Tras el sismo de 8.2, Josué vuelve de la muerte | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Policiaca

Tras el sismo de 8.2, Josué vuelve de la muerte

El niño de 11 años de edad relata cómo vivió el terremoto y pide ayuda para su familia y vecinos de la Séptima Sección


Tras el sismo de 8.2, Josué vuelve de la muerte | El Imparcial de Oaxaca

A unos días de ver la muerte de cerca, Josué de 11 años de edad, juega con el balón con sus amiguitos en la Séptima Sección de Juchitán. Él fue rescatado de la muerte entre los escombros de su casa tras el sismo de 8.2 del pasado jueves. Ya repuesto y a su corta edad, recuerda lo ocurrido y pide apoyo para los suyos, en la zona más devastada y donde la ayuda fluye lenta.

Su mamá Lizbeth Gómez vivió horas de angustia cuando Josué, quien cursa el sexto grado de primaria, no aparecía. “Recuerdo que comenzó a moverse todo y la casa se caía, salimos todos pero mi hijo se quedó atrapado, y luego se fue la luz y ya no lo encontramos”.

Con la impotencia de no poder hacer mucho por remover toneladas de escombros, pidió apoyo a los vecinos, pero las labores de rescate tardaron más de más de 24 horas. “Cuando de repente escuchamos ‘aquí estoy’ y pudimos sacarlo, estaba inconsciente, hasta que logró identificarme cuando le pregunté mi nombre”, relata Lizbeth Gómez.

Josué dice no recordar mucho, “me quedé inconsciente, no recuerdo nada”. A unos días del terremoto y al reconocer que la ayuda llega lenta hacia su sección, la séptima, una de las más dañadas por el sismo.

“Pido que nos traigan comida, agua y nos den atención”, sostiene.

Y es que la ayuda aún no llega a las zonas más devastadas de Juchitán. En la zona sur cientos de familias no quieren abandonar las pocas cosas de valor que les queda por temor a las acciones de rapiña de aquellos que no respetan el dolor y aprovechan la situación para robar las pertenencias.

“Nos estamos organizando justamente para coordinar el asunto de la ayuda con los vecinos porque realmente, ayuda, a cuentagotas, porque desafortunadamente como todas las calles están cerradas antes de que los víveres a su destino se acaparan allá en el centro y acá la gente casi ya no recibe nada”, reconoce Heriberto Guerra, vecino de la zona.

El terremoto dejó 12 mil viviendas derrumbadas en Juchitán y provocó la muerte de 71 personas en todo el estado.


Doña Carmen volvió a nacer

“Se cayó todo en mi cabeza, entre las tejas me sacaron, estaba todo encima de mí, cuando reaccioné, grité, vengan a sacarme de aquí y entonces vinieron a sacarme, yo pensé que ahí me iba a morir”, relata en su lengua natal, zapoteco doña Carmen Sánchez Magariño de 70 años de edad, quien fue rescatada entre los escombros de su vivienda, en la Séptima Sección tras el sismo 8.2 grados que azotó el Istmo de Tehuantepec.

Aún son visibles sus heridas, pero vive agradecida con la acción de sus vecinos y familiares que tras el terremoto, conformaron brigadas de auxilio retirando escombros de las viviendas derrumbadas. Grupos de hombres, jóvenes y adultos, minutos después del sismo, recorrieron las casas siniestradas en penumbras, porque se fue la luz, y rescataron a varias personas.

Doña Carmen se refugió en la casa de sus parientes y espera con angustia la ayuda que no llega, ni agua ni comida. Con un pie fracturado y una herida en la cabeza, exige mayor atención de las autoridades.


 

Relacionadas: