Preparan yurtas en el Istmo de Oaxaca | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Istmo

Preparan yurtas en el Istmo de Oaxaca

A más de un mes del terremoto miles de familias siguen durmiendo y comiendo en la calle, ahora les preocupa los vientos intensos que ya comenzaron a azotar en el Istmo


  • Preparan yurtas en el Istmo de Oaxaca
  • Preparan yurtas en el Istmo de Oaxaca
  • Preparan yurtas en el Istmo de Oaxaca
  • Preparan yurtas en el Istmo de Oaxaca
  • Preparan yurtas en el Istmo de Oaxaca

Casas de campaña donadas por países como China, Canadá o Chile, viviendas construidas con pvc por parte de la organización Colectivo 8.2, o las de láminas que edifican los integrantes de la misión evangélica de menonitas, son las casas emergentes que se fabrican en comunidades del Istmo para que los damnificados puedan soportar las condiciones climáticas.

Primero fue la lluvia que tras el sismo y por el temor de miles de familias de que sus casas se les cayeran encima por las réplicas, la que mantuvo la preocupación de los damnificados. A casi mes y medio del terremoto de esa noche de jueves 7 de septiembre, miles de familias siguen durmiendo y comiendo en la calle, ahora les preocupa los vientos intensos que ya comenzaron a azotar en el Istmo, principalmente por las noches.

De octubre a marzo vientos muy intensos del norte se registran en el Istmo. En enero de este año, se registraron vientos históricos que superaron los 190 kilómetros por hora. Por ello, los damnificados que no cuentan con una vivienda y un lugar seguro para resguardarse, piden apoyo gubernamental y de particulares para soportar las condiciones climáticas que se avecinan.

Yolanda Palomec Toledo de Asunción Ixtaltepec, vive en una yurta, vivienda edificada con material pvc elaborado por el Colectivo 8.2, integrado por estudiantes de arquitectura del Instituto Tecnológico del Istmo (ITI). Su casa fue destruida por el sismo del 7 de septiembre y por varias semanas durmió junto a su madre de 99 años de edad en el patio de lo que era su vivienda.

“Ahora ya dormimos más tranquilas, en esta yurta estamos más seguras porque no le afecta la lluvia y nos estamos preparando para el viento, por eso lo reforzamos con palmas y tiene lona arriba y también en los costados. Ya con los vientos que han soplado vemos que aguanta muy bien, también aguantó las lluvias, están muy bien hechas”, dijo Yolanda Palomec.

Al igual que Ixtaltepec, las yurtas han sido construidas en Juchitán, Tehuantepec y San Mateo del Mar. De acuerdo con Luis Ángel Sánchez, integrante de Colectivo 8.2, las yurtas son modelos de vivienda sustentables además de ser amigables con la naturaleza, tienen propiedades antisísmicas, son movibles y se pueden trasladar a zonas seguras, y pueden llegar a soportar los vientos del Istmo y las lluvias.

Dentro de las casas emergentes, están las fabricadas a base de lámina por parte de la misión evangélica de menonitas en Ixtaltepec. Son 200 casas las que la misión se encargará de edificar en este municipio, el segundo más afectado por el terremoto, después de Juchitán.

Estas viviendas soportan el viento y la lluvia, y las familias damnificadas agradecieron el gesto de las organizaciones y países que se han hermanado con el Istmo por la tragedia.


 

Relacionadas: