Corredor Interoceánico: ¿Otra ficción? | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

De Paradojas y Utopías

Corredor Interoceánico: ¿Otra ficción?

 


1).- Una mala racha

Por lo visto, los proyectos de desarrollo para el Istmo de Tehuantepec, en el Siglo XX y lo que llevamos del XXI, han sido sólo parte del discurso oficial, de la verborrea y buenas intenciones de presidentes, pero jamás han aterrizado, hasta hoy, en hechos concretos. Crean un boom de optimismo para irse después desinflando, entre falsas promesas y la apatía final de la Federación. Todo mundo habla de ellos cuando viene el presidente o funcionarios menores a tomarse la foto. Así nacieron muertos el famoso Puente Multimodal Transístmico, el Canal Interoceánico, el Plan Alfa Omega y otros más. Por nombres y proyectos no paramos.
El último fue ubicar a Salina Cruz entre las Zonas Económicas Especiales (ZZE), que motivó un par de visitas subrepticias al Istmo de parte del ex presidente Enrique Peña Nieto. Éste ofreció, además, la construcción del gasoducto Salina Cruz-Jaltipan, la reconfiguración de la Refinería “Antonio Dovalí Jaime” de PEMEX y la reactivación del Astillero de la SEMAR. Pero todo sigue igual. Hay que recordar la última patrulla oceánica que se botó. De risa. Dicen que era el puro casco.

2).- ¿Qué le debemos los oaxaqueños a AMLO?

El llamado Corredor Interoceánico del Istmo de Tehuantepec (CIIT) es, hasta este momento, un proyecto ficticio. A cargo de un amigo personal del presidente López Obrador, Rafael Marín Mollinedo, el proyecto no ha avanzado ni un ápice. A dos años siete meses de la 4T, se perfila como un permanente engaño para gobierno y oaxaqueños. El flamante director general del Programa de Desarrollo del Istmo de Tehuantepec, es sólo un bon vivant, que viene a la zona a degustar ricos platillos y buen mezcal. Nada más. Y también a darnos atole con el dedo. A sorprender la buena fe del gobernador Alejandro Murat.
Y es que vecinos de la zona de Matías Romero y otras, sólo han visto el cambio en las vías del viejo ferrocarril que inauguró en 1903, don Porfirio Díaz y dos o tres acciones menores. No se sabe si por ello, el representante del gobierno estatal ante el CIIT, Pedro Matar Orraca, puso tierra de por medio. Tiró la toalla y se fue a la grilla del PVEM a Nuevo León. Tampoco se justifica, pues sólo con la anuencia del que manda debió haber tomado las de Villadiego.

3).- Sólo discursos

Insisto: poco, muy poco le debemos los oaxaqueños a AMLO. Que el chairo más fanático diga lo contrario. Caminos rurales hechos al trancazo. En una de sus primeras giras en 2019, ofreció que la carretera a la Costa se terminaría en marzo de 2022 y la del Istmo en 40 meses. Ya cambió la pichada en la primera. Será hasta julio. Y la segunda hasta el 2023. Y ahí están, aletargadas. Pero Murat Hinojosa no lo ve así. El ejecutivo oaxaqueño ha materialmente doblado la cerviz para concluir dichos proyectos, que avanzan a paso de cojo. Oaxaca representa para el presidente una prioridad, pero política, no gubernamental. Somos eje de su proyecto autoritario. Y nos tiene agarrados de los cojones. Aparte, claro, de los afectos personales a AMH.
Sin embargo, el tiempo sigue su marcha inexorable. En menos de medio año se estará ventilando la sucesión gubernamental oaxaqueña. Y AMLO llegará a la mitad de su cuestionada 4T. ¿Acaso es eterno? Con una política exterior hecha estiércol, con bandazos por aquí por allá, con ocurrencias y veto a inversiones, nada le garantiza su permanencia. Lo más triste es que hasta los gobiernos priistas han doblado las corvas.

BREVES DE LA GRILLA LOCAL:

— Ejemplos de podredumbre, torpeza y corrupción abundan en el Congreso del Estado. Todo es dinero debajo de la mesa, prebendas y conflicto de intereses. El caso de la iniciativa de la diputada de Morena, Elena Cuevas Hernández es patético. Agenciarse una propuesta enviada por el ejecutivo y darle la vuelta, para proponer la creación de la Comisión Estatal de Vías Terrestres o echarla para atrás, si no hay “pago por evento”, es digno de un repudio y de escándalo nacional.
Consulte nuestra página: www.oaxpress.info y www.facebook.com/oaxpress.oficial Twitter: @nathanoax