Sale a la luz otro abuso policial con supuesta tortura en Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Policiaca

Sale a la luz otro abuso policial con supuesta tortura en Oaxaca

El hombre fue levantado y torturado por supuestos policías durante varias horas, mientras tanto otros sujetos aprovecharon los momentos para saquear su domicilio

Sale a la luz otro abuso policial con supuesta tortura en Oaxaca | El Imparcial de Oaxaca

Mientras en los separos de una corporación policial lo interrogaban y torturaban, su casa era saqueada por los mismos policías que lo levantaron. La Fiscalía General del Estado tiene conocimiento del caso y se espera una exhaustiva investigación.

LA HISTORIA

Según la carpeta de investigación 17707/FEDH/FCTO/2020, entre 18:30 o 19:00 horas del pasado 2 de junio, Esteban R. R., representante de la organización Frente Oaxaqueño Popular Estudiantil Campesino, se dirigía de su casa al domicilio de una amiga.

Cuando se desplazaba en una motocicleta Itálika, a la altura del puente Río Salado, cerca del bar La Costa, lo interceptó otra motocicleta con un hombre y una mujer abordo.

La pareja dijo ser policía, Esteban se orilló tal como se lo pidieron pensando que sería un tema de placas, las cuales no ha conseguido o tramitado debido a la contingencia mundial.

Justo en ese momento llegan dos camionetas, una gris y una blanca, de la cual descienden varios hombres que preguntaron a la pareja si era el indicado, a lo que ésta dijo que sí.

Enseguida lo despojaron de sus llaves, de su mariconera en donde llevaba todo el dinero de su pago de trabajo y lo treparon a la cabina de una de las camionetas.

En el interior comienzan a intimidarlo, refiriéndole que pertenece a un grupo delictivo, a un supuesto cártel.

¿Qué te pasó en la pierna, qué hiciste en estos días? “Te andas haciendo pasar por nosotros, ya te cargo la ver…, te vamos a llevar con el patrón, te vamos a llevar al rancho”, le decían mientras insistían con preguntas sobre personas que desconocía.

Por un momento Esteban pensó las preguntas eran por temas de la Universidad o algo así, por el tema del Frente, pero no.

“Jefe usted me está confundiendo”, le respondieron “no te hagas pendejo”, mientras tiraban sus pertenencias, “pues de todos modos ya no regresa”, decían y se reían.

En su denuncia, Esteban reconoce haberse espantado, imaginó lo peor pues los sujetos no se identificaron para nada.

“Me doy cuenta personalmente quienes eran, porque llegamos a la exProcuraduría, en La Experimental, San Antonio de la Cal, donde me bajaron y me metieron a un sótano del edificio, en el cual a mano derecha estaba una oficina de donde sale el jefe de ellos me imagino, un funcionario de alto mando a quienes los que me levantaron obedecían”.

El ofendido recuerda el pasillo de ese sótano, donde según su descripción son los separos de la Agencia Estatal de Investigaciones (AEI), los sujetos continuaron con una serie de preguntas como a qué te dedicas, qué has hecho en estos días, a dónde vas por las noches.

TORTURA PSICOLÓGICA

Por una, dos, tres horas lo siguen interrogando, “yo te voy ayudar de esa broncota que tienes” le dice el funcionario delgado, moreno, de bigotes, mientras le quitan el teléfono y lo obligan a que les de la contraseña.

Durante estas tres horas de tortura psicológica, el funcionario entraba y salía de su oficina para preguntar e insistir en que le dé datos sobre el paradero de una mujer, de quien el retenido aseguraba una y mil veces desconocer.

Desde las 7 de la noche hasta las 10 u 11 lo mantuvieron en cautiverio y al no tener respuestas positivas le pidieron que así, esposado, se pusiera sobre una colchoneta en posición fetal, donde comenzó la tortura física con las mismas preguntas.

Al no tener respuesta, le pusieron una bolsa en la cabeza y comenzaron a pegarle en las costillas hasta que el dolor y la falta de respiración lo hicieron implorar piedad.

Finalmente, al no conseguir lo que querían los presuntos elementos de la AEI, le advirtieron que lo iban a dejar ir, pero que no hiciera pendejadas, que no denunciara los hechos.

Durante estas horas, un grupo de sujeto acudió a su vivienda, en la colonia Roma, Santa Lucía del Camino, donde supuestamente catearon, pero jamás violentaron el acceso principal porque tenían las llaves.

Esteban se dio cuenta de lo que ya habían hecho, cuando le entregaron en el sótano su mariconera, sus llaves, su casco y otra mochilita donde sólo tenía papeles sin importancia, mochila que tenía en su habitación y no cuando lo levantaron.

Cuando Esteban llegó a su domicilio confirmó lo que había imaginado, todo estaba en desorden, le habían robado ropa, calzados, cámara fotográfica, un anillo de oro que sería para su novia y todo el dinero que llevaba ahorrado.

Extrañamente en el cesto de basura del baño, encontró un preservativo sin usar, algo que él tampoco había utilizado.

Sin tocar nada, la víctima le tomó fotografías con su teléfono celular y regresó al siguiente día a denunciar el descarado y cuantioso robo, el allanamiento de morada.

La tortura sicológica continúa en esta diligencia de declaración, pues al conocer que acudió a presentar la denuncia penal un grupo de agentes lo estuvieron vigilando, escuchando todo lo que declaraba.

Recuerda que hasta el Ministerio Público mostraba una actitud nada agradable, por momentos quería redactar algo que él jamás había dicho, por ello antes de firmar su declaración pidió se lo leyeran y lo modificaran.

TEME POR SU VIDA

El joven teme ahora por su vida, porque continúan vigilándolo por dónde vaya y sabe que si ahora lo levantan, tal vez ya no regrese para contarlo.

El pasado viernes acudió también a la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca, para solicitar alguna medida de protección.

Aun sin recuperarse del susto, porque reconoce que al haber sido levantado se espantó muchísimo, el joven pide al titular de la Fiscalía General de Justicia del Estado se investigue su caso y que no permita que los abusos y torturas se estén dando en las propias oficinas de esta institución.

Responsabiliza también a elementos de la Agencia Estatal de Investigaciones y a su Coordinador de todo lo que llega a sucederle a él o a su familia, por haber denunciado el delito de tortura y demás que se configuren en contra de quien o quienes resulten responsables o intervinientes.

 

Relacionadas: