RENTAR UNA CASA ES UNA PÉSIMA INVERSIÓN - El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

LEO, LUEGO INVIERTO

RENTAR UNA CASA ES UNA PÉSIMA INVERSIÓN

 


“Algún día quiero vivir de mis rentas” es una frase que he escuchado miles de veces en sesiones de consultoría financiera o simplemente en pláticas con amigos y familiares. Lo primero que viene a mi mente son datos como el costo de esa casa imaginaria y el monto de renta que las personas pagan por eso y deduzco un porcentaje de rendimiento anual y mensual que es ridículo. Y es que yendo más a lo profundo con respecto a esta idea o frase, me doy cuenta que para algunas personas es una gran aspiración o meta por cumplir pero también percibo lo equivoacada que está la idea en los tiempos actuales y por tanto, intuyo que una persona puede invertir 20 o 30 0 incluso 40 años de su vida en una meta que no funciona y con un plan que no es eficiente, pero vayamos al análisis.

Si hacemos cuentas sobre datos duros podemos darnos cuenta de lo siguiente:

Un inmueble, específicamente una casa de 3 habitaciones ubicada en una zona intermedia de cualquier ciudad, es decir, en una zona en donde el costo no es muy alto y tampoco muy bajo, tiene un costo de alrededor de $3,000,000 y es susceptible de rentarse en alrededor de $12,000 mensuales, con lo cual puede capitalizar o reunir unos $144,000 cada año. A este monto de ingresos anuales es necesario restarle los egresos que implica el arrendar el la casa tales como el impuesto Predial, el mantenimiento que incluye pintura, tuberías o sustitución de piezas o elementos de la casa que tienen daño por uso normal y probablemente una comisión a una inmobiliaria que apoye a que la casa sea rentada. Contemplando todo esto son gastos por alrededor de $20,500 en total.

Derivado de esta cuenta simple obtenemos una utilidad de $111,500; cantidad que representa el 3.72 % de ganancia anual, esto sin tomar en cuenta el pago del Impuesto Sobre la Renta.

Ese porcentaje de ganancias del 3.72 % anual implica que la inversión que hicimos en esa casa para rentarla, la estaríamos recuperando en 27 años.

Si ya percibiste en números reales y concretos, que comprar una casa y rentarla es una pésima idea, esto no termina todavía, pues hay algo llamado inflación que vuelve peor la situación. Si a ese 3.72 % le rentamos la última cifra de inflación oficial que tenemos del 7.05 % estaríamos teniendo lo que en economía se conoce como un “rendimiento negativo” del 3.33 %. Es decir, cada año estarías perdiendo 3.33 % por el dinero que invertiste en esa casa para poder rentarla.

Pero aún no termina, porque si contemplas el pago del Impuesto Sobre la Renta, la cifra es más negativa, es decir, contemplando el ISR estarías perdiendo aún más cada año.

Sin embargo esto sigue, porque esta mala inversión tiene otro componente que la vuelve peor y es la falta de liquidez, es decir, que si por alguna circunstancia llegaras a necesitar el dinero que invertiste en esa casa para rentarla no podrías accesar a él de forma rápida pues tendrías que vender el inmueble y si tienes una urgencia tendrías que “rematarlo”, vendiéndolo por debajo del precio de mercado, generando así una minusvalía, la cual puede llegar hasta un 10 % o 15 % en ciclos de recuperación o auge de la economía y hasta un 40% en ciclos económicos recesivos o de depresión.

Como siempre comento, todo se soluciona con la información. Explora las llamadas “inversiones inmobiliarias- financieras” que te pueden ofrecer lo mejor de dos mundos, la seguridad y certeza del sector inmobiliario y los rendimientos competitivos y la liquidez del sector financiero.

Si tienes preguntas sobre estos temas puedes escribirme en mis redes como @TheFinancial y @TheFinancialOficial, y recuerda, Lee, luego invierte.