San Antonio de la Cal, un embrollo - El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

BARATARIA

San Antonio de la Cal, un embrollo

 


¿A quién conviene mantener el conflicto post electoral, el divisionismo y que se eternice el lío político en San Antonio de la Cal? ¿A quién mantener una administración municipal con personas ajenas a ese municipio conurbado? Hay dinero de por medio, obras, posiciones políticas que se ocupan ante la ausencia de autoridades, montado todo ello en la insignia de “divide y vencerás”; mientras, quienes sufren son los habitantes de la población a quienes no se les garantiza la prestación mínima de servicios.

San Antonio de la Cal se rige por Sistemas Normativos Indígenas, antes Usos y Costumbres, aunque con oscura presencia de partidos políticos, organizaciones sociales, diputados locales, un ex senador, todos ajenos a la comunidad. En el pecado, ese municipio lleva la penitencia. No porque se culpable, sino porque ahí se han hecho presentes infinidad de intereses que han desestabilizado a esa comunidad en favor de quienes conviene mantener la confrontación.

Desde hace 12 años han pasado por ahí diversos administradores municipales, uno de ellos se eternizó por varios años gracias a su parentesco con un senador local, a pesar del rechazo, incluso violento de los caleros. Este desgobierno ha permitido, entre otras cosas, el tráfico y venta ilegal de predios en la zona, sin autoridad alguna que la impida o la reporte.

El periodo de gobierno que corre debió iniciar del 1 de enero de 2020 al 31 de diciembre de 2022. De acuerdo con el Informe anual sobre la situación de pobreza y rezago social 2022 de la Secretaría de Bienestar el municipio cuenta con 26 mil 282 habitantes, una parte de la cual, 5 mil 508 personas se reconoce como indígena. Aquí viene lo interesante, en San Antonio de la Cal 2 mil 90 viviendas, casi una de cada tres, carece de agua potable, a pesar de estar situado a 15 minutos de la capital.

La ficha de Sebien indica que 12 mil 594 caleros vive en la pobreza; de ellos, 3 mil 347 afronta pobreza extrema, 13.3% de la población del municipio conurbado. El presupuesto asignado a través del Fondo de Aportaciones para la Infraestructura Social es de 8 millones 600 mil pesos.

De acuerdo al proyecto de ingresos de 2020, San Antonia de la Cal podría gozar de ingresos por 58 millones 516 mil pesos.

El 29 de septiembre de 2013 se realizó una elección que fue invalidada por el TEPJF y se celebraron comicios extraordinarios el 27 de abril de 2014 pero, al no integrarse una mujer al cabildo, se ordenó nueva elección. Consecuencia de esto fue nombrado administrador Noé Lagunas Rivera, a quien desde el principio los pobladores hicieron observaciones por irregularidades y, la asignación de obras a constructoras “a modo”.

El pasado 24 de noviembre de 2019 se realizaron elecciones pero fueron anuladas por la  violencia suscitada por parte del presidente municipal Eliseo Méndez. En esa ocasión resultó triunfador, Alfonso Ángel Vázquez Santiago, de la planilla Verde.

El 14 de julio de 2020, hace dos años, la Sala Xalapa el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) ordena al IEEPCO colaborar para la preparación, vigilancia y desarrollo de las elecciones extraordinarias en San Antonio de la Cal.

El 28 de julio de 2021 se emite un decreto y conforma el Consejo Municipal, el cual también fue acreditado por la Secretaría General de Gobierno, para encargarse de la administración municipal y generar las condiciones para cumplir con la sentencia de la Sala Xalapa del TEPJF.

Vicente Martínez, alcalde, presuntamente está interesado en realizar los comicios, pero, escudado en la pandemia, se ha negado a firmar documentos encaminados a ello.

En marzo se tomaron y clausuraron las oficinas del Consejo Municipal, ante ello el ex munícipe Erasmo García, señaló que se genera es un clima de inestabilidad. Alfonso Vázquez, aunque fue inhabilitado, insiste en ser presidente del Consejo Municipal.

Ante todo este embrollo, ayer un grupo de habitantes protestaron ante el IEEPCO. Y comenzaron a circular nombres “Fuera los hermanos Sosa Villavicencio”; “Fuera Pingó y sus cómplices del municipio”, “Filiberto Méndez rinde cuentas a los ciudadanos”, entre otros

Indicaron que San Antonio “ha sido comprado por Filiberto Méndez, quien no ha rendido informes” por el uso de recursos

Al mismo tiempo solicitaron una nueva asamblea para elegir a sus nuevas autoridades, y piden que los hermanos Sosa Villavicencio saquen las manos de este municipio.

“Estos hermanos se adueñan del dinero del pueblo, porque no hay obras ni nada en beneficio del pueblo”, expresaron.

En San Antonio de la Cal hoy está en juego, además de la administración y servicios de ese municipio, la necesidad de los hermanos Sosa Villavicencio de fortalecerse luego de lo maltrecho en que quedó su posición con la elección de Jara como candidato de Morena. Además, el mantener y manejar los recursos de ese municipio conurbado, la injerencia de su agrupación Comuna en la vida política del lugar y, para los caleros, la necesidad de sacudirse de “organizaciones sociales” o administradores que han regido su vida política por más de una década, retornar y recuperar el tejido social, evitar mano negra de organizaciones y reestructurar su vida política.

Eso es lo que está en juego.