Habitan en Oaxaca 96 especies de murciélagos; claves en ecosistemas
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Oaxaca

Habitan en Oaxaca 96 especies de murciélagos; claves en ecosistemas

Son reforestadores naturales en las selvas y bosques, por alimentarse de frutos y semillas


Habitan en Oaxaca 96 especies de murciélagos; claves en ecosistemas | El Imparcial de Oaxaca
Fotos: Internet / México, hogar de 139 especies de murciélagos

Por su riqueza natural, el estado de Oaxaca es catalogado como una de las entidades con mayor biodiversidad en México, en donde habitan la mayoría de las especies de flora y fauna que existen en el país, por lo que también es el hogar de 96 especies de murciélagos que fungen con una función especial para los ecosistemas.

De acuerdo a las investigaciones realizadas por diversas universidades locales y nacionales, así como dependencias gubernamentales que promueven el cuidado del medio ambiente, a nivel mundial existen alrededor de mil 116 especies de murciélagos, de estás, 139 habitan en las diferentes regiones de México y 96 especies tienen su hábitat en Oaxaca, lo que convierte a la entidad oaxaqueña como el estado más biodiverso.

Aunque la mayoría de las especies que se han localizado en México cumplen con una función importante como reforestadores naturales en las selvas y bosques, esto por alimentarse de frutos y semillas, también se han identificado al menos tres especies conocidas como “murciélagos vampiros”, mismos que se alimentan de sangre de otros animales.

En una investigación que realizó el maestro Raúl Flores Crespo en los años 80 y 90, denominada “Rabia en Humanos transmitida por murciélagos vampiros en países de América”, destaca que los murciélagos vampiros han representado desde la época de la Conquista un serio problema de salud pública, sin embargo, desde hace más de cuatro décadas no se habían presentado casos en la entidad oaxaqueña.

En el documento destaca que las regiones de selva tropical de los países de América, constituyen el hábitat natural de los murciélagos vampiros que tienen la capacidad de transmitir el virus de la rabia, en el que la cadena de transmisión involucraba a otros murciélagos con distintos mamíferos silvestres, pero posteriormente con el establecimiento y desarrollo de la ganadería se introdujeron las nuevas especies al denominado ciclo selvático de la rabia, por lo que fue en este ciclo cuando se detectaron de manera esporádica los primeros casos de rabia que afectaban a las personas, principalmente arrieros o gente que por diversas razones tenían que dormir en el campo.

Los primeros casos notificados en México, fue en 1951 en los estados de Sinaloa y Jalisco. En el periodo de 1980-1990, según los registros del Departamento de Control de Rabia de la Dirección General de Medicina Preventiva del Gobierno Federal, tan solo en 10 municipios de Jalisco se registraron 23 defunciones humanas por rabia transmitidas por quirópteros.

Debido al aumento de casos que se llegaron a contabilizar hasta 210 el número de personas mordidas por murciélagos vampiros en esta zona de Jalisco en 1990, la Secretaría de Salud se vio obligada a realizar un operativo de emergencia para el tratamiento antirrábico a las personas afectadas.

Otras regiones de México donde los años 1989-90 fueron agredidas decenas de personas por murciélagos vampiros son el poblado de Tejupilco, Estado de México, Tehuacán Estado de Puebla y Huajuapan de León, Oaxaca.

Por su parte, los investigadores María Cristina Schneider y Carlos Santos, exponen que los murciélagos hematófagos, principales transmisores de la rabia, habitan exclusivamente la región de América Latina, desde el norte de México hasta el norte de Argentina. Si bien los murciélagos no hematófagos también son portadores de la rabia, la transmiten a los humanos en forma accidental, no agresiva, y en menor proporción.

Exponen que en diversos países latinoamericanos se ha logrado controlar el ciclo urbano de la rabia, en el cual el perro es el principal transmisor; empero, el número de casos de rabia humana transmitida por murciélagos ha aumentado.

Añaden que la mayoría de los brotes ocurren en lugares donde la población es agredida por murciélagos vampiros; generalmente se trata de áreas de difícil acceso y sin servicios de salud, y entre los factores destacan los cambios en el proceso productivo local, como la retirada de animales y cuando se realizan desmontes en las selvas y bosques que genera falta de alimentación de los animales silvestres.

 

Resaltan importancia de los murciélagos en los ecosistemas

 

Relacionadas: