Puro rollo | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

El Crematorio

Puro rollo

 


Hoy será un día memorable para los mexicanos, porque será un día lleno de realidades o de mentiras, aunque usted no lo crea, ya hemos llegado al segundo año de gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador, en el cual podemos observar el despegue o el avance de la Cuarta Transformación(4T). Lo cierto es que los mexicanos no hemos observado pero sí hemos resentido un ataque virulento a nuestra economía, a nuestra salud y a nuestro ánimo, ya que en realidad no tenemos nada que celebrar, solo las ocurrencias y las buenas intenciones del príncipe de Macuspana, al que se le debe de admirar por su resistencia, no solo para decir mentiras, sino por su optimismo que raya en la insolencia, pues solo vivimos de buenas intenciones y lejos de ver realidades.

México está enfrentando la peor crisis económica que se haya resentido desde los años 30, así lo advirtió el Secretario de Hacienda, Arturo Herrera, que es un prominente miembro de la 4T. Este colaborador de López Obrador afirmó que tardará mucho tiempo para que salgamos de esta crisis económica, sanitaria y social; que es la más seria del último siglo. No podemos negar que no hay una sola noticia que nos levante el ánimo o dé un ambiente de paz y prosperidad, pues persiste la delincuencia acicateada por un cuerpo policiaco corrupto e inepto, que trabaja abiertamente a la luz del día y mucho mejor en la noche al amparo de las sombras y de un cuerpo de seguridad, coludido con el crimen.

Pero lo que más arde o duele, es la ignorancia de nuestro pueblo, que se traga todo lo que le dicen y es incapaz de levantar un dedo para protestar, pues sus manos están muy ocupadas en aplaudir, vemos así a medio México deambulando por las calles, esparciendo el virus impunemente, sin cubrebocas, sin guardar las medidas sanitarias y en plena fiesta, esperando los embates de una muerte segura.

La pregunta obligada es, ¿de qué nos va hablar? o ¿qué nos va a decir? el Presidente de México, quien a nuestra humilde manera de pensar, es puro rollo. 

 


 

Relacionadas: