Pensamiento de Juárez sigue vigente a 214 años de su natalicio
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Especiales

Pensamiento de Juárez sigue vigente a 214 años de su natalicio

En la democracia moderna de México, las bases políticas que sentó el Benemérito de las Américas no han caducado, al contrario, sirven como eje rector de la vida activa de nuestro país y nuestro gobierno

  • Pensamiento de Juárez sigue vigente a 214 años de su natalicio
  • Pensamiento de Juárez sigue vigente a 214 años de su natalicio
  • Pensamiento de Juárez sigue vigente a 214 años de su natalicio

Benito Juárez sigue en la memoria de este país, luchó por la supremacía del poder civil, la cultura de la legalidad, sobre el poder eclesiástico y militar, es parte del abundante legado que se mantiene vigente.

No se puede olvidar, cuando se piensa en la defensa y soberanía del territorio nacional, porque enfrentó a una de las principales potencias militares que fue la Francia de Napoleón III.

Al establecer lo anterior, José Márquez Pérez sostuvo que el Benemérito trasciende por haber cimentado la Soberanía de las Naciones para forjar el destino nacional sin intromisiones y como factor que garantiza la paz.

Desde que inicia su vida pública como Concejal del Municipio de la Ciudad planteó la obligación del ciudadano de abandonar el egoísmo para ocuparse de los problemas de la sociedad.

No esperar cómodamente a que unos cuantos los atiendan porque eso causó la extinción de los grandes imperios de la historia. Es decir, convertirnos en ciudadanos responsables como la base de la Nación próspera.

Quien fuera Gran Maestre de la Logia Masónica en 1978 y 1979 en la escala filosófica del Rito Escocés Grado XXXII, sostuvo que Benito Juárez no sólo es un mexicano de estatura universal, es un inmortal, sus ideas y su existencia hoy son paradigma para las actuales generaciones de mexicanos.

“Juárez nos dice la mejor manera de enfrentar vencer la detestable ambición y codicia de imperios hambrientos e inescrupulosos. Por eso, la política requiere de nutrirse de los valores y principios como la verdad, honestidad, solidaridad, concordia, generosidad e integridad.”
La lucha no sólo fue en el terreno de los conceptos abstractos, sino también en los conceptos teóricos de la política, pasando de inmediato a las acciones comprometidas y congruentes con su forma de pensar y de entender los grandes problemas nacionales.
Tuvo una perspectiva de alcance extraordinaria, sus ideas y actividad pública estuvieron siempre al servicio del más avanzado concepto de nación, por ello su legado sigue vigente y debe ser ejemplo para hacer realidad el anhelo de vivir en un país más equitativo y próspero.

En tanto, Efraín Morales Sánchez, Gran Maestre de la Logia Masónica, resaltó que “debemos de reconocer que Juárez nos dejó esta República, nos dejó este país y que tuvo la capacidad intelectual, física, moral y emocional para poder constituir nuestra patria.”

“Aquellos que han perdido el humanismo, han perdido la esencia de su país, de su familia y de su hogar por eso están muertos en la historia o estarán muertos para siempre. “

“Su legado siempre está vigente, que no lo pongamos en práctica nosotros es otra cosa, siempre está vigente porque sus ideas trascienden en el tiempo, eso es lo más admirable de Juárez”.

Además refirió: “nos dejó la convivencia pacífica, que es lo más importante, el hombre mientras no tome en cuenta a su prójimo como parte de él mismo siempre estará violentando sus propios derechos, ese es el gran legado de juez, y por eso Juárez no morirá en el tiempo”.

 

VIDA DEDICADA A CONSTRUIR LEYES

Benito Juárez nació el 21 de marzo de 1806 en San Pablo Guelatao, huérfano de padres ingresó al seminario en 1821 por sugerencia de su padrino don Antonio Salanueva, quien lo instruyó y educó durante su infancia, para más tarde concluir sus estudios de Jurisprudencia en el Instituto de Ciencias y Artes de Oaxaca en 1834.

De acuerdo con datos históricos, a lo largo de su vida desempeñó cargos como el de abogado en defensa de las comunidades indígenas, encargado del Aula de Física del Instituto de Ciencias y Artes de Oaxaca, rector del mismo instituto, Regidor en el Ayuntamiento de Oaxaca, Diputado Local del Estado de Oaxaca, Gobernador del Estado, Presidente de la Suprema Corte de Justicia y más tarde Presidente de la República Mexicana.

