México, la seguridad en los puertos (Parte 2) | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

Patrulla de Papel

México, la seguridad en los puertos (Parte 2)

 


Con toda la atención Limón continúa; – entre ese contrabando se se encuentran armas, sustancias precursoras para la elaboración de drogas y mercancías que desplazan ilegal e inmoralmente al mercado nacional, contrabando que no pudo ser contenido por las anteriores autoridades portuarias por carecer de la estructura, la disciplina y la ética de una fuerza armada-. Los presentes estuvimos en todo de acuerdo.

 En resumen-. Dice Limón -esa decisión política traerá buenos dividendos al país en términos económicos y de seguridad, y es un hecho que se debe celebrar, sin dejar de ejercer los controles de supervisión de trasparencia y rendición de cuentas que a toda instanceia publica se le debe exigir-. Dos toquidos sobre la tabla y Fibronio le pasa la palabra al Mariscal Hindenburg.

Paul von Hindenburg, sabido de tener la atención comienza diciendo. -Cierto es que los grandes puertos en nuestro país, y también los medianos y pequeños, son estratégicos-. Me mira y dice- lo mencionas desde tus primeras palabras un tanto cuanto poéticas cuando haces la sutil referencia de la Nao de China-. reconozco que, cuando Paul me mencionó me hinché cual guajolote en acto de vanidad.

-El ingreso al país, tanto de insumos como de productos terminados, así lo dejan claro-. Dice Paul y agrega -Igual que para la exportación de lo que se procesa en México. Y continúa.

-El riesgo, sin embargo, es real y objetivo, al doble flujo de ilícitos, que potenciados por la vecindad con Estados Unidos de América, país que exige al nuestro, mayor control para evitar que crucen la frontera personajes o productos nocivos-. Paul von Hindenburg entonces se pone de pie para decir.

-La Marina Armada de México tiene ante sí, un enorme reto.

La seguridad interior y la pública están inmersas en dicha ecuación.

Si los mexicanos comprometidos saben sumar, estarán de acuerdo conmigo en que, la suma indica que existe un riesgo, real y presente, para la seguridad nacional-. y toca el quid de lo que será la primera acción a considerar-

-Inteligencia pues!, acompañada de acciones estratégicas y operativas lo que tendrá que dejarse ver ya-. Antes de hacer su mutis marcial Hindenburg me vuelve a ver y pregunta – ¿no lo cree usted así? – inmediatamente clavé el mentón en el pecho en señal de aceptación total.

Muchas cosas se han quedado en el muelle de las ideas; que si los fundamentos de las Capitanías de Puerto deben observar la ley del puerto y las leyes de navegación y comercio marítimo; que si los Estados de Bandera, el Estado rector de Puerto y el Estado Rivereño son situaciones siempre importantes. Como sea, en algo tanto Pardavé como quien firma esta columna, quedamos de acuerdo; la protección marítima y la protección portuaria se da con hechos reales.

Balazo al aire. – ahora que está en desarrollo el parque industrial que unirá a Salina Cruz con Coatzacoalcos entendemos que en la vida internacional de ese se deberán observar los Mandatos Legales de la Organización Marítima Internacional (OMI) por ello, en un momento dado tendremos una extensa conversación con el Capitán (I.M) José R. Tuñón Jáuregui.

Balazo al aire. – México, más que una nación bioceánica.  

Greguería. – el Istmo un trozo de territorio bipolar, ambidiestro y esquizofrénico.

Oxímoron. – camino de un solo paso.

Haikú. – respira en mí,

             río de grandes rulos.

             Camino en ti