Juchitán, epicentro de la indignación |
La Capital Los Municipios El Istmo La Costa La Cuenca Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Ciencia y Salud Tecnología Viral Policiaca Cartones

Especiales

Juchitán, epicentro de la indignación

La inconformidad que brotó con fuerza y constancia en diversos puntos suplió la ausencia de las autoridades encargadas de atender la emergencia.

Juchitán, epicentro de la indignación | El Imparcial de Oaxaca

Juchitán de Zaragoza se levantó como un campo minado el día en que se cumplió un año de la catástrofe del 7 de septiembre. La inconformidad que brotó con fuerza y constancia en diversos puntos suplió la ausencia de las autoridades encargadas de atender la emergencia y la reconstrucción. Juchitán desde la primera hora se volvió epicentro de la indignación.

Primero fue la presidenta municipal, Gloria Sánchez, que recordó que ésta, la ciudad zapoteca más grande del Istmo, el centro comercial de la región, aún requiere un plan integral de reconstrucción, que los recursos que se aportaron para los damnificados fueron insuficientes y la respuesta ante esa visible insuficiencia fue ínfima.

Hora y lugar: 8:30 horas, frente al ala sur del palacio de gobierno. La imagen de este edificio histórico fue una de las primeras en mostrarse al mundo la madrugada del 7 de septiembre, sus muros caídos advertían que una catástrofe había ocurrido aunque no permitiera observar la magnitud real. El edificio continúa intacto desde entonces. La burocracia gubernamental, los largos procesos para restaurar monumentos históricos, la nula intervención de las autoridades estatales y la voz del ayuntamiento que apenas se escucha fuera de sus fronteras mantienen al palacio inmóvil, amputado. Frente a él se sembró ayer un pequeño memorial en honor a las 36 personas que fallecieron en Juchitán durante el sismo y frente a él la autoridad municipal reclamó por los insuficientes resultados de la etapa de reconstrucción.

“Juchitán fue el municipio con mayor afectación en done se presentó este fenómeno”, recordó la edil en su discurso. Junto a ella ningún representante del gobierno estatal ni del federal. El presidente Enrique Peña Nieto, que desde este mismo punto, a espaldas del mercado, bautizó al sismo como el peor en 100 años, estuvo ausente. El gobernador, que hace tres semanas llamó paisanos a los habitantes de esta ciudad, también descartó su asistencia.

La edil recordó la solidaridad de bomberos, médicos, enfermeras del hospital regional, de policías, ciudadanos, artistas, del Ejército y la Armada, que se aprestaron a las labores de auxilio. “Con todos ellos estaremos agradecidos de por vida”, expresó.

Rememoró también el apoyo que ha recibido de diversas fundaciones de la iniciativa privada, como la Harp Helú, que trabajó en la construcción de bibliotecas; la Carlos Slim, con acciones para vivienda; la Televisa, que rehabilita el mercado municipal.

La presidenta municipal hizo un listado de las obras hechas y no hechas: el Ejército concluyó el Centro Escolar Juchitán y está por entregar el Hospital Macedonio Benítez Fernández; el gobierno estatal construyó el puente que conecta a la ciudad con la Octava Sección. Falta todo lo demás, principalmente una inversión de 600 millones de pesos para arreglar en su totalidad el sistema de drenaje que se ha vuelto un riesgo para la salud de los habitantes.

Faltan también 18 escuelas que sufrieron daños graves y 91 parciales. Además de miles casas que fueron dañadas y quedaron sin apoyo por las normas del Fonden, “que impiden incluir como pérdida total viviendas que aunque no se colapsaron registran severos daños”.

López Sánchez, diputada local electa por Morena, señaló la crítica situación que generó la principal estrategia empleada para la reconstrucción. “Los 120 mil pesos para pérdida total y los 15 mil para daños parciales es insuficiente para construir o reconstruir una vivienda digna”, acusó Sánchez López.

De igual forma reconoció que en Juchitán los damnificados han sido víctimas de la “ambición desmedida de quienes han abusado con la desgracia. La varilla, la arena, la grava, han registrado aumentos desmedidos sin qué autoridad alguna pueda frenar a productores y comercializadores de estos materiales, a todo esto se suma la vileza de constructoras que han proliferado en Juchitán para defraudar a los damnificados, pidiendo las tarjetas con la promesa de construir viviendas que nunca construyen”.

280 mdp, “ínfimos”

La edil juchiteca reclamó que falta el apoyo para 5 mil 200 personas que fueron cansadas en marzo pasado. Señaló que ante la demanda de más apoyos, hasta la noche del jueves pasado recibió respuesta del gobierno federal.
“Recibimos un oficio en el cual la Secretaría de Gobernación nos informa que será autorizado alrededor de los 280 millones de pesos para apoyos para vivienda, una cantidad ínfima si se consideran los daños registrados en la Mixteca, en la Costa y en el Istmo”.

Aunque se tenía programada una reunión el pasado 31 de agosto con el gobernador Alejandro. Murat para detallar el plan de atención a damnificados por los sismos posteriores al 7 de septiembre, la edil señaló que esa reunión no se llevó a cabo.

“La reunión la tenemos pendiente para que nos informen cómo, cuánto, de qué manera va a aterrizar este apoyo. La reunión no se llevó a cabo, no tuvimos comunicación, no pudimos contactarlo, no hay nada”.

A este respecto, el delegado estatal de la Sedatu, Elpidio Concha Arellano, informó que los apoyos para las personas incluidas en el segundo censo se entregarán hasta que el gobierno estatal firme el convenio de aportación del 50% de los recursos que establecen las normas de operación del Fonden. Asimismo explicó que no se entregarán recursos en efectivo, sino paquetes de materiales para la reconstrucción.

 

 

Relacionadas: