Comienza el recuento de daños en Acapulco
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Especiales

Comienza el recuento de daños en Acapulco

En la zona del Diamante, varios hoteles sufrieron severos daños y dejaron sin servicios básicos a los huéspedes


El Aeropuerto encuentra paralizado.
El Aeropuerto encuentra paralizado.

ACAPULCO, GUERRERO.- Después del paso del huracán Otis por la franja costera del estado de Guerrero, el recuento de los daños han iniciado por parte de las autoridades estatales y federales.

En la zona del Diamante, varios hoteles sufrieron severos daños y dejaron sin servicios básicos a los huéspedes, mientras otros reanudaron con limitado número de trabajadores para poder atender a los visitantes que se quedaron varados en el puerto.

De acuerdo a las cifras preliminares de la Coordinación Nacional de Protección Civil y de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC), la cifra preliminar es de 27 personas muertas y 4 desaparecidas.

El potente huracán tomó por sorpresa a los habitantes y visitantes, pues en un lapso de 12 horas evolucionó de tormenta tropical a huracán con categoría 5, la máxima potencia que alcanzan estos fenómenos naturales.

Hasta la tarde de este jueves, los servicios de comunicación continuaban limitados, en tanto gran parte de las zonas hoteleras permanecen sin energía eléctrica, lo que ha dificultado la comunicación y la reactivación de los servicios básicos.

Para evitar una crisis mayor, la administración de los hoteles habilitaron transportes provisionales para trasladar a los visitantes hasta donde ese posible transitar vía terrestre, ya que el Aeropuerto se encuentra paralizado y los únicos que están autorizados aterrizar son las aeronaves de la Fuerza Aérea Mexicana (FAM).

Los pilotos de la FAM sobrevolaron desde temprana hora en la zona de desastre, en tanto los saqueos y rapiñas en las tiendas de autoservicio continuaba por las calles de la zona del Diamante.

Conforme se abrió el paso hacia las colonias continuas, la devastación era evidente, los primeros en ser evacuados fueron personas del sector vulnerable y familias que viajaban con menores de edad.

 

La devastación es evidente, los primeros en evacuar fueron personas del sector vulnerable.

 

“El viento nos aventó”

 

Manuel, un estudiante proveniente de Zacatecas, narró los momentos de pánico que vivió junto con otros estudiantes que habían acudido a la 35 Convención Internacional de Minería.

Relató que alrededor de las 23 horas se encontraban a bordo de un autobús rumbo al hotel Capacabana, pero los vientos huracanados les impidieron llegar a su destino.

El autobús comenzó a tambalearse, entonces el chófer nos dijo que nos teníamos que bajar porque en cualquier momento se iba a voltear por los fuertes vientos, para ponernos a salvo formamos una cadena humana para buscar resguardo en el hotel Princess”.

 

Ya no había energía eléctrica a esa hora, nos fuimos por algunas luces que vimos en el hotel para intentar llegar al lobby, pero debido a las fuertes ráfagas, el viento nos aventó de un lado a otro y nos soltamos, cada quien se agarró de dónde pudo para llegar hasta el hotel”.

El estudiante detalló que, tras el paso del huracán buscaron a sus compañeros que provenían de diferentes estados con actividad minera del país, quienes afortunadamente se encontraban a salvo.

El mismo miércoles, Manuel acudió al hotel Princess donde las personas varadas podían recargar las baterías de sus equipos, esto gracias a una planta de energía eléctrica que aún funcionaba, pues el puerto se había quedado sin energía eléctrica.

En el mismo lugar, una turista que cargaba consigo una antena satelital, mostró su solidaridad y ofreció servicio gratuito de internet a las personas varadas para que pudieran comunicarse con sus familiares.

Pasen sus celulares para que puedan comunicarse, solo tienen para un mensaje, no envíen audios o vídeos, solo mensajes para evitar saturar la red, todos necesitan comunicarse”, exhortaban a los ciudadanos.

 

 

“Nosotros no vimos ni sentimos nada”

 

Así como algunos vivieron una pesadilla, otros ni se enteraron que estaban en medio de un potente huracán categoría 5, ya que se encontraban conviviendo en el bar del hotel Princess.

Estábamos en el bar conviviendo, como está en un lugar seguro y aparte el hotel tiene planta de luz, nunca nos quedamos a oscuras, cuando salimos a las 3 de la mañana vimos todo el desastre, la gente ensangrentada y las habitaciones del hotel destruidas, nos preguntamos, ¿qué pasó?”.

Una vez que vieron la magnitud del desastre, los ciudadanos provenientes del estado de Durango y que participarían en la Convención Internacional de Minería, se propusieron en ayudar a la gente que necesitaba ayuda, principalmente a las personas mayores que necesitaban sacar sus pertenencias de las habitaciones y a conectar a la corriente de energía sus equipos.

 

 

Evacuan a visitantes

 

Durante la tarde de este jueves, arribaron varios autobuses hasta le zona hotelera del Diamante para evacuar a los visitantes que se habían quedado varados, quienes tenían que irse a la brevedad posible, pues los trabajadores de los hoteles que ofrecían aún sus servicios tenían que retirarse a sus viviendas para rescatar sus pertenencias.

Enseguida, tras salida de los últimos huéspedes, los hoteles cerraron sus puertas, esperando que los próximos días reanuden labores para poder realizar la limpieza y la reconstrucción de los edificios dañados.

 

Habilitaron transportes provisionales para trasladar a los visitantes.

 

Relacionadas: