Alerta en Huajuapan, amenazaba con matarse | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Policiaca

Alerta en Huajuapan, amenazaba con matarse

Gritó que lo perseguían para asesinarlo; luego,que su mujer lo abandonó y quería morir


  • Alerta en Huajuapan, amenazaba con matarse
  • Alerta en Huajuapan, amenazaba con matarse
  • Alerta en Huajuapan, amenazaba con matarse

Tras gritar que alguien lo perseguía con el fin de asesinarlo, un joven de 28 años de edad, originario del estado de Puebla, amenazó con quitarse la vida saltando desde el anuncio de una farmacia; tras platicar con él, fue convencido de descender por las escaleras.

A las 5:30 aproximadamente, vecinos de la calle Ignacio Zaragoza y Tapia, fueron despertados por una persona que desde el exterior gritaba “ayuda”.

En cuanto se asomaron a ver qué ocurría, tanto los vecinos como los elementos de guardia del módulo de seguridad de la Policía Municipal ubicado en esta zona, localizaron al joven que se encontraba en la azotea de la farmacia.

La versión de los vecinos fue que el joven (que subió no saben por dónde) pedía ayuda porque presuntamente lo iban persiguiendo, sin especificar quién o por qué, pero detallaba que portaban armas de fuego, por lo cual había decidido pedir ayuda y que no fuera asesinado.

De inmediato los policías pidieron el apoyo de vialidad para que se cerraran las vías de comunicación de Zaragoza desde Casimiro Ramírez y de la calle Tapia, además de la Cruz Roja Mexicana y del heroico cuerpo de bomberos para su atención.

En el lugar se dieron cita alrededor de 30 elementos de seguridad, bomberos y paramédicos, quienes trataron de convencer al joven para que descendiera con cuidado y sin hacerse daño.

En cuanto los elementos trataban de convencerlo, el joven cambió su versión: Ahora dijo que se quería quitar la vida porque su esposa lo había abandonado y estaba embarazada de dos a tres meses, por lo cual se sentía muy decepcionado.

Suplicó incluso que llamaran a sus familiares para que fueran a despedirse de él pero no brindaba ningún nombre o número de teléfono para que lo hicieran. Al rato comenzó a pedir la presencia de la prensa.

A las 7:00 horas aproximadamente, el personal que había acudido logró convencerlo para que descendiera por las escaleras que colocaron los bomberos, para lo cual, puso de condición que no se lo llevaran a los separos preventivos municipales, a lo cual un policía le dijo que no lo harían.

En cuanto bajó, un psicólogo habló con él y enseguida se lo llevaron al cuartel de seguridad pública, donde el juez calificador en turno determinaría su situación.

Ahí se identificó como Emmanuel y dijo ser comerciante. Presuntamente reveló a las autoridades haber ingerido bebidas embriagantes y estupefacientes horas antes del suceso, no recordando más que el momento en el que se supone que era víctima de una persecución.


 

Relacionadas: