Pipas de Sapao vierten aguas negras sobre ríos de Oaxaca |
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

La Capital

Pipas de Sapao vierten aguas negras sobre ríos de Oaxaca

También las pipas que utilizan empresas particulares que realizan el vaciado de fosas sépticas descargan las aguas residuales sobre los afluentes

  • Pipas de Sapao vierten  aguas negras sobre ríos de Oaxaca
  • Pipas de Sapao vierten  aguas negras sobre ríos de Oaxaca

A pesar del esfuerzo que realizan las asociaciones civiles para rescatar los ríos Atoyac y Salado, las autoridades estatales y empresas particulares que se dedican al vaciado de fosas sépticas continúan vertiendo aguas negras en los afluentes.

En informe que presentaron las asociaciones que promueven el rescate de estos ríos, lamentaron que los mismos trabajadores de los Servicios de Agua Potable y Alcantarillado de Oaxaca (SAPAO), desechan aguas residuales sobre el caudal del Atoyac.

Lo mismo ocurre sobre la corriente del Río Salado, donde día y noche las pipas que utilizan las empresas particulares que realizan el vaciado de fosas sépticas descargan las aguas residuales sobre el afluente.

Datos del Tribunal Latinoamericano del Agua señala que la cuenca del Río Atoyac es una de las más contaminadas en el continente americano con altas concentraciones de microorganismos patógenos (coliformes fecales) y mal olor.

También contiene alta demanda biológica de oxígeno, turbidez, altas concentraciones de sulfuros, contaminantes industriales como cobre, zinc y magnesio, además de grasas y aceites, y una alta carga de residuos sólidos en flotación, entre otros indicadores.

Señala que el deterioro de la calidad del agua del Río Atoyac tiene en cuatro causas principales como son Las aguas residuales de las cabeceras municipales; el vertido de efluentes industriales de empresas ubicadas sobre el lecho del río o cercanas a éste, que liberan directamente sus residuos líquidos sin tratamiento previo.

En 2014, Greenpece denunció que el 78 por ciento de las industrias asentadas en la cuenca del Atoyac no cumplió con lo establecido en la norma NOM-001 para metales pesados en el agua, y el 74 por ciento de las industrias presentó niveles de toxicidad altos.

Pese a estas advertencias, las autoridades estatales no han tomado cartas en el asunto y los principales ríos de Oaxaca como el Atoyac y Salado, continúan severamente contaminados.

 

Relacionadas: