Entre tapetes, leyendas y altares, reciben a los fieles difuntos en Xoxocotlán, Oaxaca - El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Arte y Cultura

Entre tapetes, leyendas y altares, reciben a los fieles difuntos en Xoxocotlán, Oaxaca

En víspera de esta festividad miles de ciudadanos ya visitaban las tumbas de sus fieles difuntos.


Entre tapetes, leyendas y altares, reciben a los fieles difuntos en Xoxocotlán, Oaxaca | El Imparcial de Oaxaca

Con la finalidad de conservar sus costumbres y tradiciones, habitantes del municipio de Santa Cruz Xoxocotlán instalaron sus tapetes y altares para recibir a sus fieles difuntos.

Ciudadanos que en toda su vida han radicado en este municipio, señalaron que Xoxocotlán es de las pocas localidades de los Valles Centrales de Oaxaca que aún conservan sus tradiciones, en especial las celebraciones previas al Día de Muertos.

“A partir del 30 de octubre todos se preparan para instalar sus altares, algunos lo hacen antes pero no deben pasar del 31 de octubre que es cuando se muestra el camino a los fieles difuntos que vienen caminando en la oscuridad”.

Es por ello, según las costumbres de la familia de don Raúl, que en la tarde-noche del 31 de octubre todas las familias acuden al panteón municipal a velar en las tumbas de los que se adelantaron en el camino.

“La veladoras es parte del camino, según nuestros antepasados las ánimas de los angelitos que son los niños, llegan alrededor de las 2 de la mañana por eso debemos dejar agua y la comida que les gustaba porque, cuando llegan están muy sedientos”.

En los hogares las familias conviven con sus fieles difuntos frente al altar, mientras otros lo hacen desde el panteón donde también le dedican música de bienvenida, pasadas las 2 de la tarde el 1 de octubre, los angelitos se retiran.

“Al día siguiente, cuentan que desde la noche del 1 de octubre hasta la madrugada del 2 comienzan a llegar las ánimas de los adultos que se adelantaron en el camino, al igual que los angelitos se les recibe con lo que degustaban en vida.

“A nuestros fieles difuntos los recibimos con mezcal, chocolate, tamales, mole y todo lo que se prepara en los Valles Centrales, se van alrededor de las 3 de la tarde del 2 de octubre, así es como los celebramos en Xoxocotlán”, explicaron los fieles católicos.

En el marco de esta festividad, los comuneros también cuentan leyendas que les contaron en su momentos sus antepasados, entre las leyendas más importantes “es de un arriero que se iba a ir a otro pueblo pero antes de irse le dejó dinero a su familia para que instalaran un altar en memoria de su esposa que murió años antes”.

“El señor confiado que instalarían el altar se fue a trabajar, sin embargo, sus familiares decidieron no gastar el dinero y únicamente colocaron una mesa que no tenía nada con lo que le gustaba a la esposa”.

“Cuando el señor ya venía de regreso, en el camino encontró a varias mujeres, entre ellas había una que lloraba mucho, todas iban vestidas de blanco, cuando le preguntaron la que lloraba dijo que en su casa no le habían puesto nada, tuvo que irse a otra casa donde la invitaron. Cuando el señor llego a su casa se percató que sus familiares no habían puesto nada y se dio cuenta que la que lloraba era su esposa”.

Estas leyendas hacen alusión sobre el significado que tienen los altares que se colocan en los hogares, templos, oficinas y en los panteones municipales.

Los tapetes

En este año, David José Antonio Reyes, junto a los jóvenes que integran el Instituto Municipal de la Juventud, elaboraron un enorme tapete en la explanada principal de la comunidad con motivo de esta celebración del Día de Muertos.

“La técnica es yocuela de tierra mojada, sin ningún tipo de aditivo todo es a base de compactación, el año pasado elaboramos uno sobre una remembranza de los pasado, hicimos un entierro prehispánico, basado en una experiencia que tuve en 1994 cuando colaboré en las excavaciones de Monte Albán en el área de Antropología”.

Antonio Reyes, quien por segundo año asesoró a los jóvenes, ahora tuvo la oportunidad de hacerlo en un espacio más grande en la explanada del palacio municipal, donde elaboró una figura de 6 por 12 metros de largo.

“Nos llevó cinco días hacerlo, un día realizamos la compactación y mojado de tierra y desde el segundo día iniciamos con las figuras, el tapete se llama “La Vida Después de la Muerte”. En esta ocasión nos gustó separar dos temas, al fondo una calavera con lo que representamos la muerte porque todos estamos expuestos a ello, pusimos un cielo de por medio entre lo que es el inframundo y la tierra”.

“Las personas que mueren en el camino son almas que mueren de forma repentina, a veces dejan cosas pendientes y no encuentran descanso, luego está la resurrección, tenemos la fe que nuestras almas sean salvadas por eso tenemos a cristo en medio, pidiéndole ayuda, diciéndole que se acuerden de ellos en la otra vida”, explicó el autor, quien es restaurador de órganos históricos de Oaxaca.

En la explanada del panteón municipal de esta comunidad, también se exponen diversos tapetes en alusión a las festividades del Día Muertos, en víspera de esta festividad miles de ciudadanos ya visitan las tumbas de sus fieles difuntos.


 

Relacionadas: