Soledad Velasco recrea la proporción de la nostalgia |
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Arte y Cultura

Soledad Velasco recrea la proporción de la nostalgia

Las preocupaciones por el medio ambiente comienzan a permear en las pinturas de la autora cuya obra se remite al insomnio, la adolescencia y el empoderamiento de la mujer

  • Soledad Velasco recrea la proporción de la nostalgia
  • Soledad Velasco recrea la proporción de la nostalgia

A España, Soledad Velasco sólo iba para estar un par de años. Al final, la estadía ha llegado a 20 y a un sinnúmero de talleres y concursos en los que ha compartido su trabajo pictórico. De la tierra de “los conejos”, como describe la autora al país donde radica, la obra de Velasco se traslada a Oaxaca, el estado natal de la artista y que ahora es sede de la exposición La proporción de la nostalgia.

La llegada se da tras una parada en San Miguel de Allende, Guanajuato, en donde, de la mano de la Galería Noel Cayetano, ha presentado una selección de su obra.

Soledad Velasco (1964) nació en Oaxaca, pero hasta antes de radicar en Madrid, España, vivió toda su vida en Ciudad de México. Ello, señala, no ha sido un impedimento para mantener el contacto con sus raíces, las cuales refuerza en cada oportunidad en que visita a la familia en la entidad. Sin embargo, reconoce que su trabajo no está tan difundido en el estado, como sí lo está en España u otros países.

Por ello, sus participaciones recientes en la capital del estado, con las exposiciones El sendero de los espejos (como parte del Colectivo Guenda) y La proporción de la nostalgia. Esta última es individual y presenta series varias, una de ellas Fábulas para Eva, con cuadros basados o hechos a manera de cuentos.

Una propuesta más es la dedicada al empoderamiento de la mujer y que se inspira en una deportista española; la adolescencia marca otra serie de Velasco, a través de piezas como On Twitter; finalmente, el insomnio es el eje de una última, en la que se busca la conexión con otras personas y sus preocupaciones.

Pero no se trata de series separadas o marcadas entre sí, sino que dialogan o se comunican, como la que empieza a emerger en su trabajo y que tiene que ver con lo estragos en el medio ambiente, la conciencia ecológica o la quema del Amazonas en Brasil.

“Creo que la función de la pintura es reflejar también eso, que nos haga pensar más sobre lo que estamos haciendo y dejando”, subraya Soledad, formada en la Escuela Nacional de Pintura, Escultura y Grabado La Esmeralda (Ciudad de México).

A partir de esta exposición, la artista pretende continuar una labor en la que ha indicado que la pintura no es panfleto político, aunque el artista sí ha de aspirar a transmitir la realidad que vive.

“La pintura es lo que tengo dentro, hay muchos lenguajes, ninguno es más importante que otro. Simplemente, cada uno tiene una lengua y el mío va hacia preguntarme lo que tengo y crear espacios que no son reales, pero están ahí las preocupaciones”, expone Velasco, quien con esta muestra marca no sólo una nueva etapa en su trabajo, sino la proyección en Oaxaca, en donde deja un tanto atrás los concursos y galardones.

 

Relacionadas: