originario de Juchitán, municipio también devastado por el sismo del 7 de septiembre de 2017, indígena zapoteco de 22 años de edad, que llevaba apenas siete meses como militar cuando ocurrió el sismo del año pasado.

Recuerda que al llegar a brindar ayuda dentro del Plan DN-III del Ejército Mexicano en Jojutla Morelos, no dudó en ingresar en aquella vivienda colapsada y se abrió paso entre los escombros para intentar rescatar a una mujer de nombre Samara y a su hija Sara Sofía, que habían quedado sepultadas.

Su motivación, fueron su propia hija y su esposa que en Juchitán podrían haber tenido la misma mala suerte con el sismo del 7 de septiembre.

“El 7 fue que se vivió el sismo acá y el 19 nos tocó vivir esa experiencia tan aterradora en Jojutla Morelos, y pues sí fue muy, como doble tortura, pues el 7 fue de donde soy originario y el 19 en donde estaba viviendo en ese entonces”, comentó.

Martín Moctezuma no pudo hacer más por rescatarlas con vida, lo que provocó que estallara en llanto, porque dice que los militares también sienten dolor y amor por las personas que sufren, esto al ver cómo el padre y esposo de las fallecidas, sufría por su muerte.

“Cuando llegamos al lugar del siniestro lo que hicimos en ese momento fue empezar ayudar a las personas, a evacuar a los civiles para que quedaran fuera de riesgo, pues había muchas casas que aún no se terminaban de colapsar, nosotros llegamos a brindar nuestra ayuda a la población, empezamos a sacar escombros, a remover piedras, bloques y a controlar a las personas que querían ingresar a sus casas”, destacó.

 

Sentí una desesperación

Su imagen en una fotografía llorando desconsoladamente invadió las redes, más aún luego que Marco Gil Vela, esposo y padre de las fallecidas, publicara un agradecimiento por Facebook donde además pedía reunirse con aquel soldado, desconocido para él pero que compartió su dolor, para agradecerle por haber rescatado los cuerpos y así poder darles una digna sepultura.

“Era una madre e hija que se encontraban atrapadas en lo que fue su domicilio, llegué y al ver que muchas personas se negaban a entrar a ese domicilio, yo fui una de las primeras personas que ingresó para poder rescatarlas, no era nada agradable escuchar los gritos desgarradores de las personas, sentí una desesperación y por eso decidí rescatarlas, lamentablemente no logré sacarlas con vida y fue el momento en que sentí una gran impotencia al no poder haber hecho nada”, aseguró.

 

Una familia damnificada

La familia de Martín Moctezuma también fue damnificada por el sismo del 7 de septiembre de 2017 en Juchitán, lo que de alguna manera hizo que tuviera la valentía de tratar de rescatar a la señora y a la niña, pues pensó en su hija.

“Muchas personas ven a los militares montados en los vehículos y piensan que son personas que no tenemos sentimientos, pero no, solo es la cara que ponemos seria, más que nada, es lo que nos forja el adestramiento, pero los sentimientos siempre uno los tiene, los trae adentro, el hecho de ser militar no te hace estar ausente de no sentir”, agregó.

Desde niño, Martín Moctezuma Luis Hernández tenía la ilusión de ser soldado, de servir a la patria, de enfundarse en el uniforme militar y tras cinco intentos para ingresar a las fuerzas castrenses, finalmente fue aceptado.

Doña Lorena Hernández, su madre, comenta que Martín quería seguir el ejemplo de su padre Cándido Luis Santiago, quien se desempeñó como soldado durante 9 años en la Ciudad de México, para después ingresar a la Policía Estatal de Oaxaca.

La vivienda de Martín Moctezuma fue restaurada con el apoyo de la Sedena, toda vez que sufrió severos daños y a un año de distancia, hoy de alguna manera están viviendo bajo el resguardo de un techo, luego de tener que vivir bajo una lona ante el temor que se les viniera abajo.

Finalmente, el cabo Luis Hernández se dijo comprometido con la población y hacer todo lo posible, todo lo que esté al alcance, pues al igual que todos los elementos del Ejército Mexicano, “todos los hombres y mujeres del Ejército, nos sentimos comprometidos con México, con nuestra patria, con nuestra gente”.


 

Relacionadas: