Tolerancia, acabó el acoso a músicos con discapacidad | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

La Capital

Tolerancia, acabó el acoso a músicos con discapacidad

Max, quien suele tocar su acordeón en la calle Macedonio Alcalá relata cómo es su relación con las autoridades encargadas de las actividades en vía pública


Tolerancia, acabó el acoso a músicos con discapacidad | El Imparcial de Oaxaca
Foto: Lisbeth Mejía Reyes / A raíz del operativo Alfa y el reordenamiento del comercio en vía pública emprendidos desde 2021, Max tuvo que dejar su espacio de trabajo

Hace 20 años que Maximiliano Cruz, músico zapoteco originario de Ixtlán de Juárez, ha encontrado en el andador turístico de la capital oaxaqueña un foro para su música, pero también para obtener los recursos necesarios para su sustento.

Max, como le conocen en el gremio artístico y quienes frecuentan esta zona de la ciudad, es una persona con discapacidad visual. Por las mañanas, suele tocar su acordeón en una de las cuadras de la calle Macedonio Alcalá, una de tipo peatonal y que en diversas fechas o temporadas es parada obligada para turistas.

Radicado en la capital oaxaqueña hace 23 años, la situación de Max para ejercer su oficio no ha cambiado mucho.

La constante ha sido la tolerancia en más de dos décadas, pues como a otras personas como él, con alguna discapacidad o no, no siempre se les permite trabajar en el centro histórico, una zona que en 1987 fue declarada Patrimonio Mundial de la Humanidad. Y que por ello tiene zonas restringidas y prohibidas para el comercio en vía pública. Aunque él no vende producto tangible alguno, su música es de lo que obtiene un recurso o apoyo.

Dos décadas atrás, la relación con las autoridades de la ciudad lo llevó a ejercer bajo la tolerancia. Primero, en 2001, en el zócalo, cuando tocaba la flauta y un inspector municipal lo retiró del área. Max decidió emigrar al andador turístico, donde también fue increpado por la autoridad.

Hasta 2006 (en el periodo de Jesús Ángel Díaz Ortega) cuando creo que se les abrió el corazón (a las autoridades), salió una oportunidad y fuimos a la administración y nos autorizaron una tolerancia”, recuerda.  Pero esa tolerancia no era tal sino solo una tarjeta “informativa”, explica

A raíz del operativo Alfa y el reordenamiento del comercio en vía pública emprendidos desde 2021, Max tuvo que dejar su espacio de trabajo. Aunque antes, en 2020, las restricciones dictadas por la autoridad municipal también lo obligaron a retirarse.

Aunque hace algunos meses (desde septiembre) se le observa ya en su foro habitual, frente al Museo de Arte Contemporáneo de Oaxaca (MACO), su música sigue enmarcada en la tolerancia, como relata.

Ya no nos molestan”, dice Max. Pero refiere que ahora enfrenta un nuevo obstáculo para laborar: las y los músicos sin discapacidad que tocan por las tardes, principalmente fines de semana, sobre la misma calle, en puntos muy cercanos y con bocinas, y por lo cual pide el respeto de sus compañeros músicos y la autoridad. Entre compañeros con discapacidad, relata, sí se han respetado.

Bibiana García Loya, directora de Comercio en Vía Pública, confirma que el trabajo de Max y otras personas con discapacidad en la zona es bajo la tolerancia.

Creemos que hay necesidad en el caso de las personas con discapacidad, entonces a ellas no las estamos molestando” y en cambio “se les dan facilidades” o “excepciones”, dice la funcionaria sobre el trabajo de quienes como Max sigue desarrollándose en una “zona prohibida”.

Como Maximiliano Cruz, otros cuatro intérpretes en una condición similar de discapacidad hacen de esta zona su lugar de trabajo. En su caso, es una de las 17 personas que conforman la asociación Discapacitados Unidos por una Integración Social de Oaxaca; aunque algunas son personas de la tercera edad o madres solteras.

En medio del reordenamiento y aunque se considera como zona prohibida para el comercio en vía pública el lugar en que trabajan, la titular de la Dirección de Comercio en Vía Pública dice que se buscará regularizar la labor de personas con discapacidad. Sin embargo, aclaró que no todas las personas de esa asociación serán tratadas como personas con discapacidad, pues no viven en tal condición.


 

Relacionadas: