Es ahora o nunca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Súper Deportivo

Es ahora o nunca

Los Guerreros de Oaxaca están a un juego de decir adiós a la Serie del Rey, ya que los Sultanes ganaron ayer y podrían coronarse como visitantes el día de hoy

Es ahora o nunca | El Imparcial de Oaxaca

Francisco RAMOS DÍAZ

El ambiente nuevamente fue inmejorable en el Templo Bélico. Miles de almas se fundieron en un solo sentimiento a favor del equipo local, que no pudo corresponder esa lealtad en el diamante, al caer 3 carreras por 2 ante los Sultanes de Monterrey, que se ponen a un juego de ganar la Serie del Rey.

El parque de beisbol Lic. Eduardo Vasconcelos volvió a lucir pletórico, con familias enteras en las gradas.

Los aplaudidores, las matracas, los tambores, las trompetas y las palmas estuvieron todo el tiempo con la tribu zapoteca, pero en la segunda entrada probaron el trago más amargo de la tarde, cuando los fantasmas armaron rally de tres carreras: La primera de ellas con sencillo de Ramón Ríos al prado derecho para que anotara José Amador, la segunda con sencillo de Sebastián Elizalde que impulsó a Chris Roberson y la tercera con indiscutible al jardín izquierdo que remolcó a Ramón Ríos.

La tensión se podía respirar en cada espacio de las gradas, más por la poca respuesta a la ofensiva.

Ese entorno cambió en la séptima tanda, después de escuchar el Oaxaca vives en mí.

Las banderas, los gritos y la emoción explotaron en el inning de la suerte gracias a triple de Samar Leyva que impulsó a Alan Sánchez y enseguida llegó a tierra prometida con lanzamiento descontrolado de Felipe González cuando bateaba Alex González.

El confeti que estaba guardado por fin vio la luz, niños y grandes se pusieron a bailar contagiados por la algarabía.

El grito de “si se puede” retumbaba y cuando más encendida estaba la afición el relevista Nick Struck sacó las papas del fuego.

En la novena tanda la ilusión de voltereta prevalecía, no obstante, el cerrador Wirfin Obispo bajó el telón y puso a su equipo a una victoria de la Copa Zaachila.

La victoria es para Dallas Martínez con labor de seis entradas de cuatro hits, dos bases y tres ponches, mientras que la derrota cae en el brazo de José Carlos Medina, quien trabajó siete innings, tres carreras, dio un pasaporte y dos chocolates. Mientras que Wirfin Obispo se queda con el salvamento.

Al término del duelo, en conferencia de prensa, Sergio Omar Gastélum, manager de Guerreros de Oaxaca, aceptó que no tienen mañana y este día serán muy cuidadosos con cada picheo para prolongar la Serie del Rey.

De igual forma se mostró positivo porque hoy sale su mejor pitcher abridor, refiriéndose a Alex Delgado, quien ganó el primer juego de esta Serie.

 

 

Relacionadas: