Alexander Karminski: Un ruso más oaxaqueño que el quesillo
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Oaxaca

Alexander Karminski: Un ruso más oaxaqueño que el quesillo

“Oaxaca me ha dado mucho, conocí a gente pobre y rica, buenos y malos”, dice “El Ruso”


Foto: Juan Charis Gallegos / “Aprendí mucho aquí, donde nadie me discrimina y Dios me dio muchos amigos, gente que me quiso y gente que no” señaló en Ruso, Alexander Karminski
Foto: Juan Charis Gallegos / “Aprendí mucho aquí, donde nadie me discrimina y Dios me dio muchos amigos, gente que me quiso y gente que no” señaló en Ruso, Alexander Karminski

Un personaje pintoresco que llegó a Oaxaca hace 38 años por azares de la vida, se llama Alexander Karminski; corto de estatura, regordete, rubicundo, ojiverde, simpático por naturaleza y mejor conocido como “El Ruso”.

Su figura es notable a simple vista y se le ve rondando en los cafés de los portales del Zócalo de la Verde Antequera; por distracción se entretiene en su pequeño negocio en donde vende de todo y de nada, y más que todo es el centro de reunión de sus múltiples negocios y amigos.

El Ruso, nacido en la capital del Imperio Austrohúngaro, la ciudad vieja: Ucrania, parte de la antigua Unión Soviética del aquel entonces. Emigra a Israel y poco después se avecina en Berlín, Alemania donde lo flecha cupido conociendo al amor de su vida, su fiel compañera hasta la fecha, quien lo trajo a Oaxaca, sin hablar una palabra en español y que no fue impedimento para lograr hacer amigos, pues a base de señas y gestos se daban a entender entre su ya numeroso círculo de amigos.

Aprendí mucho aquí, donde nadie me discrimina y Dios me dio muchos amigos, gente que me quiso y gente que no. Oaxaca me ha dado mucho, conocí a gente pobre y rica, buenos y malos”, dice.

El Ruso se considera changarrero y muy bueno para el negocio; a lo largo de su vida fue mesero, obrero, cocinero, zapatero, fayuquero donde encontró la manera de sobrevivir en un mundo extraño totalmente diferente al de Alemania, pues fue un gran salto a Oaxaca, en donde “vendían el tasajo por metro, enrollaban el quesillo y se comían los chapulines”.

Al principio no se acostumbraba a la vida tranquila y monótona de provincia pero pronto ingresó a la mesa de la infamia en los bajos del Bar Jardín, donde se destrozaban honras, se hablaba de política y temas de actualidad.

Ahí compartieron en olorosas tazas de café con el controvertido Profr. Daniel Muñoz Polo, el famoso abogado Figueroa alias “El Furias”, Benito Benavides y otros múltiples amigos y personajes de la época de los cuales muchos ya se han ido.

Alexander Karminsky, de 68 años, hoy ha triunfado en la vida con sus dos hijos David y Jenny y sus nietos; ya es mexicano y totalmente naturalizado, pero es más oaxaqueño que el quesillo y el chapulín, y aquí se quiere quedar para siempre.

Habla de todo y critica todo, habla de los presidentes de Rusia, Vladimir Putin y de Ucrania, Volodímir Zelensky, con su personal punto de vista, pero él es oaxaqueño.

Afirma que la vida no es nada fácil, pues haber vivido en 4 países, hablar 4 idiomas, conocer diversas culturas y “Oaxaca me ha dado mucho, me lo ha dado todo, Oaxaca es mi vida, aquí está mi gente, todo lo que amo y aquí me voy a quedar”.

 

Con información de Juan Charis Gallegos

 

Te puede interesar: Quesillo vence a más de 400 variedades de queso italiano


aa

 

Relacionadas:

--------------------------------------
---------------------------------------