Vandalismo acaba con el templo de San Felipe Neri
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

La Capital

Vandalismo acaba con el templo de San Felipe Neri

En diversas ocasiones, EL IMPARCIAL ha documentado los daños a este inmueble del siglo XVIII


Fotos: Lisbeth Mejía Reyes / El templo de San Felipe Neri sumamente descuidado.
Fotos: Lisbeth Mejía Reyes / El templo de San Felipe Neri sumamente descuidado.

Usado como mingitorio, como basurero o sitio de descanso de personas en situación de calle, además de sufrir los estragos de la intemperie y de las protestas, el templo de San Felipe Neri, ubicado en el centro histórico de Oaxaca de Juárez, se encuentra en grave deterioro.

El inmueble histórico cuya construcción inició en el año 1733 y terminó en 1773 es parte del patrimonio de la ciudad, el estado y la federación, pero no ha estado exento de los estragos por la actividad humana y los fenómenos naturales. Aunque uno de los más recientes daños fue por el sismo de septiembre de 2017, en los últimos años ha sido el vandalismo su principal enemigo.

El 27 y 28 de mayo, EL IMPARCIAL detectó los daños en las columnas o pilastras de su barda frontal, en las que dos terminaron fracturadas, sin que hasta la fecha se tenga certeza de la causa. Pero antes, también se han registrado daños en su puerta de herrería, la cual fue retirada el año pasado por personal del ayuntamiento capitalino y del Instituto Nacional de Antropología e Historia para su reparación.

Sin embargo, la falta de su barda lateral, que fue removida en una de las restauraciones, ha propiciado el ingreso de quienes pernoctan en el atrio e incluso ingieren bebidas alcohólicas en él o abandonan pertenencias y desechos.

 

Manchas y olores de orines en el sitio histórico.
Manchas y olores de orines en el sitio histórico.

 

Latas de cervezas, escobas, bolsas de plástico, una jeringa, bolsas de basura, entre otros desechos y restos de heces fecales y orines eran parte de lo observado este lunes en el atrio y las puertas frontal y lateral del bien.

Conocido también por ser el lugar donde en 1843 se casaron Benito Juárez y Margarita Maza, el templo cuya construcción se proyectó desde 1663 ha permanecido cerrado al público en los últimos años por la pandemia de Covid-19 y debido a los estragos que tuvo por los sismos del 2017.

Pero este lunes se encontraba abierto al público, por lo que fue posible ingresar al mismo. A diferencia del atrio y su barda, el interior se percibía conservado, producto de las restauraciones realizadas entre 2013 y 2014 y tras los sismos del 2017, la última concluida en 2019.

Debido a los daños que han sido notorios en al menos los últimos cinco o seis años, el fallecido artista Francisco Toledo proyectó la elaboración de una reja para colocarla en la lateral del templo que da a la calle Tinoco y Palacios. Sin embargo, con su deceso el proyecto quedó detenido. Fue en 2022 cuando la asociación civil Amigos del Instituto de Artes Gráficas de Oaxaca y del Centro Fotográfico Manuel Álvarez Bravo, que legó el artista, se propuso retomarlo junto la Arquidiócesis de Antequera Oaxaca.

El diseño de la reja ya había sido elaborado por el artista y estaba pendiente su ejecución. Realizarla, además de intervenir el atrio y exterior del templo (integración de pilastras y rejas y reposición del piso) contemplaban hasta el mes de marzo de 2022 la necesidad de recursos por un millón 796 mil 196.38 pesos y para lo cual se inició una campaña de recaudación de fondos.

 

En el atrio basura y cantera rota.

aa

 

Relacionadas:

--------------------------------------
---------------------------------------