Una nueva relación con la Coordinadora | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

Debates y Deslindes

Una nueva relación con la Coordinadora

 


-El Terror

La declaración de Andrés Manuel López Obrador, en pleno corazón de la coordinadora de maestros y la Sección 22 en Oaxaca es una advertencia y una orden clara. “No se vale-dijo Andrés Manuel- no trabajar, no dar clases”, “que haya semana de martes a jueves”, hay que cumplir con los calendarios escolares. Es evidente que estas palabras indica que los maestros tienen que vivir de acuerdo con la Constitución, la ley y las normas vigentes, el anuncio es la contraparte de borrar hasta las comas de la reforma educativa que hizo el neoliberal y depredador Enrique Peña Nieto.
El magisterio en cualquier país constituye la espina dorsal de la formación de una Nación. Los planes de estudio forman a los nuevos ciudadanos dentro de un espíritu cívico, el conocimiento científico, el medio ambiente, las ciencias sociales, la concepción de patria y el sentido de pertenencia a una nación. Los niños y niñas, antes de entrar a la escuela contienen muy pocos elementos sobre su condición de mexicanos, argentinos o chilenos. Es en la escuela primaria donde se les forma un concepto de identidad social y nacional, donde el niño se socializa con su entorno.

En la escuela se le forman los hábitos de trabajo, su capacidad de relacionarse con su comunidad, su deseo de logro y capacidad de resistencia a los logros y las frustraciones. Por esa razón se ha dicho que el magisterio es un apostolado, el maestro debe tener vocación de servicio y el deseo de formar hombres útiles al país. Un maestro es un psicólogo, un educador, un amigo y en ocasiones un padre o una madre. Por eso un maestro sin vocación, no es un maestro, es un busca chambas.
Tabaré Vázquez, presidente por segunda ocasión de Uruguay, al iniciarse el siglo XXI y tomar posesión de su primer cargo como presidente, hizo un llamado al magisterio de ese país para iniciar una revolución educativa. Se sentó con los sindicatos, con los maestros con las asociaciones de padres de familia, para coordinar los trabajos que deberían de relanzar a la República Oriental del Uruguay en el mundo globalizado.
A cada maestro y escuela se les dotó de computadoras que complementaron las herramientas de los alumnos, se modificaron los planes de estudio para actualizarlos y se concertó una reforma educativa que permitió en el mediano plazo que en Uruguay empezara a elevar su calificación como país para la inversión, a exportar vino de gran calidad, granos y a mejorar en general su industria, ganadería y agricultura. De país importador pasó a ser país exportador y aumentó sensiblemente el ingreso “per cápita” de sus habitantes. En una ocasión, cuando me entreviste con Tabaré Vásquez me comentó que gran parte del éxito de su gobierno y que siguiera gobernando su partido se debía al apoyo que encontró en los maestros para llevar adelante su programa de desarrollo.
El atraso de Oaxaca que se ubica junto con Chiapas y Guerrero entre los estados con mayor índice de analfabetismo y con menor desarrollo, se debe en un gran parte a la actitud de los maestros en estos estados. Suspenden varios meses las clases, van de martes a jueves a trabajar y con el menor pretexto entran en paro. Así ha sido desde hace 36 años. La relación que se ha establecido entre el Estado y las secciones sindicales de maestros es diabólica. Los resultados de te “pago y consiento” para que tú me pegues y faltes a clases dejando a la niñez en un estado perpetuo de subdesarrollo educativo ha sido catastrófica.
Cuando llegó Gabino Cué al gobierno de Oaxaca, apoyado por el magisterio, tuvimos la esperanza de que esta relación cambiaría y los maestros tomarían el papel que les corresponde en el desarrollo regional. No fue así, los maestros continuaron con sus prácticas corruptas, sus abusos y lo único positivo de Gabino Cué, fue que exhibió a nivel nacional e inclusive en la Cámara de Diputados la debilidad de su gobierno para enfrentar a los 80 mil maestros que forman la Sección 22.
La 4ta revolución pacífica que anuncia López Obrador tiene que pasar fundamentalmente en el terreno educativo y por el sindicato de maestros, cualquier proyecto de desarrollo económico, cualquier acción en beneficio de la nación puede ser saboteada por estos grupos tomando instalaciones, incendiando edificios, destruyendo equipo técnico, porque son grupos que buscan la violencia como método de agresión y los muertos no les importan, no le tiene miedo a nada y buscan el escándalo, la destrucción y la agresión como bandera.
Hacer una nueva reforma educativa, no representa un gran problema estructural porque se tiene la voluntad política de llevarla a cabo recogiendo las inquietudes, los intereses nacionales y la situación real de los maestros y alumnos que van a ser los recipiendarios de esta reforma. El problema está con los intereses económicos y políticos de los líderes del magisterio, la conducta enferma y destructiva a la que está acostumbrado los maestros de las secciones de Oaxaca. Ese es el verdadero problema que empieza en las normales rurales, pasa por el magisterio y destruye cualquier intento de mejorar la educación. Hemos escuchado la primera advertencia, también la primera réplica, ahora si vamos a ver de qué cuero salen más correas, no hay que olvidar este 19 de septiembre de 2018 en Oaxaca. La declaración es clara hay que trabajar, dar clases, y no hacer semanas de martes a jueves.

El terror
Como si fuera el gran final de una comedia de terror, horror y muerte dos tráilers llenos de cadáveres anduvieron circulando por el territorio. Ni Alfred Hitchcock lo hubiera imaginado ese final para uno de los films aterrorizantes de violencia y muerte que hizo para su carrera. Una vez más la realidad supera la ficción.
Cuando los muertos violentados que eran vivos, seres llenos de ilusiones y proyectos, sólo son un número, una estadística macroeconómica, una solución burocrática; cuando ni la vida, ni la muerte valen nada, enterrarlos en fosas clandestinas, cremarlos o refrigerarlos, o pasearlos y abandonarlos como si fuera una invasión de zombies cinematográficos, son sólo síntomas de la deshumanización y el cinismo a que hemos llegado. ¿Si ésta no es una quiebra moral de la sociedad,¿¡que es¡?
Han sido doce años, el país vive en la incertidumbre y el miedo, en el terror de que un día se presenten en su casa los zetas, los xxx o los yyy y le pidan dinero a cambio de no ser secuestrados, asesinados, levantados por las fuerzas oscuras del mal; 12 años de no saber en qué lugar va a surgir el narco el crimen y la violencia para terminar con vidas y bienes. Hoy a pocos días de que termine esta administración empiezan a aparecer los horrores de un gobierno emanado del fraude electoral y de una falta de políticas públicas que solucionen los problemas reales del país. Mientras los autores se organizan festejos y saraos triunfales de despedida.
En todas las sociedades el respeto a los muertos es una de las premisas de la convivencia y del contrato social. Como todos vamos a ser muertos los tratamos cómo queremos ser tratados. Los restos humanos merecen respeto y por eso se habla de los camposantos, los lugares donde reposan los difuntos son lugares bendecidos. Por eso nos horroriza el que más de 300 cuerpos anden en bolsas de plástico dentro de dos tráiler. La violencia ha superado las previsiones y las escalas de valores. Después de este episodio habrá que establecer otra lógica y otra moral.

ggpereyra@hotmail.com