Sus ideales lo llevaron a prisión en múltiples ocasiones y aunque su propuesta por México le costó el exilio durante la administración del presidente Santa Anna, su perseverancia lo guio a no rendirse ante México y a regresar del exilio con la iniciativa que le dio un giro a la historia de la República Mexicana; la creación de las Leyes de Reforma.

En ellas se establece la enajenación de los bienes no aprovechados de la Iglesia, se separa la intervención de la Iglesia y el Ejército en asuntos civiles, se eliminan los pagos de derechos a parroquias por parte de los pobres, entre otras tantas que fungen hoy como piedra angular para un México con más igualdad.

Defendió los intereses nacionales a capa y espada, aun cuando los conservadores traicionaran a la Patria trayendo a México en 1864 a Maximiliano y Carlota de Habsburgo en calidad de Emperador y Emperatriz de la Nación.
Personifica la determinación de llevar a cabo una transformación social humanista, trascendente y duradera, a pesar de la oposición de los grandes intereses afectados tanto internos como extranjeros, aún a expensas de arriesgar la vida.

Su gesta es un ejemplo de una voluntad inquebrantable fundamentada en la legalidad y en la defensa del Estado de Derecho para generar así condiciones estructurales y sociales que son el asiento de nuestro marco legal como nación.

El 31 de julio de 1843, Benito Juárez, de 37 años y Margarita Maza, de 17 se casaron en la iglesia de San Felipe Neri. El matrimonio Juárez tuvo 12 hijos: 9 mujeres y 3 varones, de los cuales murieron cuatro a temprana edad, ya que en aquel entonces el nivel de mortandad infantil era alto.

Vivió en Palacio Nacional con su familia de 1867 a julio de 1872. En este lugar le visitaban sus hijos Tereso y Susana, quienes procreo con Rosa Chagoya, que vivían en Oaxaca y quienes también fueron beneficiarios del legado y nombrados en la sucesión de bienes.

El prócer mexicano, falleció el 18 de julio de 1872 a las 23:30 horas, como lo marca una lápida de mármol que permanece en una de las paredes de la habitación localizada del lado de la calle de Moneda, la cual mandó elaborar el secretario de Hacienda, Manuel Dublán, y cuñado de Juárez quien presenció la muerte y dio testimonio del lugar donde sucedió el desceso.

 

VIGENTE PENSAMIENTO UNIVERSAL DE JUÁREZ

Al conmemorarse el 214 aniversario de su natalicio, su frase “entre los individuos como entre las naciones, el respeto al derecho ajeno es la paz” es síntesis magnífica del pensamiento universal de Juárez, dijo Jorge González Ilescas, dirigente estatal del PRI.

Se trata de un pensamiento sostenido por cuatro columnas: el republicanismo liberal, el laicismo, la democracia y el gobierno de las leyes.

Recordó la defensa del Estado laico y la paz en México y en el mundo, pues no fue sino hasta Juárez que el Estado mexicano alcanzó claridad en sus definiciones de índole colectiva, pues antes la sociedad se debatía entre la búsqueda de una línea ideológica propia y la cristalización de una política independiente.

Del liberalismo emanaron las ideas con que se enfrentó a los poderes absolutistas que, a mitad del siglo XIX, se erigían al gobierno y a la iglesia católica sobre las mayorías.

Consideró que con estas ideas, nuestro país pudo hacer que convergieran los principios universalistas de ‘libertad, igualdad y fraternidad’ con los ideales nacionales relativos a la austeridad republicana, los derechos inalienables del pueblo y la oposición a toda suerte de intervencionismo.

Ser juarista es defender la Ley y proteger a nuestras instituciones. Es fortalecer nuestro régimen Federal, Republicano y Democrático. Es respetar la libertad de expresión y ser tolerante con quienes piensan distinto a nosotros. Es velar por el avance de la educación de nuestros niños y jóvenes, subrayó.

Entre sus aportes, destacó la Ley de Juárez, la Constitución de 1857 y la promulgación de una educación laica, gratuita y obligatoria, la libertad de culto, además de Benito Juárez creo la reforma agraria y fundó la escuela Nacional Preparatoria.

“El respeto al derecho ajeno es la paz” se convirtió en una de sus frases más emblemáticas.

También aportó otras como “Aquel que no espera vencer, ya está vencido”, “Contra la patria nunca tendremos razón” y “La emisión de las ideas por la prensa debe ser tan libre, como es libre en el hombre la facultad de pensar”, puntualizó.

 

Relacionadas: