Se sacrifica por un sueño | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Futbol

Se sacrifica por un sueño

El oaxaqueño Sebastián Martínez, busca ganarse un lugar en el futbol profesional con Pachuca


Se sacrifica por un sueño | El Imparcial de Oaxaca
Desde hace casi tres años entrena en el Club Pachuca

Desde hace casi tres años, la familia de Sebastián se trasladó a la capital del país, fue ahí donde el aún infante tuvo la oportunidad de mostrar su talento en el futbol, logrando ingresar a las filas del Club Pachuca, donde ha tenido que sacrificar tiempo para alcanzar su objetivo, llegar al profesionalismo.

Vía telefónica, el infante ahora de 13 años, dio a conocer que es parte de la escuadra Tuza que toma parte en la Tercera División, para ello, todos los lunes, al filo de las 4:00 horas, el  adolescente, sale de su vivienda en la Ciudad de México, para dirigirse a Pachuca y comenzar una semana más de entrenamientos en este club.

Es originario de los Valles Centrales de Oaxaca, pero fue hasta su llegada a la Ciudad de México, donde se interesó aún más por ingresar al balompié, reconoce que las cosas no han sido fáciles y ha tenido que “levantarse” de todas las adversidades que se le han presentado tanto en el tema deportivo, como en los demás aspectos de su vida.

Ya en la actualidad es una promesa del futbol y que busca poner en alto el nombre de Oaxaca, desde luego sin descuidar la escuela pues ha logrado conjuntar el estudio y los entrenamientos, todo ello en las instalaciones del club, donde es orientado para enfrentar los retos que a su corta edad representa participar en la Liga TDP, (Tercera División).

Martínez es delantero, ha mostrado ser todo un artillero a la ofensiva, sin embargo, no descuida sus funciones pues también  centrar, repartir, correr, filtrar, el balón, buscando nuevas opciones de gol para su equipo.

A sus 13 años Sebastián Martínez es alto, delgado, de los que deja todo en la cancha y se muere en la línea con tal de apoyar en el esfuerzo colectivo, pues indica que lo relevante del futbol es el trabajo en equipo, pues las individualidades son buenas, pero el impulso debe venir de todos.

Para él, el futbol representa un sueño, igual que muchos jóvenes mexicanos en su mente se encuentran escenas que le gustaría protagonizar, por ejemplo levantando una copa, anotando un gol, metiendo un centro al área chica y formar parte de un equipo ganador.

En la actualidad lleva 3 años en el club Pachuca y debido a sus responsabilidades, no tiene tiempo de salir con amigas y amigos, tampoco de ver televisión más de una hora y otras actividades comunes en los adolescentes de la entidad.

Reconoce que para él, todos estos sacrificios que lleva a cabo son por un sueño, convertirse en un jugador internacional que demuestre su capacidad en el campo de juego, conservando lo aprendido con sacrificio y orgullo.

Martínez da muestra clara de constancia, entrega, pasión y el amor al futbol, es lo que permite a este adolescente superar todas las adversidades que la vida le ha impuesto, pero que, paso a paso, las ha ido superando y se dibuja una sonrisa franca en su boca, de quien se quiere comer el mundo y poner en alto a Oaxaca.


 

Relacionadas: