Cubrebocas de seda, la nueva moda para bodas en pandemia
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Moda

Cubrebocas de seda, la nueva moda para bodas en pandemia

Para que las novias no utilicen mascarillas quirúrgicas en un día tan importante como su boda, una diseñadora creó cubrebocas revestidos en seda


Cubrebocas de seda, la nueva moda para bodas en pandemia | El Imparcial de Oaxaca
Foto: Internet

Cubrebocas exclusivos, revestidos en seda y con delicados diseños acabados a mano son la propuesta de una joven diseñadora chilena para evitar que las novias tengan que ponerse mascarillas quirúrgicas en un día tan especial como su boda.

“La mascarilla se inspira en el detalle de sus propios vestidos. La idea es que se guarde como una joya, como un recuerdo de este tiempo que nos va a dejar tantos aprendizajes”, dijo a Efe, Andrea Fachin.

En ese difícil equilibrio entre estética y seguridad sanitaria para evitar la propagación del COVID-19, la joven explicó que los cubrebocas tienen tres capas: una exterior de seda y pedrería, una intermedia impermeable y otra de algodón para evitar la irritación de la piel.

“A las clientas les ha encantando. Es una experiencia un poco tragicómica, pero ya que estamos en estos tiempos hay que asumirlo”, agregó en su taller Fachin, que se dedica a la confección manual de vestidos desde hace seis años.

Con cerca de 465 mil infectados y más de 12 mil 800 muertos desde marzo, Chile es uno de los países más afectados del mundo por la pandemia, que remite en la capital y en la zona central, pero se agrava en el sur del país.

Durante los meses de estricta cuarentena apenas se celebraron bodas en Chile. Según el Registro Civil, cayeron más de un 80 por ciento este año, pero con el levantamiento gradual de las restricciones en gran parte del país los novios se empezaron a animar a pasar por el altar, aunque con un máximo de 10 personas.

Las mascarillas para novias, agregó, son una tendencia ya en países europeos y “llegaron para quedarse”, debido a la cantidad de matrimonios que quedan pendientes de celebrarse y a que el fin de la pandemia se antoja aún lejano.

La mayoría de los de Santiago, que durante meses fue el principal foco, avanzan en el plan de desconfinamiento y sus habitantes disfrutan de libertad de movimiento todos los días hasta el toque de queda nocturno y los restaurantes pueden servir en las terrazas.

El sector de los eventos, al igual que la hostelería, el ocio o el turismo, es uno de los más afectados por la pandemia, por eso cualquier iniciativa original puede ayudar a amortiguar unas pérdidas millonarias.

Durante el segundo trimestre del año, el PIB chileno se desplomó un 14.1 por ciento, la mayor caída desde 1986, y en los últimos meses se perdieron cerca de 1.8 millones de empleos.


 

Relacionadas: