Privatización del agua es un riesgo latente en Oaxaca |
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Especiales

Privatización del agua es un riesgo latente en Oaxaca

Organizaciones alertan sobre los riesgos de revivir el proyecto de 2017 y avalar la privatización del vital líquido

Privatización del agua es un riesgo latente en Oaxaca | El Imparcial de Oaxaca

Organizaciones de la Sociedad Civil en el estado lamentaron el albazo que pretenden dar algunos legisladores locales, incluso del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), e imponer la Ley Estatal de Agua de Oaxaca, con riesgos de dejar fuera de la discusión a los pueblos y comunidades indígenas.

En el marco de la celebración del Foro denominado “Conversando con el Agua 2019”, los participantes coincidieron en la necesidad de formar parte de la discusión de cara a la construcción de una norma vital para ciudadanos y campesinos.

Mayra Olivo Paz, directora jurídica de Flor y Canto enfatizó que el Congreso del Estado debe actuar con total apertura y responsabilidad para abrir el debate y elaborar una iniciativa de ley de lo más completa, fuerte e incluyente.

Y es que casi a “escondidas”, integrantes de la Comisión Permanente de Agua y Saneamiento del Congreso del Estado convocaron a un Foro Estatal del Agua, pero sin tomar en cuenta a las Organizaciones de la Sociedad Civil y quienes mostraron su rechazo al madruguete.

“Nos parece apresurado que se quiera construir una ley estatal del agua, cuando en el plano federal no se han realizado las reformas en la materia y desde el 2012 no se tiene una armonización local, por lo cual en Oaxaca el acceso al agua, no es un derecho humano”, alertó.

Olivo Paz propuso a los diputados locales incluidos los de Morena primero, armonizar la Constitución estatal a la federal y luego esperar la discusión nacional, “no sabemos cuál es la prisa o los intereses”.

“Ha trascendido que se trae una iniciativa que data del 2017 impulsada por los gobiernos, pero es momento que la desconocemos y no sabemos cuáles son los puntos torales, además de que se deja afuera la opinión de los pueblos y comunidades indígenas”, denunció.

Incluso aseguró que la realización de Foros (como el realizado el 22 de marzo), solamente busca legitimar las acciones del Poder Legislativo, pero sin consultar a las comunidades.

Los riesgos
Para la representante jurídica de la ONG en el estado, se corren riesgos de favorecer al sector privado y en consecuencia restringir o concesionar el acceso o distribución del vital líquido.

“No podemos aceptar y vamos a dar la batalla jurídica, social y en todos los espacios para que el acceso al agua, sea un derecho humano en Oaxaca y sobre todo que los pueblos y comunidades, no vean limitado su beneficio, además de no legitimar el despojo”, alertó.

Luego de celebrar los esfuerzos de las propias comunidades y pueblos indígenas por retener y aprovechar el agua, enfatizó que al día de hoy, no existe una política pública de cuidado a los recursos naturales y en especial del agua.

No hay claridad sobre contenido de la ley: investigador
Mario Enrique Fuente Carrasco, investigador de la Universidad de la Sierra Juárez coincidió en que es muy apresurado el haber iniciado una discusión, sin dar claridad sobre el contenido y dejando fuera a los actores principales; campesinos y ciudadanos.

“Los que integran el Poder Legislativo, no han hecho públicos los puntos clave de la iniciativa, pero deberían esperar el nuevo lineamiento federal, toda vez que con la nueva administración federal hay disposición para aprobarla.

El investigador opinó que en el caso de las concesiones para la explotación del agua no hay claridad y es un tema fundamental que deberá discutirse a fondo, con la participación de todos los sectores de la sociedad.

Fuente Carrasco sugirió esperar las determinaciones a nivel federal y buscar aterrizar las propuestas de Oaxaca, pero sin dejar fuera a los dueños de la tierra y quienes tienen mucho que aportar.

A su vez, el presidente de la Coordinadora de Pueblos Unidos por el Cuidado y Defensa del Agua (Copuda), Juan Justino Martínez González demandó ser tomado en cuenta por parte de los legisladores locales para la construcción de la ley estatal de agua.

