Cambio climático afecta la seguridad alimentaria en Oaxaca |
La Capital Los Municipios El Istmo La Costa La Cuenca Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Ciencia y Salud Tecnología Viral Policiaca Cartones

Oaxaca

Cambio climático afecta la seguridad alimentaria en Oaxaca

600 mil oaxaqueños se encuentran en situación de pobreza extrema

Cambio climático afecta la seguridad alimentaria en Oaxaca | El Imparcial de Oaxaca

Uno de los mayores problemas relacionados con el cambio climático es la seguridad alimentaria, pues las personas más pobres del mundo, muchas de las cuales son agricultores y pescadores, están siendo los más afectados por las altas temperaturas y el aumento de la frecuencia de desastres relacionados con el clima.

Ante ello, los sistemas agrícolas y alimentarios deben adaptarse a los efectos adversos del cambio climático y hacerse más resilentes, productivos y sostenibles, pues es la única manera de que podamos garantizar el bienestar de los ecosistemas y de la población rural y reducir las emisiones.

La Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) confirmó que cerca de 600 mil oaxaqueños se encuentran en situación de pobreza extrema y presentan carencia alimentaria, en México los 10 municipios más pobres se encuentran en Chiapas, Oaxaca y Veracruz.

San Juan Tepeuxila es el más pobre de las localidades del país al tener el 97.4 por ciento de sus habitantes en esta condición, y le siguen los municipios de Aldama y San Juan Cancuc, en Oaxaca, con 97.3 por ciento. Mientras que Mixtla de Altamirano, en Veracruz, se ubica en un cuarto lugar con el 97 por ciento.

A ellos se suman Chalchihuitán, San Andrés Duraznal, Santiago el Pinar y Sitalá, en Chiapas; junto con Santiago Textitlán y San Simón Zahuatlán, en Oaxaca, donde 96 por ciento de los habitantes de estas comunidades es pobre.

Miles de oaxaqueños padecen desnutrición y hambre, cifra que puede aumentar debido al alza en el precio de los energéticos, lo cual repercute en los productos de primera necesidad y los aumentos en los costos de los insumos principales, así como por la presencia de impuestos.

Ante ello, diversos organismos plantean cultivar alimentos de manera sostenible que significa adoptar prácticas que producen más con menos en la misma superficie de la tierra y usar los recursos naturales de forma juiciosa.

Significa también reducir la pérdida de alimentos antes de la fase del producto final o venta al por menor a través de una serie de iniciativas, que incluyen una mejor recolección, almacenamiento, embalaje, transporte, infraestructuras y mecanismos de mercado, así como marcos institucionales y legales.

 

 

Relacionadas: