Toca fondo | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

Escaparate Político

Toca fondo

 


La improductividad y los dispendios de la LXIII legislatura del estado, finalmente, escalan a nivel nacional. Sus excesos los exhibe el Instituto Mexicano para la Competitividad (Imco), con datos y cifras que en esta columna adelantamos y que no han podido rebatir los flamantes miembros de la Jucopo: Irineo Molina (Morena), María de las Nieves García (PRI) y Carol Altamirano (PRD).
Cuando nuestros diputados aún rumian la vergüenza del veto (rechazo) a su Reforma electoral, de parte del poder Ejecutivo; la tremenda pulla que les clavó un juez federal por no cumplir en tiempo y forma con un dictamen, su insistente rechazo a la transparencia, entre otros tantos abusos, el Imco les despliega toda su desfachatez.
Además de los salarios estratosféricos de 9.5 millones de pesos para cada uno de los 42 curulecos, no informan en qué sustentan las sumas millonarias que reciben para “gestión social”.
Algunos diputados, con la palabra previamente empeñada de no revelar la fuente, me comentan que aunque el tesorero -impuesto por el PRD- Eduardo Javier Aldana, ha revelado que recibe cerca de 400 millones de pesos de presupuesto anual, la realidad es que la suma crece. Con todo y su investidura y fuero, los diputados “del montón” no tienen acceso a la información. Nadie sabe la distribución del presupuesto. A los mismos miembros de la Jucopo, el tesorero les regatea información a menos que se lo ordene el que lo puso, Carol Altamirano.
Además de los severos cuestionamientos, los diputados del congreso local reciben otro ramalazo. El Instituto Mexicano para la Competividad, los tacha como una de las instituciones “más improductivas y gravosas”.
Con información del citado instituto, Ramiro Suárez, en la página de Animal Político, compara el comportamiento de los diputados chapulineros en cuestión de transparencia. Dice que el congreso oaxaqueño, en 2014 ejerció 290 millones de pesos más de los que tenía autorizados. Originalmente eran 330 millones de pesos.
La falta de transparencia hace imposible saber cuánto y en qué gastaron los congresos en los últimos dos años. No está disponible en sus páginas de internet ningún tipo de egresos. Los únicos que cumplido en tiempo y forma con la rendición de cuentas, son los congresos de Guanajuato, Hidalgo y Sinaloa.
Reducirse su presupuesto, transparentar los rubros de sus egresos, la anulación del fuero, son algunos de los renglones a los que se oponen los legisladores oaxaqueños. Para estos curulecos está vedada la intención de legislar para que las leyes de presupuesto estatales contemplen reglas de disciplina financiera en los Poderes Legislativo y Judicial y organismos autónomos y no nada más para el Ejecutivo del estado.
Además de todo esto, Animal Político señala que mientras los congresos sigan limitando el acceso a la información, impidiendo la medición a la eficiencia de su gasto y derrochando recursos públicos, será más difícil que los diputados dejen de ser la institución que mayor desconfianza genera.
Un dato que revela el férreo apego del congreso de Oaxaca a la transparencia está en que en su sitio web, hasta la fecha no ha sido posible encontrar desglosado su presupuesto de egresos.

Más evidencias
En la medición de eficiencia (mejor dicho, ineficiencia) del poder legislativo de Oaxaca, encontramos que es el más improductivo del país de acuerdo con el estudio elaborado por el IMCO. Decir que las tres últimas cámaras se han ganado su entrada a la historia como los peores congresos en la historia de Oaxaca, es evidente.
Desde la 61 legislatura del estado, al arribo del “gabinato”, iniciaron un marcado alejamiento de la honestidad y eficiencia.
La debacle se inició en esa legislatura donde arribaron personajes siniestros de la política como diputados solo por su rijosidad en la pelotera que concluyó con la alianza “paz y progreso” que llevó al poder al gobernador más rapaz que haya padecido Oaxaca. Dejó en bancarrota total al estado.
Recordemos algunos especímenes del primer (el 51) congreso del “cambio”: Flavio Sosa “el demonio de Tasmania”, Margarita García “la dama de los ladrillazos” (dejó tullido a un chofer de un ladrillazo en la cabeza), Hita Ortiz la dama “del encueramiento expedito”. Se desnudó el pecho para que en un retén militar no revisaran su automóvil. El diputado Everardo Hugo Hernández Guzmán, del PRD, terminó asesinado por desconocidos cuando cenaba en un restaurante de la colonia La Paz, del municipio de Xoxo.
En la 52 legislatura, los más cuestionados fueron los diputados del PRI como Alejandro Avilés y neófito Toledo por haber prostituido la figura del administrador municipal a los que usaron para saquear las arcas públicas. Rosalía Palma López diputada por el PRI-PVEM en junio del 2013, sufrió un atentado siendo aún candidata. En el ataque murieron su esposo y una asistente.
El año pasado, los legisladores oaxaqueños sólo dictaminaron 2 de las 109 iniciativas de ley, que turnaron a análisis, lo que significó un índice de improductividad del 98 por ciento.
Este documento reveló que durante 2016, los representantes populares de Oaxaca presentaron 86 iniciativas en los dos periodos de sesiones que celebraron durante del año, lo que significó que, en promedio, cada diputado solo propuso 2 temas.
Los actuales diputados de Oaxaca comenzaron su primer periodo ordinario de sesiones el 15 de noviembre de 2016 y concluyó en abril de 2017, pero por su baja productividad están catalogados como los más deficientes, muy lejos del comportamiento responsables de los diputados de Quintana Roo, Baja California Sur, Guerrero, Tamaulipas, Campeche, Jalisco y Nayarit, que resolvieron el 100 por ciento de las iniciativas que recibieron en el año.
Por otro lado, durante el año pasado, los legisladores de Oaxaca solo trabajaron 74 días, si se considera que sólo celebraron una sesión por día.

La opacidad
La falta de transparencia que existe en el Congreso local impidió al Instituto Mexicano para la Productividad estudiar el uso que dan los legisladores oaxaqueños al dinero que reciben. El análisis señaló que no está disponible la información sobre el salario que reciben los diputados y tampoco la distribución que hicieron del gasto.
Pero no es lo único. Les comento una declaración de la diputada PRIista María de las Nieves García, que da pauta para decir que no tienen la menor intención de sacudirse el baldón.
El proceso del juicio político en el congreso contra Gabino Cue, “será resuelto por solución democrática y en apego a la ley”. Es decir, podría ser, quien sabe, tal vez.

Visítenos en: www.escaparatepolitico.com
O escríbanos a fsj9420@prodigy.net.mx
Twitter: @escaparate_oax
Facebook: escaparate_politico@hotmail.com