El canto es para fanáticos: Edilberto Regalado | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

En Escena

El canto es para fanáticos: Edilberto Regalado

Como alguien que canta en lenguas indígenas, reconoce el esfuerzo de nuevos talentos en ello y de otros que comienzan en la ópera


El canto es para fanáticos: Edilberto Regalado | El Imparcial de Oaxaca

Para el tenor Edilberto Regalado Ordoñez (Juchitán, Oaxaca) el canto es algo para fanáticos, para gente que ama y piensa solamente en cantar y en estudiar. De visita en la ciudad de Oaxaca, donde ofrecerá un concierto la noche de este domingo, el tenor destaca el trabajo de los nuevos talentos que se abren paso en la ópera.

Asimismo, indica que al no ser una tradición en México, la ópera es algo que también puede fomentarse en el país y el estado, en vista de la poca oferta para el público y de las oportunidades para quienes se forman en ello, que por lo general también son pocas.

Él, que se fue a vivir a Alemania desde hace varios años, nota esas diferencias entre México y los países europeos, donde está más arraigada esa expresión.

Una carrera de preparación constante

El tenor subraya que la ópera es una carrera donde la preparación constante es esencial, “porque entre más sabio eres en lo que cantes podrás interpretar mejor los roles de ópera”. Es -dice- una profesión en la que hay que meterse a la literatura y ensayar siempre, pues el canto es una cosa de estudiosos.

“La ópera es una cuestión de disciplina, de tiempo, hay que formarse desde, cantando desde canciones clásicas porque en el mundo de la música clásica hay estilos y hay que conocerlos, debe de ir uno lentamente para integrar una casa de ópera”, detalla.

Esto, debido a que cantar ópera no es lo mismo que cantar canciones, sino hacer “un trabajo más de filigrana”.

En Alemania, donde reside desde hace varios años, Edilberto Regalado canta en los teatros y cuenta que la vida es fácil y difícil, pues aunque se sabe de su calidad vocal, siempre hay que concursar para algún papel.

“En Europa se compite, se concursa, para entrar a Europa no es fácil, hay que saber la lengua, concursar entre tantas gentes. Hay que echarle ganas y lo único que queda es estudiar y perseverar”, añade.

Edilberto, quien se inició en el canto por influencia de su padre, recuerda que tuvo la oportunidad de ingresar al Conservatorio Nacional de Música de México, donde estudió con “los mejores maestros del conservatorio”.

Luego concursó en Nueva York, entre 700 personas de todo el mundo; “y fui afortunado, de esas 700 sólo recibieron 17 y yo tuvo el honor de la beca Casa de Ópera de Zurich, Suiza”.

Más tarde, audicionó para los teatros de Alemania y desde entonces sigue en ese país. Sin embargo, volver a su país es algo que le gusta mucho. De las cinco veces que viene (aproximadamente) lo hace como invitado por instituciones de cultura de México e instituciones de lengua indígena, que ven en él un ejemplo de promoción de las lenguas indígenas.

Y es que Edilberto regalado, además de cantar en italiano, francés, alemán y español, lo hace en zapoteco, náhuatl y mixteco.
“Yo nací en Juchitán y ahí hablamos- desde el nacimiento- el zapoteco y nos gusta, somos orgullosos de nuestras raíces, de nuestra lengua”, expresa.

Para el tenor, es muy importante lo que los cantantes principiantes hacen, entre ellos la soprano mixe María Reyna, quien comparte la lengua de su comunidad “y eso es maravilloso porque la lengua vive a través de ella y la gente se interesa”.


 

Relacionadas: