¿Porqué las temperaturas más altas reducen la cantidad de horas de sueño? | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Ecología

¿Porqué las temperaturas más altas reducen la cantidad de horas de sueño?

Un grupo de investigadores de la Universidad de Copenhague ha confirmado que el aumento de las temperaturas debido al cambio climático está afectando negativamente el sueño.


¿Porqué las temperaturas más altas reducen la cantidad de horas de sueño? | El Imparcial de Oaxaca
 Los hallazgos, publicados en la revista One Earth. sugieren que para el año 2099, las temperaturas más altas nos llevarán a perder de 50 a 58 horas de sueño por año, lo que representa aproximadamente una hora por semana.
Para su análisis, el equipo utilizó datos recopilados de pulseras de seguimiento del sueño basadas en acelerómetros que previamente se había demostrado que coincidían con las medidas autoinformadas de vigilia y sueño. El conjunto de datos incluía 7 millones de registros individuales tomados de más de 47.000 adultos de 68 países de todos los continentes excepto la Antártida.El equipo de trabajo descubrió que en las noches en que la temperatura ambiente excedía los 30 °C , el sueño disminuía en un promedio de 14 minutos. La probabilidad de dormir menos de las siete horas recomendadas también aumentó a medida que aumentaban las temperaturas.

El equipo de trabajo descubrió que en las noches en que la temperatura ambiente excedía los 30 °C , el sueño disminuía en un promedio de 14 minutos (Getty Images)El equipo de trabajo descubrió que en las noches en que la temperatura ambiente excedía los 30 °C , el sueño disminuía en un promedio de 14 minutos

“En este estudio, brindamos la primera evidencia a escala planetaria de que las temperaturas más cálidas que el promedio erosionan el sueño humano. Mostramos que esta erosión ocurre principalmente al retrasarse cuando las personas se duermen y al avanzar cuando se despiertan durante el clima cálido”, explicó el primer autor Kelton Minor perteneciente al Centro para la Ciencia de Datos Sociales de la Universidad de Copenhague en Dinamarca. También encontraron que el efecto es aún más pronunciado para los residentes de países de bajos ingresos, así como para los adultos mayores y las mujeres.

La pérdida de sueño aumenta aún más en función del rango de temperatura diurna, la diferencia entre la temperatura máxima y mínima diaria. Este resultado es direccionalmente consistente con la respuesta de mortalidad atribuida al rango de temperatura diurna identificada por un análisis reciente de varios países. “Dado que nuestro modelo específico controla otras variables climáticas, incluida la cobertura de nubes y la humedad relativa, dos explicaciones plausibles son que los ambientes interiores pueden retener el calor ganado durante el día o que el calor diurno puede impartir demandas fisiológicas que se extienden hasta el período de sueño”, indicó el especialista.

“Es importante destacar que se prevé que el rango de temperatura diurna aumente anualmente en Europa y por separado en la mayoría de las demás regiones durante los meses de verano en un escenario de cambio climático de altas emisiones. Por el contrario, los altos niveles de precipitación, la velocidad del viento y la cobertura de nubes aumentan marginalmente la duración del sueño. En comparación con niveles moderados de humedad relativa, tanto los niveles bajos como los altos disminuyen la duración del sueño, y el primero produce una mayor reducción, proporcionando evidencia inicial de que las condiciones secas pueden reducirlo”, agregó.

Cada noche, cuando las personas toman su tiempo de reposo y se van a dormir, sus cuerpos liberan calor al entorno que los rodea al dilatar sus vasos sanguíneos y aumentar el flujo de sangre a sus manos y pies. Para que este proceso ocurra de manera eficiente, el entorno que circunda a quien descansa debe estar más frío que su propio cuerpo, de lo contrario, el sueño se interrumpe. “En entornos del mundo real, los humanos parecen adaptarse mejor a su entorno para dormir lo suficiente en condiciones exteriores más frescas, mientras que la pérdida de sueño aumenta con el aumento de la temperatura ambiente”, añade Minor.

El entorno que circunda a quien descansa debe estar más frío que su propio cuerpo, de lo contrario, el sueño se interrumpe (Getty Images)El entorno que circunda a quien descansa debe estar más frío que su propio cuerpo, de lo contrario, el sueño se interrumpe (Getty Images)

El equipo ahora espera ampliar el estudio para obtener datos de un número aún mayor de participantes, especialmente de poblaciones más vulnerables, como las que viven en las regiones más cálidas y pobres del mundo. “Para tomar decisiones informadas sobre políticas climáticas en el futuro, debemos tener en cuenta el espectro completo de impactos climáticos futuros plausibles que se extienden desde las opciones de emisiones de gases de efecto invernadero de la sociedad actual”, concluyó Minor.


 

Relacionadas: