Largo peregrinar de víctimas de violencia de género en Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Oaxaca

Largo peregrinar de víctimas de violencia de género en Oaxaca

La falta de atención de las autoridades deja en la incertidumbre y lejos de la justicia a las víctimas


Largo peregrinar de víctimas de violencia de género en Oaxaca | El Imparcial de Oaxaca

A Lorena ya no le quedan fuerzas ni ganas de denunciar. Después de ocho años de convivir con su agresor y dos más de exigir justicia y protección, aún se mantiene con la incertidumbre de encontrarse con aquel que la golpeaba y la amenazó de muerte en varias ocasiones.

La mujer de 35 años de edad teme que no tenga otra oportunidad para acusarlo ante la justicia. Durante más de dos años se sintió humillada durante un largo proceso de denuncia y búsqueda de justicia, que hasta este jueves terminó en un trozo de unicel que alguien levantó de la basura, para notificarle que tendría que presentarse en la Fiscalía Especializada para la Atención a Delitos contra la Mujer.

“Me vendieron, me abandonaron en un proceso, me revictimizaron y me humillaron. Seguimos siendo víctimas de quienes deben defendernos”, expresa Lorena, luego de recordar que en una ocasión le dijeron que dejarían de escribir su declaración si no dejaba de llorar.

Inicia el peregrinar 

La mujer que pidió exponer su caso con el nombre de Lorena por miedo a represalias, señaló que después de ocho años de violencia familiar, decidió denunciar a su ahora expareja en marzo de 2018 ante la Fiscalía Especializada, luego de dos intentos fallidos por falta de pruebas que requerían los Ministerios públicos para exponerlo.

Después de que la amenazara y tirara la puerta de su casa con una patada, Lorena logró grabar el momento y decidió acudir a la Fiscalía con la prueba en mano, con la esperanza de lograr la protección que necesitaba.

Señaló que mientras ella se encontraba en la Fiscalía, el agresor había regresado para continuar con la violencia, pero luego se retiró ante la amenaza de la hermana de Lorena quien dijo que llamaría a la policía si no se iba.

Lorena no solo esperó sentada más de una hora para ser atendida en la Fiscalía Especializada, sino también inició un largo peregrinar en la búsqueda de justicia, donde fue humillada, insultada y burlada.

La mujer relató que por la ausencia de una perito psicóloga, la citaron al día siguiente. “Regresé y la perito psicóloga llegó corriendo a su oficina porque había llegado tarde; me dio un cuestionario y me pidió dos dibujos con breves cuentos o algo así, sin preguntarme nada y sin mirarme a los ojos. Yo en ese momento me sentía tranquila porque por fin había grabado a mi agresor”.

Sin embargo, pasaron meses desde aquel día en que decidió denunciar para recibir la llamada de quien le pidió ir de nuevo a la Fiscalía porque “una jueza ya había visto la carpeta y decidió que no había delito qué perseguir”.

“No lo podía creer. Yo había grabado la agresión y aún así me pidieron que les firmara para mandar la carpeta a archivo; por supuesto que les dije que no”, expresa Lorena, que seguía con las amenazas, llamadas y mensajes de intimidación de su expareja.

La situación no generó que Lorena diera marcha atrás. Continuó con la exigencia de justicia, pero el camino solo la llevó con ministerios público y autoridades que pedían que se rindiera, que perdonara o aceptara en audiencias algunos acuerdos a los que ella se oponía de manera reiterada.

El largo peregrinar la condujo también a observar el trato a otras usuarias, la negativa para entregarle copia de la carpeta de su caso, la insistencia de dar por concluida la denuncia al asegurar que no era tan grave como otras.

La situación en la Fiscalía donde acudía de manera constante en la búsqueda de respuestas, la obligaron a pedir apoyo de la Secretaría de las Mujeres de Oaxaca (SMO), donde el personal que le dio acompañamiento cayó en el mismo discurso de la Fiscalía.

Después de dos audiencias, Lorena llegó a la tercera, “derrotada”, porque sintió que nadie la apoyaba y le insistían en llegar al acuerdo donde el agresor le pagaba las terapias psicológicas durante un año, al mismo tiempo que él cumpliera con sesiones en el Centro de Reeducación para Hombres que Ejercen Violencia contra las Mujeres (CRHEVM).

En una primera evaluación psicológica, el agresor había reconocido por medio de un documento que sí había ejercido todo tipo de violencia contra Lorena, donde también se mostraba el peligro latente hacia la misma.

La tercera audiencia se realizó “a finales de 2019” y Lorena decidió aceptar la propuesta al notarse cansada, abandonada y sin ganas de iniciar el 2020 con el mismo problema. En ese entonces ella daba por concluido todo.

Fue en febrero de este año cuando Lorena, preocupada por su seguridad y con amenazas del agresor de manera indirecta, decidió llamar al CRHEVM para saber si ya habían extendido la evaluación intermedia.

De nuevo, en un constante ir y venir ante esta instancia y la Fiscalía Especializada, la pandemia por Covid-19 alcanzó a Oaxaca y la solicitud de la mujer se prolongó todavía más.

Aunque Lorena cambió de casa y las notificaciones solo las recibe vía electrónica, como se los hizo saber a las autoridades, Lorena recibió este jueves un aviso que encontró su hermana en la vivienda donde ella ya no vive, en un vaso de unicel sucio.

Días antes, Lorena había acudido de nuevo ante la Fiscalía para exigir la copia de la evaluación del Centro de Reeducación, que so pretexto de la pandemia, dio por concluidas las 52 sesiones psicológicas que debió cumplir el agresor, pero a las que solo recibió 30.

“Ahora solo me quedan ganas de comprarme un arma para defenderme en mi casa; de lo último que me quedan ganas, es de denunciar”, señala Lorena, quien decidió exponer su caso para destacar la importancia de apoyar a las mujeres que viven violencia y no permitir que se les siga revictimizando.  

 


 

Relacionadas: