Ante inminente crisis, pide SSO ampliación de 1,600 mdp | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Oaxaca

Ante inminente crisis, pide SSO ampliación de 1,600 mdp

Redistribución del gasto y del personal para evitar “el estrés financiero”; mil 700 administrativos no han regresado a trabajar


Ante inminente crisis, pide SSO ampliación de 1,600 mdp | El Imparcial de Oaxaca
Foto: Internet

Autoridades de los Servicios de Salud de Oaxaca (SSO) solicitaron a la Secretaría de Finanzas del Gobierno del Estado una ampliación al techo presupuestal de mil 600 millones de pesos, ante una inminente crisis a más tardar en dos meses, de no contar con este recurso.

El secretario de salud, Juan Carlos Márquez Heine, explicó que la pandemia generó una serie de gastos y estrés financiero a los SSO, cuya misión es dar servicio de salud a la población oaxaqueña.

“Con la pandemia se genera una presión de gasto y aparecen muchos problemas que tenemos que empezar a atender. En el 2020 se dio una disminución en la capacidad médica para el resto de las enfermedades porque hubo prioridad al 100%  de casos covid”.

Por ello, dijo, en este 2021 los SSO deben atender tres principales problemas, como el tema de la pandemia que aún continua, los tratamientos rezagados y las patologías que vayan generándose.

Márquez Heine expuso la importancia de contar con ahorros importantes, al señalar que 8 de cada 10 pesos que se invierten van para pagar nómina de personal, tanto del área médica y enfermería, como camilleros, cocineros y operadores de ambulancia.

“Pero también se tiene personal administrativo y se debe hacer una reingeniería de todo este personal. A la fecha se tienen mil 700 administrativos que no han regresado a laborar a sus funciones y otros mil 500 se encuentran laborando en guardias”, explicó.

Ante esta situación, destacó la necesidad de iniciar una redistribución del gasto para que puedan utilizar los recursos en la atención a la población en general y evitar las manifestaciones por falta de equipamiento, medicamentos y otros insumos básicos en los hospitales.

“Tenemos que encontrar si se gasta en personal, en infraestructura o poder atender a la población en general. Por eso importante hacer una reingeniería y empezar a tocar este tema recursos humanos, actividades propias de los SSO, continuar en el recorte y en la administración de gastos no esenciales para los SSO, porque debemos recordar la misión de dar salud a las y los oaxaqueños”.

Después de señalar que se tiene una sobrecarga de personal en los SSO, donde también se tiene “gente muy valiosa y necesaria”, el titular de la dependencia señaló una contratación extra de personal, que no tienen funcionalidad pero cobran en los SSO.

“Antes no teníamos una ley de disciplina tan férrea como se tiene ahorita, tampoco teníamos una ley tan estricta que tenía que ver con el tema de terceros institucionales. Nosotros en este gobierno hemos hecho un gran esfuerzo para pagar terceros institucionales y por eso pusimos una donación en pago el Hospital de la Mujer y el Niño Oaxaqueño, así como un avances al ISR por 300 millones de pesos generados este año, así como hemos reiniciado el proceso de pago para el 5% de aportación patronal y aportación del trabajador”.

“Estamos haciendo esta aportación en una gran deuda que nos dejaron de años previos. Lo importante es que el recurso es finito y debemos hacer toda esta reingeniería y esta adaptación para ser más eficientes en el gasto”.

Ante las manifestaciones que se han iniciado en trabajadores del sector, donde la demanda constante es que se surta de recursos para poder atender de manera óptima a la población, el secretario recordó que la propuesta de una reingeniería es precisamente generar ahorros y contar con mejor atención a la ciudadanía.

Para finalizar, confió en que antes de terminar el año pueda concluirse esta situación por un proceso de entrega que realizan ante el Instituto de Salud para el Bienestar (INSABI). “Tenemos que entregar la casa en orden y lo más limpia posible. Si no se hace sería repetir los mismos vicios y tener las mismas consecuencias, con las afectaciones a las aportaciones de los trabajadores de base, a las unidades médicas, a la población en general”.


 

Relacionadas: