El circo político y sus acróbatas | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

De Paradojas y Utopías

El circo político y sus acróbatas

 


1).- El circo sexenal

Los oaxaqueños vivimos con singular enjundia, el circo sucesorio. Rumores, vaticinios, sesudos análisis. En cafés, antros, restaurantes o reuniones familiares, el tema es recurrente, sofocante, agotador. Los medios no escapan, sino que están metidos a fondo en este pandemónium. La pandemia de Covid-19, los estragos de las lluvias o la crisis en el sistema de salud, quedan relegados a segundo plano. La prioridad es barajear nombres; adelantar vísperas; cada quien emite sus propias tesis. Al interior de los partidos, las traiciones y la trásfuga; el oportunismo y la zalamería, a todo vapor.
En tanto se acercan los tiempos de definición, la locura arrecia –y el nerviosismo también-. Ya todos se asumen en campaña. Un ir y venir de fans y alfiles. Un tianguis de simpatizantes y oportunistas, que van y vienen como flatulencia en bacinica. Ya se ven recorriendo el estado, ataviados con su collar de flores. En la tenebra total. Haciendo amarres, confabulando, pontificando, elucubrando. El teatro pueblerino y sexenal.

2).- La parafernalia política

Decía el filósofo vasco Fernando Savater, que ya es tiempo de compadecer a nuestros políticos: viven en un eterno ensimismamiento y en perpetua vigilia. Entre nuestra “clase política” –así entrecomillada- hay nerviosismo y ansiedad. El exceso de agobio. La locura política le llamó E. M. Cioran. El poder es un ansiolítico, dijo Hobbes. El senador Salomón Jara ya tuvo una llamada de atención. Vive en precampaña desde que su huachicolero personal, Nino Morales, edil de San Blas Atempa, creó el Frente Unido de Comunidades Oaxaqueñas (FUCO), en diciembre de 2018. Alejandro Avilés, aspirante del PRI, tampoco se ha salvado. Ya lleva dos sustos. Sin salud, ni campaña ni gobierno.
Sin embargo, hoy, hasta los cómplices más incondicionales les dan la vuelta. Es el caso de Flavio Sosa a Jara. “El Demonio de Tasmania”, como muchos otros tantean para dónde va la pichada. Y ahí van sobres. Son acróbatas del circo político. En La República, Platón advirtió sobre esta especie. Puso en boca de Isócrates esta frase: “distingue a los aduladores de oficio de los buenos servidores, para que los malvados no estén encima de los buenos”. (En: Michel Foucault, Discurso y verdad, Siglo XXI Editores, México, 2017, p. 36).

3).- El dedo del Mesías

En diversos foros se advierte que AMLO tendrá mano en la candidatura de Morena en Oaxaca. Sin duda. Antes fue crítico del maridaje PRI-Gobierno. Hoy, su partido es una extensión de la 4T. Parafraseando a don Daniel Cosío Villegas: “El pueblo presiente que entre ambos existe un lazo más caldeado que el coqueteo; pero ignora si es amorío, concubinato o matrimonio… acaba por suponer que se han arrejuntado bajo un sarape raído para urdir sus picardías”. (Labor periodística, FCE, México, 2014, p. 67).
Le vino a poner sabor al caldo el “destape” del senador del PVEM, Raúl Bolaños Cacho Cué. Dicen que el que pega primero, pega dos veces. Pero también, no por mucho madrugar amanece más temprano. Su partido busca la coalición con Morena. Nada fácil en territorio marrón, donde todos se sienten jefes. Otros aspirantes ciudadanos o externos, de tener la bendición del que manda, podrían romper con la anquilosada dualidad de si es Salomón o Susana Harp. Los tirones y jalones estarán de pronóstico reservado.

4).- De colofón

No deja de llamar la atención que hay muchos tiradores para una sola candidatura. Los hay para meter ruido. Dividir el voto. Negociar posiciones. Siendo crítico, la caballada de Morena está muy escuálida. Se advierte –como dijimos hace algunas semanas- sólo un pragmatismo ramplón. Ganar la elección, regodearse en el triunfo, ver a Oaxaca como un feudo para los negocios y la rapacidad. Despojarse de compromisos con la ciudadanía y, al final de todo, ser sólo un alfil de quien pontifica en la mañanera. Y todo es posible. Más todavía, cuando no hay tablas, experiencia, sin haber mamado pueblo o haberse chutado la historia y geografía oaxaqueñas.

BREVES DE LA GRILLA LOCAL:

— Mi estimado amigo, Claudio Sánchez Islas, periodista, editor e impresor, de raigambre profunda de la tinta y el papel, ex paciente del Centro de Oncología y Radioterapia de Oaxaca (CORO), envió una carta a los gobiernos federal, estatal y a las autoridades de salud, en donde ratifica por experiencia propia, el profesionalismo, vocación de servicio y gran sentido humano de especialistas, personal directivo y administrativo de dicho centro que, pese a la pandemia no ha suspendido el tratamiento de radio y quimioterapias. Y exhorta a aquellos en cuyas manos está la solución de los problemas que hoy enfrenta el Sector Salud a encontrar la fórmula para no suspender la operación del citado centro y de todos aquellos hospitales que han sido un oasis de esperanza para los enfermos. “Acaso la cuota de sangre, sudor y lágrimas, que estamos pagando todos ¿no ha sido suficiente?”, se pregunta al final
Consulte nuestra página: www.oaxpress.info y www.facebook.com/oaxpress.oficial Twitter: @nathanoax