“Nosotros hemos dado una batalla jurídica y social como pueblos para tener libre acceso al agua, porque la Comisión Nacional del Agua (Conagua) buscó limitarnos y cobrar por excedentes, cuando no han hecho nada por apoyarnos”, dijo.

El campesino originario de San Antonino Castillo Velasco urgió a la par de la creación de una ley estatal, la asignación de recursos económicos para el desazolve de pocos y construcción de obras de retención.

“Les decimos que no vamos a aceptar una ley que nos limite el acceso al agua, además de que nos perjudique a los campesinos y nos condene a morir, junto a nuestras tierras mismas que piden el vital líquido”, enfatizó.

Para nada queremos volver a la sequía que nos pegó en 2005, cuando los pozos se fueron entre 15 y 25 metros abajo, por eso estuvimos obligados a ocupar doble bomba para riego, pero eso nos generó un enorme problema con la Conagua y CFE, quienes se avorazaron con los cobros.

“Detrás de un escritorio es difícil construir una ley o diseñar programas para el campo, cuando (los funcionarios y diputados), no salen al campo a ver la realidad, cómo sufrimos ante la escasez y las formas de captar y sacar el agua del pozo”, dijo.

Se debe abrir el debate y no imponer nada
En tanto, Noé Doroteo Castillejos, diputado local del Partido del Trabajo (PT) por el distrito de Tlacolula
Externó que impulsa la reforma al artículo 12 de la Constitución y el agua pueda ser declarada como de uso de derecho humano fundamental, en cantidades de dignidad y que sea equitativa para todos.

Es un tema de justicia y de derechos humanos, reconoció, al tiempo de considerar grave el que no se tome en cuenta a las distintas voces en la entidad y sobre todo a organizaciones y comunidades.

Pido que se abra el debate y puedan participar los expertos, las organizaciones de la sociedad civil y juntos construir una iniciativa de ley estatal de agua, pero sin imposiciones o albazos, urgió.

“Sabemos que el gobierno del estado participa, incluso hay acusaciones de que se busca privatizar el agua en Oaxaca, pero es momento de que no se ha presentado la iniciativa y tampoco vamos a validar ningún atentado a los pueblos originarios o la ciudadanía”, enfatizó.

Ni privatización ni exclusión de pueblos o comunidades, el debate se debe abrir a la sociedad en general, toda vez que es un derecho humano y no exclusivo de gobiernos o empresas, lanzó.

Ong van en contra de ley al vapor
Organizaciones como el Centro de Derechos Indígenas Flor y Canto, la Comisión de Cuenca de los Ríos Atoyac y Salado, Foro Oaxaqueño del Agua, Servicios Para una Educación Alternativa, Educa, Instituto de la Naturaleza y la Sociedad de Oaxaca, entre otros, rechazaron el que algunos diputados locales pretendan legislar al vapor.

A través de un desplegado consideran difícil de entender la urgencia legislativa, cuando está aún pendiente la discusión a nivel federal de la nueva ley general de aguas nacionales, pues de aprobarse una ley estatal antes, posteriormente deberá ser modificada a fondo.

Consideran imprescindible que haya un debate social amplio e informado sobre las políticas de agua y sus regulaciones legales, “ni un foro de consulta, ni mucho menos la revisión de un proyecto que no ha sido público, corresponden a esta exigencia”.

Alertan que el proyecto de ley de la Comisión Estatal del Agua (CEA), es en esencia el mismo que algunos diputados intentaron promulgar a finales de 2017, con desprecio por las formas legales y sin proceso alguno de consulta pública.

Rechazamos de nuevo las consultas al vapor, exponen y alertan que la iniciativa gubernamental, no garantiza suficientemente el derecho al agua, aunado a que ignora la auto determinación de los pueblos originarios y sus derechos sobre agua y territorio.

Además que autoriza la participación privada en los servicios municipales de agua potable y saneamiento, y no asegura la participación democrática en la gestión del agua, ni establece mecanismos efectivos de contraloría social como una Defensoría Social del Agua, añade.