Fortalecen raíces culturales en Ixtaltepec con un proyecto editorial
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Especiales

Fortalecen raíces culturales en Ixtaltepec con un proyecto editorial

Realizarán la ruta por los murales que rinden homenaje a las guardianas y guardianes de los oficios tradicionales


  • Fortalecen raíces culturales en Ixtaltepec con un proyecto editorial
  • Fortalecen raíces culturales en Ixtaltepec con un proyecto editorial
  • Fortalecen raíces culturales en Ixtaltepec con un proyecto editorial
  • Fortalecen raíces culturales en Ixtaltepec con un proyecto editorial
  • Fortalecen raíces culturales en Ixtaltepec con un proyecto editorial
  • Fortalecen raíces culturales en Ixtaltepec con un proyecto editorial
  • Fortalecen raíces culturales en Ixtaltepec con un proyecto editorial

Llevamos más de dos años trabajando por la recuperación y revitalización de los oficios tradicionales, así que el libro de “Ela” (Deshilar el Istmo), que es uno de los primeros tomos que nos gustaría hacer, viene a reforzar todo el esfuerzo que hemos realizado por visibilizar y revalorizar los oficios tradicionales, explicó Perseida Tenorio, directora general de la Asociación “Una Mano para Oaxaca”, mostrando el proyecto, una primera impresión a modo de prueba de lo que será este libro que encierra una aventura de una niña que va descubriendo los oficios.

Perseida cuenta que el terremoto de 2017 la hizo volver a su pueblo; “Soy de Ixtaltepec, una comunidad zapoteca en el Istmo de Oaxaca, quizá de no haber sido por ese movimiento de la tierra que derrumbó el 80 por ciento de las casas, incluyendo la mía, no habría regresado hace dos años, quién sabe lo que hubiera pasado. El terremoto cambió nuestras vidas, nuestras casas y nuestros corazones”, expone.

Y es ahí donde surge la Asociación “Una Mano para Oaxaca”, que después del terrible terremoto comenzó a realizar diversas actividades para ayudar a la población, en la reconstrucción de los hornos de pan, y sobre todo en la reconstrucción emocional a través coloridos murales con los que se les rinde homenaje a las guardianas y guardianes de los oficios tradicionales.

“Hemos trabajado mucho con los talleres para la recuperación de oficios en el Centro Comunitario, con mujeres específicamente, hemos tenido actividades con niños también y la ruta de murales que rinde homenaje de estas guardianas y guardianes de oficios tradicionales y justo estamos por comenzar una nueva etapa que son los recorridos guiados con niños y niñas de la comunidad”.

Señaló que ahora a los jóvenes les preocupa más por cuidar y resguardar nuestra cultura zapoteca, “ya nos dimos cuenta que si no resistimos entre todos y todas, nada nos va a quedar con tanta invasión cultural, entre el reggaetón, la música norteña, el inglés obligatorio y la ropa hecha en China, poquito nos va quedando de nuestras raíces. Yo tengo mi ombligo enterrado en un zapoteco negro, dice mi abuelita que por eso amo Ixtaltepec,yo creo que trabajar con los y las guardianas de oficios tradicionales me hace amar aún más mi pueblo”.

 

El proyecto editorial

“De la mano de todas estas actividades y de todos estos frentes para la recuperación y revitalización de los oficios, viene este libro que es el primer material pedagógico o educativo por decirlo de alguna manera, que estamos haciendo, que creemos que después de dos años de estar trabajando en la comunidad era necesario ya tener algo impreso, algo que se pueda compartir y no solo para los niños y niñas de Ixtaltepec, si no para los niños de otras comunidades en el Istmo, incluso porque no pensar que se pueda hacer para otras regiones de Oaxaca”, expresó.

Indicó que al final la decadencia y la perdida de los oficios tradicionales, no es solo en Ixtaltepec o en el Istmo, lamentablemente por los sistemas económicos, por la paga que reciben estos artesanos, porque son oficios que necesitan de mucho trabajo físico y muchas circunstancias más, cada vez menos jóvenes se quieren dedicar a esto, además de los problemas sociales como la migración, la perdida de la lengua, de la vestimenta tradicional y la perdida de las practicas comunitarias, entre otras cosas.

