UNESCO aporta dinero para combatir redes ilegales en hábitat de la vaquita marina | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Ecología

UNESCO aporta dinero para combatir redes ilegales en hábitat de la vaquita marina

La UNESCO aportó los recursos a través de una beca al Museo de la Ballena y Ciencias del Mar


UNESCO aporta dinero para combatir redes ilegales en hábitat de la vaquita marina | El Imparcial de Oaxaca
Imagen: Internet

Medio año después de que se suspendió el retiro de “redes fantasma” en la zona de “Cero Tolerancia” de la vaquita marina, la UNESCO aportó recursos a través de una beca al Museo de la Ballena y Ciencias del Mar, con el fin de que pueda retomar sus actividades en el Alto Golfo de California, con el apoyo de pescadores locales.

Se trata de recursos económicos entregados a través del Servicio de Respuesta Rápida (RRF), de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), que lanzó una convocatoria para que agrupaciones de la sociedad civil presentaran proyectos en general y pudieran concursar para recibir el apoyo.

La vaquita marina es uno de los mamíferos más amenazados del mundo, y se cree que quedan menos de 10 individuos. Los ejemplares viven en una pequeña área de las Islas y Áreas Protegidas del Golfo de California, sitio del Patrimonio Mundial de la UNESCO en México, donde las redes de pesca ilegales amenazan su supervivencia. Por esta razón, el sitio fue inscrito en la Lista del Patrimonio Mundial en Peligro en 2019″, recordó el propio organismo internacional.

En un comunicado de prensa, anunció que el RRF proporcionó fondos de emergencia “para permitir que un grupo local, el Museo de Ballena y Ciencias del Mar, reanude la extracción diaria de redes durante el resto de la temporada de caza furtiva de Totoaba”.

El dinero que aportaron las fundaciones Franz Weber, Arcadia, Iris y el Gobierno de Noruega, servirá para el pago de un mes de la tripulación del Barco Narval del Museo de la Ballena y Ciencias del Mar, así como para contar con combustible para aproximadamente 20 días de labores.

El 31 de diciembre de 2020, quedaron canceladas las operaciones en la zona de “Cero Tolerancia” de la vaquita marina, luego de que un barco de la organización Sea Shepherd, dedicado también a extraer redes del agua, colisionó contra una panga que realizaba actividades ilegales, lo que lamentablemente provocó la muerte de un pescador y severas lesiones a otro.

El incidente ocasionó que en represalia un nutrido grupo de personas quemaran embarcaciones de la Secretaría de Marina (Semar), y vehículos estacionados en el muelle de San Felipe, Baja California.

A fines de 2020, se suspendió un programa existente para eliminar las redes de enmalle ilegales en el sitio del Patrimonio Mundial de la UNESCO, dejando a la vaquita en peligro”, destacó la UNESCO.

A raíz de los hechos violentos, la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), anunció que modificaría el convenio que tenía con Sea Shepherd y el Museo de la Ballena y Ciencias del Mar, con el fin de que pudieran regresar a realizar sus actividades, lo que hasta el momento no ha ocurrido.

A lo largo de estos últimos seis meses, eventualmente la Semar, Profepa y Conapesca, incursionan en el mar logrando retirar hasta el momento alrededor de 26 paños o pedazos de artes de pesca, mientras que las organizaciones de la sociedad civil que mantuvieron presencia desde 2015 en el área, consiguieron extraer más de mil redes ilegales, lo que les valió agresiones con arma de fuego, bombas molotov y piedras por parte de pescadores furtivos.

En las redes de enmalle que se utilizan para la captura prohibida del pez Totoaba, con alto valor en el mercado negro de China, mueren ahogadas las vaquitas marinas, de las que sólo quedan alrededor de 10 ejemplares.

Antecedente

El pasado mes de abril, la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN, por sus siglas en inglés), envió una carta al Gobierno de México para que se deje ayudar en la remoción de redes ilegales en el hábitat de la vaquita marina.

En la misiva, Jon Paul Rodríguez, presidente de la Comisión para la Supervivencia de las Especies de la UICN, indicó que hay tres barcos del Museo de la Ballena y Sea Shepherd, “cuyas tripulaciones podrían estar removiendo redes en este momento, como lo han hecho en el pasado, que están a la espera y listas para retomar dicha actividad crítica en apoyo al gobierno mexicano”.

Con profundo respeto, me permito instar al Gobierno de México a que apoye la remoción de redes urgentemente, ya que la temporada reproductiva de Totoaba está por alcanzar su máximo”, alertó.

Agregó que la situación extrema de la vaquita marina requiere que los recursos se dediquen predominantemente a abordar la amenaza inmediata que representan las redes, focalizados en el área minúscula donde aún sobreviven, en la llamada Zona de “Cero Tolerancia”.


 

Relacionadas: