¿Y, cómo te trató el que recibe las solicitudes de audiencia cuando llegaste para decir quién eras y que te habían llamado? | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

¡Que conste.... los olvidados!

¿Y, cómo te trató el que recibe las solicitudes de audiencia cuando llegaste para decir quién eras y que te habían llamado?

 


Pues bien, muy bien. No me digas eso, cuéntame a detalle cómo te recibieron…Llegando ni siquiera dije mi nombre, el tipo que normalmente es muy mamón, me vio y se levantó de su asiento y me dijo: Licenciado, ya lo espera el señor secretario y me pasó a un pequeño cuarto donde me ofreció café. De inmediato, ni me sentaba, cuando ingreso el secretario y me dijo: “Amigo, le ruego por favor me permita terminar una audiencia y en seguida estoy con usted” y cerró y el de la puerta se fue. A los pocos minutos apreció el secretario y de inmediato trate el asunto y giró instrucciones para que se resolviera pidiendo al oficial mayor subir y le dijo que lo resolviera hoy mismo y me informara y me dio sus teléfonos directos para decirle en qué había quedado”. Pues muy bien. Pero, disculpe ?qué importancia tiene el cómo me recibió el que recibe las solicitudes en la puerta del secretario?. Pues mucha, así como te trata el gato piensa el jefe de ti, por eso es importante observar los tratos y las señales.
Hoy, como que las cosas van cambiando, las señales son otras, antes, nadie se fijaba mucho en el vestir y en el peinado ni en el reloj ni en el zapato. Esas observaciones me contaba una amiga que se dedicaba al “talón” las hacen ellas y me decía que, ellas, en los cuartos se pelean por el que trae un buen reloj, un buen calzado y calcetines de lana o de algodón y cuando preguntaba la razón, me decía es que en esta profesión, era profesional mi amiga, muchas veces te vas con la finta y llegan algunos catrincitos de mucho trajecito que deben a Sears o al Palacio, de corbatas corrientes y calcetines de nylon, y la verdad, no traen ni en qué caerse muerto, y los que no presumen, tienen buen zapato, buen calcetín y buen reloj y pueden venir de playera y de vaquero, pero no andan dando lástimas ni piden fiado ni andan de cachucheros. Hoy, en la política, eso es lo primero que revisan, como antes lo hacían las del talón en la casa de citas o en el cabaret para no regarla y perder su tiempo. Pero hoy, los políticos salidos de las escuelitas pomposas y pomorosas se fijan quién te corta el pelo, cómo vienes a la moda, qué zapato de marca o qué trajecito traes y el reloj es vital para ellos y no les interesa la experiencia ni el conocimiento, sino las relaciones, y en qué escuelas terminaste y con quién te llevas y así se reparten los puestos y los presupuestos, y por eso, no funciona nada, entre más elegantes son valen menos, una pura chingada…
Y mire usted cómo andan las cosas, ahora, te matan por robarte un celular, los chavos están a las vivas para cambiar de lotes y de modelos, al final ellos no los pagan, los vienen a financiar los jefes o los padres, y así, también, están observando cómo te comunicas si es por el feis o por el twitter o por el wash o por radio o teléfono y si sabes operarlo de volada, tecleas pero con abreviaturas que solamente ellos entienden y que hacen más tarados por semana y es por eso que hay mucha más falsedad y presumidas que realidades y verdades. Presumen lo que no tienen o no es de ellos, cambian de carro y de traje y corbata y pues no les alcanza para mantener una relación tranquila y que de la formación de casa, no, por esa razón, ahora, los yupis, no se casan y así ocultan sus verdaderas intenciones y sus gustos y pasiones, antes, el que se quedaba solterón no era bien visto y así cambia el ritmo y así, se van permeando esas deformaciones en la sociedad, y si anteriormente en un accidente todos buscaban ayudar y apoyar, ahora, cuando se accidente un vehículo y se mata el chofer y se lastima su ayudante y se derraman los peces que van al mercado, la gente brinca al muerto, no auxilia al herido, y va directo a chingarse la mercancía y les vale. Esto sucedió a una camioneta de tres toneladas que salió de Champotón cargada de marisco y pescados y se accidentó en la carretera a Cárdenas, Tabasco, y en media hora, los que pasaban, no auxiliaron sino que se dedicaron a saquear bajo el principio de que aquí está la oportunidad, y si no lo haces tú, lo hace otro y se roban la carga, sin solidaridad, sin moral, sin vergüenza, sin importarles el muerto ni el herido, solamente llevarse lo que podían de algo que no les pertenecía. y lo robaron, por esa razón, así es el comportamiento de los nuevos políticos, funcionarios y empresarios y vemos que en pocos años, los famosos gobernadores jóvenes saquearon las arcas del país y de sus estados, por varios miles de millones de pesos y, alegando que le ofrecieron los millones al presidente para su campaña, aprovecharon y se chingaron miles de millones, no solo los priístas, también los aliancistas como Gabino y su Padilla, al lado del “Coco”, Castillo, quién, según los decires y los datos, acumuló, él, una fortuna de más de siete mil millones de pesos robando los fondos y recursos de un pueblo jodido y dejándolo en la miseria más que cuando iniciaron. Miles de millones de pesos desaparecen con las complicidades o con las ineficiencias de los políticos que deberían de controlar y no lo hicieron y mejor se fueron a la complicidad y ahí están las consecuencias, cientos de más enfermos y muertos por falta de atención, más violencia en las calles, y las zonas, mayores mafias en el poder y muchos más conflictos y hambre y desocupación y falta de educación y violencia por todo para presionar y saquear, si el de arriba lo hizo y está en el impunidad, también, los jodidos, creen tener el derecho al saqueo y así deformamos la política y a la sociedad. Por eso no preocupan los muertos ni los heridos sino el saqueo: pónganme donde hay, no importa el sueldo…total, si de chingar se trata, yo, también, soy de la orquesta.