Las piñatas de Don Fermín y los 7 pecados capitales
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Oaxaca

Las piñatas de Don Fermín y los 7 pecados capitales

Con ellas costea tratamiento contra el cáncer; usa redes sociales para la venta


Las piñatas de Don Fermín y los 7 pecados capitales | El Imparcial de Oaxaca
Fotos: Adrián Gaytán / El mundo y los siete pecados capitales, en las piñatas de Don Fermín

Hace 10 años que don Fermín Jiménez Cruz se dedica a la elaboración de piñatas tradicionales, las que en temporada navideña tienen mayor demanda por las posadas y diversas fiestas.

Desde el barrio de La Merced, a donde llegó a afincarse su familia de origen serrano y en donde él nació, Fermín trata de mantener una tradición que conoció desde su niñez y que ahora le ayuda para atender su enfermedad.

En 2020, al adulto de 67 años de edad, le diagnosticaron cáncer, un padecimiento que también ha tratado de costear con la producción de piñatas, las que hace con ollas de barro o papel periódico.

Desde el área del comedor que habilitó como el taller, Fermín y su familia elaboran los conos que se convertirán en los picos de la piñata. El papel metálico, el crepé, el engrudo y todo tipo de materiales están en las mesas donde también estará el nacimiento para la Navidad. Y una vez terminadas, las piñatas son exhibidas en la parte frontal de la casa que da a la Calzada de la República, a una cuadra del mercado Democracia o de La Merced.

Aunque hace una década que las piñatas son su oficio, Fermín recuerda que desde niño empezó a elaborarlas para sus sobrinos o primos que venían de visita. “Veíamos cómo las hacía la gente, cuando se utilizaba más el papel de china, aunque ahora el papel crepé nos ayuda bastante”, cuenta el artesano, quien consigue las ollas de barro en Atzompa y lo demás en las papelerías u otros lugares.

Aunque algunos materiales han cambiado con el paso del tiempo, Jiménez explica que lo que se mantiene es el engrudo, que ayuda a dar “consistencia” a la piñata y para que sus picos hechos con papel minagris no se caigan.

Para él, el que su oficio se mantenga es gracias al aprecio de la gente, que ve en las piñatas algo “tradicional” para los niños en temporadas como éstas, especialmente en las posadas u otras fiestas por la Navidad o el Día de Reyes.

Sin embargo, reconoce que en los dos últimos años la pandemia impactó en su oficio. Con la suspensión de gran parte de las fiestas, la demanda de piñatas bajó. El año pasado, ya con la vacunación contra Covid-19, las ventas todavía fueron bajas. En el actual, cuenta que “ha habido varias ventas”, pues las personas le han ayudado a promocionar sus piñatas en Facebook.

 

 

Un cáncer al que se sobrepone

 

Hace dos años, a don Fermín le detectaron cáncer de linfoma, un padecimiento que lo hace ir y venir entre quimioterapias. Y que por varios días lo deja muy debilitado. Cuando recupera energías, retoma la elaboración de piñatas junto con su esposa para conseguir algunos ingresos que le ayuden a costear su tratamiento y otras medicinas. La venta de figuras en forma de renos, muñecos de nieve o de Santa Claus son otros de los productos que ofrece para apoyarse.

 

Desde su taller, en La Merced, Don Fermín Jiménez Cruz elabora las piñatas tradicionales que en esta temporada navideña tienen mayor demanda

 

La piñata y los pecados capitales

 

Conocedor de las tradiciones oaxaqueñas y mexicanas, el artesano explica que la tradicional piñata navideña representa al mundo y los pecados capitales a los que hay que vencer con los ojos vendados y con ayuda de un palo que simboliza al Dios o la fe, según la creencia católica.

La forma redonda de la piñata es el mundo, mientras que los picos son cada uno de los pecados capitales. “El palo representa a Dios que va a vencer a esos siete pecados capitales”, explica sobre el momento en que en las posadas se acostumbra a romper las piñatas, que generalmente han de ser muy coloridas.

La piñata lleva tradicionalmente frutas y las posadas representan el viaje de María y José de Nazaret a Belén, en la víspera del nacimiento del Niño Dios o Jesús. “Pedir posada en las casas es recibir a Jesús, al Niño Dios en nuestras casas y en nuestros corazones”, apunta.

 

 

Suben precios de insumos

 

Con el aumento sostenido de diversos productos, las piñatas no han estado exentas. Fermín cuenta que entre 2021 y 2022, el costo de estas ha subido en casi el doble. Esto debido a que “subió mucho el material. El año pasado las piñatas estaban casi a mitad de precio. Los materiales de papelería subieron, el kilo de periódico que compraba en 15 pesos ahora está en 30”.

Hacer una piñata es muy “laborioso” y puede tomar uno o varios días si se elige entre ollas de barro o solamente papel como base, pues estas últimas deben secarse al menos un par de días para estar firmes. Una vez logrado esto, la decoración y acabados es relativamente rápido.

 

Las piñatas que elaboran Don Fermín, están listas para las posadas / “La forma redonda es el mundo; los picos son cada uno de los pecados capitales; “el palo representa a Dios que va a vencer a esos siete pecados capitales”: Fermín Jiménez Cruz, artesano

aa

 

Relacionadas:

--------------------------------------
---------------------------------------