Artesanos de hamacas esperan un repunte en sus ventas sin apoyos del gobierno | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

La Capital

Artesanos de hamacas esperan un repunte en sus ventas sin apoyos del gobierno

El incendio en la Central, la emergencia sanitaria y la competencia desleal son los problemas que han tenido que sortear artesanos como Alfredo Segura y su familia


Artesanos de hamacas esperan un repunte en sus ventas sin apoyos del gobierno | El Imparcial de Oaxaca

Con más de 40 años Alfredo Segura elabora hamacas de manera tradicional y a mano. Este oficio ha trascendido a muchas generaciones, y él lo heredó gracias a sus padres, originarios de San Pablo Yaganiza, en la Sierra Norte de Oaxaca. 

Desde du domicilio, en la calle Agustín Melgar número 604, en lo alto de la colonia Santa Anita, Alfredo –acompañado de su esposa y sus dos hijos– elabora hamacas individuales, matrimoniales y de distintos modelos con hilos de algodón, nylon y seda para venderlas; sobre todo en su puesto en la Central de Abasto, que por años le ha costado establecerlo como base.

VÍCTIMAS DEL INCENDIO

Lamentablemente, el 27 de mayo de 2020 un incendio en la Central consumió más de 100 locales, entre los que se encontraban los suyos y de sus papás, por lo que perdieron la mercancía que por años les había costado hacerse de material, incluso dinero para pagar nuevos pedidos. 

En los espacios que aún se observan al aire libre, entre el sol y sin lonas, espera que las autoridades cumplan el anuncio de invertir 100 millones de pesos para la reconstrucción del lugar. Sin embargo, Alfredo menciona que ese monto no era para los puestos quemados, si no que estaba etiquetado para el drenaje y otras obras porque hasta el momento nada han invertido en las pérdidas de los comerciantes establecidos.

TRABAJO CON GARANTÍA

“Nuestro trabajo va garantizado, si un hilo se revienta tiene la garantía que se lo reparamos. Usamos los mismos materiales que en distintas regiones, por eso es un producto de calidad; lo único que varía es la técnica. En Yaganiza se trabaja con el bastidor de manera diagonal, pero nosotros en Oaxaca trabajamos con un bastidor en vertical”, narra Alfredo mientras trabaja en hilos morados de una pieza que le pidieron.

LOS COSTOS

Los precios oscilan desde los 400 hasta los 2 mil pesos, incluso de primera calidad hasta 5 mil pesos. Y se utilizan los colores deseados, según la preferencia de los clientes, los cuales han encontrado el trabajo de la familia Segura a través de Facebook y YouTube. Pues a pesar de la emergencia sanitaria, la familia se divide para vender en la Central por la necesidad de comercializar los productos.

“Tuvimos suerte después del incendio; nos llamaron de diferentes puntos de la república apoyándonos para comprar las hamacas, se volvió una forma de vender por ahora, ya que no estamos al 100 % todavía en nuestra base, que era la zona seca de la Central”. 

COMPETENCIA DESLEAL

Aunado a la pandemia y la desgracia de la Central se le suma otro tema que ha perjudicado la comercialización: la llegada de productos que no son oaxaqueños. A varios lugares del estado llegó la desleal competencia de hamacas hechas en china, las cuales son maquilladas y no elaboradas artesanalmente. Al zócalo llegan estos productos mal hechos y hacen que personas las venden como artesanías oaxaqueñas.

La esperanza de esta familia de artesanos es que se consuma lo local, porque así se vende que la verdadera artesanía oaxaqueña; “esa será la única forma de salir adelante porque el sector artesanal está muy abandonado y están plagiando sus diseños a muchos compañeros y los venden como producto originario de Oaxaca con las firmas de marcas extranjeras y se convierte en una situación muy difícil porque nadie nos está apoyando en nada”.