“Lo que este libro busca es eso, ser un hilo conductor hacia los oficios tradicionales de nuestro pueblo, pues trata de una niña, que es Ela y se encuentra un pedacito de hilo rojo y pues ella es curiosa y se pregunta qué es, a donde la va a llevar y por ahí va pasando por lugares muy emblemáticos para todos los niños y niñas que crecimos en el Istmo, como es la Casa del Pueblo de Juchitán, el río de Ixtaltepec, pasa por la Iglesia y así llega a la casa de Adonis, un artesano de Ixtaltepec, quien le platica cómo aprendió él, es el nieto de Na Tacha, que además es una mujer muy reconocida en el pueblo por ser guardiana de este oficio y él tiene una particularidad especial, mezcla cadenilla con tejido, entonces le va platicando”, detalló.

Comenta que el libro tiene detalles muy típicos en las ilustraciones, como la hamaca, la bicicleta, que normalmente hay en las casas, además de contar con algunas palabras en zapoteco.

“Me encanta este detallito, por ejemplo, él le cuenta cómo la gente ya no está bordando en el Istmo de Tehuantepec, pues los hilos tienen hasta telarañas”.

Emocionada continúa narrando el contenido del libro y el recorrido de Ela, “se despide y luego lleva a la casa de Na Elva, que es una guardiana del oficio de la cadenilla tradicional y dice, a dónde me está llevando esto y llega con ella, Na Elva está muy feliz porque era lo que le hacía falta para terminar su huipil, está con Nereida, la nuera que está aprendiendo este oficio y van teniendo conversaciones muy lindas”.

“Tu sabes que el hilo rojo es muy característico de nuestras vestimentas y por eso te digo que es también un material educativo, tiene detalles para que los niños y niñas puedan ir diferenciando estas técnicas; habla de la historia de las mayorías de las maquinas que lamentablemente después del terremoto muchas se dañaron y muchas ya no están funcionando. Eso también imposibilita que se pueda seguir aprendiendo este oficio; vienen algunas actividades de diferenciación y es además un libro para colorear”, aseguró.

Señaló que este libro es una compilación de conocimientos populares y ancestrales, que va llevando a través de tres oficios tradicionales como es el bordado, la cadenilla y el tejido.

“Aprendo mucho de cada familia, del amor a su trabajo, del esfuerzo y dedicación que requiere ser guardianes de conocimientos ancestrales. Hace unos días, tuve la dicha de mostrarles el resultado del cuento a Na Elva y Na Nereida, estaban muy felices y comentaron, que ojalá que así, no se pierda este oficio”.

 

La ruta de los murales

“Una Mano para Oaxaca” iniciará recorridos en la ruta de los murales con niños y niñas en Ixtaltepec para fortalecer sus raíces culturales, “nos hemos dado cuenta que muchos de nuestros niños y niñas no conocen la cultura zapoteca y si no conocen, pues no la aman y si no la aman es muy difícil que quieran permanecer en ella”.

“Inclusive, también las políticas públicas impulsan a hablar inglés, en lugar de promover hablar la lengua del zapoteco, por ejemplo, por ello algunas escuelas han tenido iniciativas propias como que los niños de Tehuantepec ya estén yendo un día a la semana con la ropa tradicional; en Juchitán están hablando el zapoteco, y pues aquí quisimos seguir con eso y el objetivo es 150 ente niñas y niños del pueblo, en este primer ciclo, recorran la ruta de murales para conocer a los guardianes y guardianas de oficios”, agregó.

Perseida Tenorio dijo que son como museos vivos, pues son quienes han mantenido viva la cultura zapoteca y todos estos conocimientos ancestrales, “los recorridos que haremos con la ruta de murales, será gracias a una campaña de fondeo colectivo que hicimos en Donadora, LifeIsToo Short, Fundación Comunitaria Oaxaca”, concluyó.


 

Relacionadas: