Dramático escenario para vendedores del Istmo de Oaxaca | Istmo
La Capital Los Municipios El Istmo La Costa La Cuenca Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Ciencia y Salud Tecnología En la web Policiaca Cartones

Especiales

Dramático escenario para vendedores del Istmo de Oaxaca

Por separado diferentes comerciantes dieron a conocer que las ventas se han comportado de manera muy negativa, ya que poca gente acude a comprar los productos que lleva el altar, por lo que se muestran con mucha preocupación

  • Dramático escenario para vendedores del Istmo de Oaxaca
  • Dramático escenario para vendedores del Istmo de Oaxaca
  • Dramático escenario para vendedores del Istmo de Oaxaca
  • Dramático escenario para vendedores del Istmo de Oaxaca
  • Dramático escenario para vendedores del Istmo de Oaxaca
  • Dramático escenario para vendedores del Istmo de Oaxaca
  • Dramático escenario para vendedores del Istmo de Oaxaca
  • Dramático escenario para vendedores del Istmo de Oaxaca
  • Dramático escenario para vendedores del Istmo de Oaxaca
  • Dramático escenario para vendedores del Istmo de Oaxaca
  • Dramático escenario para vendedores del Istmo de Oaxaca
  • Dramático escenario para vendedores del Istmo de Oaxaca

Salina Cruz, Oaxaca

En medio del olor a flor de cempasúchil que se conjuga con el aroma de los panes, los dulces y las veladoras, unos 400 comerciantes se instalaron para la vendimia relacionados al Día de Muertos en el parque Independencia.

Para los vendedores que se prepararon desde hace seis meses, admitieron que a dos días de celebrarse a los Fieles Difuntos es complicado, debido a que la gente no muestra interés que en otros años por adquirir todo el material para adornar el altar en sus hogares o las sepulturas de sus familiares.

Los pequeños comercios instalados en el parque Independencia anticipan un desplome en sus ventas. Esto por la falta de adquisición de los insumos para la colocación del altar.

El exdirigente de la Unión 6 de Enero, Venustiano García, lamentó hay muy pocas expectativas comparado con otros años cuando desde el 27 de octubre la gente de volcaba por comprar frutas, panes y flores para adornar los altares.

Eso, dijo quedó atrás, “ya no hay fe o dinero, porque estamos en una crisis por falta de ventas y muchos que nos dedicamos al comercio ya no sabemos qué hacer”.

Falta de clases golpea a los comerciantes

Venustiano, acentuó que la suspensión de clases a consecuencia del terremoto del pasado 7 de septiembre, vino a darles el “tiro de gracia” a los comerciantes, debido a que los alumnos y maestros suspendieron la celebración de los festejos de muertos a través del concurso de altares.

“El año pasado que hicieron el concurso de altares hubo ventas hasta en un 90 por ciento de los locales establecidos que dejó una derrama por más de 200 mil pesos y eso fue un aliciente para los vendedores”, explicó.

Sin embargo, dijo que este año pensaban que las ganancias de las ventas iban a ser un poco mayor al del año pasado, pero no fue así por el terremoto. “Eso nos tiene al borde del colapso económico”.

El dirigente señaló que en el municipio hay un promedio de 120 escuelas, de los cuales mínimo se gastaban entre los 2 y 3 mil pesos por cada grupo del salón de clases que participaba en los concurso de altares.

Esto expresó multiplicado representaba una ganancia económica que para los vendedores superior a los 200 mil pesos, pero este año si acaso llegarán a los 100 mil pesos, si no es que menos de lo pronosticado.

Costo de los productos

Entre los productos que más solicitan los consumidores para esta celebración se encuentran las flores de cempasúchil, las veladoras, dulces típicos, disfraces y arreglos.

Rosalía es una comerciante de San Blas Atempa, mientras amarra los racimos de flor de cempasúchil, expresó que el costo va de los 10, 15 y hasta los 30 pesos.

El precio entre los más de 100 comerciantes dedicados a la venta de flor de muerto no varía, pues explican que la gente va donde esté más barato.

“Nosotros estamos condicionando los precios y malbaratando el producto, porque si no se nos queda y la gente no nos los compra”, expresó.

Explica que son sólo tres días, en los que la gente se apresura a comprar y después la venta baja considerablemente, por eso “aprovechamos para vender parejo, sin regatear”.

Gil de la Cruz es un comerciante dedicado a la venta de disfraces y aseguró que no hay ventas y admite “este día de muertos está muerto y de miedo”, esto porque no he vendido ni siquiera una calabaza de plástico que los niños utilizan para pedir Halloween.

En su local comercial se aprecian colgados disfraces de vampiros, máscaras de hombre lobo, Frankenstein, accesorios como pinturas, lámparas, entre otros.

“Así como vez mi local sin ventas, así consideramos que pueda estar por los próximos días y eso nos preocupa a todos los que estamos vendiendo en este sitio”, dijo.

Eduardo Ortiz, es un comerciante de frutas y admitió también que a pesar de que la naranja, mandarina, plátano, caña está a precio módico la gente no lo adquiere.

A esto le atribuyó la falta de dinero entre la mayoría de la ciudanía que sin duda a ellos como comerciantes les pega de lleno.

“Muchos de nosotros pedimos a crédito nuestras frutas y si no la vendemos, tendremos que pagarlo no sabemos de dónde vayamos a sacar dinero para hacerlo, porque este día de muertos pinta mal”.

Citó como ejemplo que el kilo de mandarina está en 10 pesos, el kilogramo de plátano en 5 pesos, 50 naranjas 30 pesos, las cañas tres por 20 pesos.

En lo que corresponde al kilo de cacahuates está entre los 25 pesos, el precio de los dulces está a 15 y 20 pesos las bolsas.
La jícama a diez pesos el kilo, la manzana a 40 pesos, las uvas a 40 pesos, el durazno 40 pesos el kilogramo.

El panorama que pintan los comerciantes es negativo y eso le atribuye al terremoto y la falta de empleo que impide a la ciudadanía pueda adquirir los productos de primera necesidad.

Relacionadas: