El pasado del Ferrocarril en Oaxaca, en un Museo | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Arte y Cultura

El pasado del Ferrocarril en Oaxaca, en un Museo

Es un espacio de conocimiento y diversión para chicos y grandes, que tiene poco más de un año de haberse inaugurado


El pasado del Ferrocarril en Oaxaca, en un Museo | El Imparcial de Oaxaca

Apenas en marzo del año pasado, el Museo Infantil de Oaxaca (MIO), surgió como un espacio gratuito para niños, niñas y adolescentes, con una variedad de servicios y actividades que invitan a la lectura y un sano esparcimiento.

Ubicado en la Antigua Estación del Ferrocarril de Oaxaca, el Museo tuvo una inversión de al menos 50 millones de pesos, donde participaron autoridades estatales y federales, así como la Fundación Alfredo Harp Helú.

Además de las zonas arqueológicas y el Centro Histórico de la ciudad, Oaxaca ofrece también este Museo Infantil, donde diariamente acuden decenas de niños y niñas desde las 10:00 y hasta las 19:00 horas.

Desde el ingreso a este Museo, se observa un espacio limpio, con grandes árboles a los costados y una rampa para personas con alguna discapacidad o de la tercera edad.

Para quienes acuden por primera vez, en la entrada se mantiene un módulo de información que orienta sobre las áreas que se podrán visitar y los talleres o actividades lúdicas que tiene el espacio cada semana.

El Museo Infantil cuenta con vigilancia policiaca las 24 horas del día, para dar seguridad a los visitantes que suelen acudir en familia.

En el lugar se observa una sala de exposición dedicada a los 125 años del Ferrocarril de Oaxaca y la Biblioteca infantil, donde se cuenta con un gran acervo y un pequeño centro de cómputo, que también puede ser utilizada por jóvenes y adolescentes.

En la Biblioteca los menores de edad pueden encontrar cuentos infantiles, de la historia de los dinosaurios, enciclopedias de insectos, mamíferos, entre otros que los involucran en la lectura.

Por su gran acervo y buena atención del personal, la Biblioteca ofrece también visitas guiadas a escolares, donde se da a conocer la variedad de libros que tiene dicho espacio y las actividades que pueden aprender como el ajedrez.

Más adelante, los visitantes podrán observar y conocer más sobre la Antigua estación del Ferrocarril, donde se encuentran los vagones restaurados y parte de los rieles que todavía eran utilizados hace algunas décadas.

Del lado derecho, se encuentra el “Bosque encantado”, donde los menores no solo podrán admirar los árboles que se encuentran en el lugar, sino también podrán divertirse y realizar deporte al mismo tiempo.

En el lugar se encuentran otras áreas como el “Corazón del MIO”, el Huerto y la Granjita, como parte de un proyecto de educación ambiental. Ahí los niños aprenden y se divierten al mismo tiempo.

Los menores que acuden al lugar pasean por la zona y toman conciencia de la importancia de conservar el ambiente y conocen un poco más del ferrocarril, donde quizá sus padres o abuelos tuvieron la oportunidad de viajar en alguno de los vagones.

Para este periodo vacacional, a partir del 1 de julio, el MIO iniciará una serie de talleres no solo para niños y niñas, sino para adultos y bebés, como una forma de promover la estimulación temprana.

Impulsará también el Programa de Verano Mío, con el cual se llevarán una serie de talleres y otras actividades con duración de dos semanas, orientados a niños de 4 a 12 años de edad, que deberán inscribirse en estos días para iniciar el 17 de julio.

En este programa, los padres de familia solo comprarán el material que se utilizará para los talleres, donde esperan una gran participación como el año pasado.

Aunque apenas lleva poco más de un año, el Museo ha logrado llamar la atención de los oaxaqueños y visitantes, que también podrán disfrutar del sonido de los pájaros que anidan entre los árboles que forman parte del paisaje.

Aunque no forma parte del MIO, a un costado los visitantes podrán encontrar algunos puestos de comida, donde se prepara el tradicional Tejate, así como quesadillas de flor de calabaza, tacos dorados, empanadas, entre otros antojitos.

Para las autoridades, el MIO es un espacio dedicado a la educación patrimonial en la infancia; cuenta con salas de exposición, parcelas de experiencias, un área de juegos de destreza, vagones restaurados, un huerto, granja y el ahuehuete más antiguo de la ciudad de Oaxaca.

En su inauguración, las autoridades aseguraron que las actividades y programas del MIO buscan fortalecer la identidad y las tradiciones oaxaqueñas, así como despertar la sensibilidad e imaginación de los niños.

Del mismo modo, lo consideraron un espacio necesario y vital para sembrar un futuro para los nuevos ciudadanos.

DOS MUSEOS

Hace 125 años, el 13 de noviembre de 1892, el general Porfirio Díaz inauguraba en su tierra natal la Estación del Ferrocarril Mexicano del Sur. Después de ello no volvería más a su estado.

Sin embargo, su legado y el de otro oaxaqueño (Matías Romero Avendaño) se mantiene en forma de museo, en el ahora conocido como Barrio del Ex Marquesado (antes municipio de Santa María del Marquesado). Ahora, el predio que albergara la estación hasta 1999 es sede de dos museos, el Infantil de Oaxaca y el del Ferrocarril Mexicano del Sur.

“Era una bronca ir a México” (la capital del país) e incluso una hazaña, pues quienes se aventuraban en esta travesía se llevaban 14 días y un desembolso significativo para sus finanzas.

En contraparte, Oaxaca ya estaba moderno para su momento, ya estaba el tranvía de mulitas, ya había bancos, había un movimiento interno de comercio, muy chiquito, pero autosuficiente para el oaxaqueño, cuando menos lo de comercio.

Se trasladaban 135 mil pasajeros al año, quienes impresionados por el nuevo transporte decidían visitar a los compadres, ahijados, primos y demás familiares.


 

Relacionadas: