Por calificadoras, Pemex cotiza en los mercados como "basura" |
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Economía

Por calificadoras, Pemex cotiza en los mercados como “basura”

Pemex es la petrolera más endeudada del mundo, con pasivos que bordearon los 106 mil 500 millones de dólares en el último trimestre.

Por calificadoras, Pemex cotiza en los mercados como “basura” | El Imparcial de Oaxaca
Foto: Internet.

Los tenedores de bonos de Pemex no se esperan a una segunda baja de calificación que pueda costarle a la empresa su lugar en algunos de los principales índices mundiales de bonos, ya exigen al nivel de una empresa en grado ‘basura’.

Los inversionistas actualmente piden una prima de riesgo más alta para mantener bonos de Pemex que para poseer notas de Petrobras, pese a que la brasileña tiene una calificación dos niveles por debajo de su contraparte mexicana, según Fitch Ratings.

La curva de rendimiento en dólares de Pemex se elevó cerca de 50 puntos base desde que Fitch redujo la calificación de la nota de la empresa a ‘BB+’, con lo que pierde el grado de inversión, esgrimiendo como razones su deuda elevada y la falta de un plan de rescate creíble.

Moody’s Investors Service cambió el mismo día a negativa su perspectiva acerca de la calificación ‘Baa3’ de la petrolera, apenas un escalón por encima del grado ‘basura. S&P Global Ratings hizo lo mismo en marzo, aunque tiene a la compañía dos niveles más arriba, en ‘BBB+’.

De acuerdo con BBVA, los bonos de alto rendimiento son títulos de renta fija de baja calificación crediticia emitidos por una empresa o por un estado. También son conocidos coloquialmente como “bono basura”. Su principal característica es que presentan un riesgo elevado de impago tanto del capital como de los intereses aunque, para compensarlo, ofrecen una rentabilidad elevada.

Un bono basura puede ser determinado como tal bien porque sea emitido por un emisor cuyo rating esté situado en el grado especulativo o por su propia estructura. Su calificación crediticia está por debajo de la barrera BBB (Baa en el caso de Moody’s).

Pemex es la petrolera más endeudada del mundo, con pasivos que bordearon los 106 mil 500 millones de dólares en el último trimestre.

Sus bonos con vencimiento en 2027 son parte de casi 500 índices, según datos recabados por Bloomberg. Una rebaja más por parte de una de las principales calificadoras significaría el fin del acceso a muchos fondos clave que se requieren para invertir solo en valores con grado de inversión, y con ello, una cantidad enorme de ventas forzadas.

Petrobras perdió su grado de inversión tras una serie de descensos de su calificación a partir de septiembre de 2015 y sus spreads en el extremo corto de la curva del dólar se ampliaron en unos 500 puntos base en ese momento.

Es poco probable que la medida sea tan dramática para Pemex, ya que México se encuentra en una situación económica más sólida que Brasil cuando Petrobras perdió su grado de inversión, según Shamaila Khan, directora de deuda de mercados emergentes de AllianceBernstein. Las ventas forzadas, por otro lado, probablemente empequeñecerían a las de Petrobras, que fueron “menos de la mitad del tamaño de Pemex con respecto a los bonos pendientes”, comentó.

El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, lucha por revertir más de una década de declive productivo y de ingresos, pero hasta ahora no ha logrado convencer a los mercados. Los inversionistas y las firmas calificadoras temen que su decisión de suspender las subastas de bloques petroleros pensadas para captar capital privado y poner en marcha la construcción de una refinería de 8 mil millones en Tabasco desviarán recursos de exploración y producción.

Cuando bajó la calificación de cerca de 80 mil millones de dólares en notas pendientes de Pemex la semana pasada, un día después de hacer lo propio con la deuda soberana de México, Fitch asignó una perspectiva ‘negativa’ para la calificación de la compañía por falta de inversión sostenida en el negocio upstream (exploración y producción), lo que podría llevar a que disminuyan más la producción y las reservas.

 

Relacionadas: