Oaxaca busca un lugar en el TLC al que Peña quiere ir solo | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Especiales

Oaxaca busca un lugar en el TLC al que Peña quiere ir solo

Entre los cuatro estados con menos exportaciones del país, Oaxaca cuenta con áreas de oportunidad que parecen quedar rezagadas ante la falta de diálogo el gobierno federal con productores del país


Oaxaca busca un lugar en el  TLC al que Peña quiere ir solo | El Imparcial de Oaxaca

Con la renegociación del Tratado de Libre Comercio (TLC) entre Estados Unidos, México y Canadá se abren posibilidades comerciales para estados con escasa participación como Oaxaca, Guerrero, Chiapas y Nayarit, que aportan en promedio 5% de sus productos al mercado de exportación.

Octavio Jurado, integrante de la Asociación Mexicana de Desarrollo Agropecuario (AMSA), opina que existen riesgos de que el país vecino pretenda imponer temas como: movilidad migratoria, laboral, seguridad nacional y sector agropecuario.

 ¿Qué está haciendo el gobierno mexicano?

Explica que tanto Canadá como EU comenzaron ya sus procesos de consulta con diversos sectores. En México, el gobierno federal no ha tomado en cuenta la opinión de nadie y se llegará con vacilaciones a la renegociación prevista para la segunda mitad de agosto.

“El jefe de Poder Ejecutivo federal no puede ir solo a asuntos cruciales para el destino de México, porque sin duda se puede salir fortalecidos de la renegociación, para lo cual se necesita sumar, escuchar, tener consenso y aprovechar experiencias”, añade.

Sin embargo, a nivel interno, nuestro país se encuentra en un debate sobre las consecuencias de 23 años de tratado, en un ambiente de incertidumbre que se alimenta de la creciente devaluación del peso, presiones inflacionarias, mayor endeudamiento público y debilidad fiscal por la caída de los ingresos petroleros.

No obstante, el modelo de globalización adoptado por México vía el TLC ha dado como resultado un muy desequilibrado reparto de los beneficios, al favorecer básicamente a los grandes consorcios en detrimento de amplios segmentos de empresas y trabajadores.

El desempeño de la economía nacional en los últimos 20 años sigue deteriorándose por el persistente debilitamiento de la capacidad de arrastre de las exportaciones, el retraimiento de la inversión fija, el manejo restrictivo de las finanzas públicas, la salida neta de capitales, la volatilidad del tipo de cambio y  el repunte de la inflación, detalla el especialista.

Las exportaciones crecen (sólo en 2016 sumaron 377 mil millones de dólares), pero diferentes estudios demuestran que no estimulan el crecimiento de la economía nacional, mucho menos el crecimiento de las regiones:

Oaxaca creció en el tercer trimestre de 2016 sólo 0.2% y el crecimiento del PIB a nivel nacional fue de 2%.

 Necesario tomar en cuenta a los productores locales

Para la presidenta de la comisión de Asuntos Frontera Sur–Sureste en la Cámara de Diputados federal, Karina Barón Ortiz, adicionalmente a la renegociación del TLC es necesario fortalecer el mercado interno, la soberanía alimentaria,  apostar por los pequeños productores ricos en tierra pero rezagados en tecnología y comercialización.

Expone que el Producto Interno Bruto del estado sólo contribuye al PIB nacional en 1.6%, en contraste con entidades como Baja California, Chihuahua, Coahuila, Aguascalientes o Campeche, que lideran las exportaciones.

En nuestro estado, sostiene, existen áreas de oportunidad para exportar productos a Estados Unidos y Canadá, como por ejemplo la producción de melón, piña, camote, café, guayaba, además de camarón, bovino en pie y  carne de porcino.

Detalla que otros mercados con posibilidades pero con mucha competencia son la sandía, jitomate y papaya, “aquí se necesita el acompañamiento de la Secretaría de Economía estatal y federal para apuntalar a nuestros productores”.

Subraya que al bajar los niveles de inversión pública en infraestructura y en el campo, el país se desindustrializa y el campo se abandona; ante la falta de empleo y de mayores ingresos, la presión de migrantes hacia Estados Unidos continuará creciendo.

“Muchos de los trabajadores en la Unión Americana son migrantes que aportan mucho a la economía de Estados Unidos, de nuestro país y sus entidades de origen, tan solo en 2016, enviaron más de 26 mil millones de dólares, monto equivalente al total de la inversión extranjera que nuestro país espera recibir durante 2017.

Se espera que en 2018 las remesas lleguen a 28 mil millones de dólares; de enero a marzo de 2017 Oaxaca suma 376 millones de dólares, explica la legisladora federal.

 Apertura comercial equitativa

Desde la óptica del dirigente de la Red de Comunidades y Organizaciones Sustentables (RECOS), México debe promover una mayor integración de la industria y el campo nacional en el proceso exportador.

Los estados, las regiones y sus trabajadores deben participar crecientemente en los beneficios del TLC, explica de cara a las mesas de renegociación entre los gobiernos de México, Estados Unidos y Canadá.

“El país debe llevar a la renegociación del Tratado de Libre Comercio una estrategia más sólida sobre el contenido nacional en las exportaciones mexicanas, incorporando a todas las regiones del país y sobre todo a un mayor número de pequeñas y medianas empresas y al sector agropecuario a las cadenas globales de valor, para que se palpen los beneficios de la apertura comercial y de los tratados en la población”, sostiene.

La incapacidad de las exportaciones para ser el motor que lleve a la economía mexicana y a todas sus regiones a  mayores tasas de crecimiento es una consecuencia de la gran cantidad de insumos importados que utiliza el sector exportador en sus procesos productivos, resume.

López Sánchez considera que en la renegociación del TLC todo debe cambiar, el país, las regiones,  los sectores y sus trabajadores deben beneficiarse de este gran proceso.

Señala que por estar en el TLC, México descuidó los salarios, el fomento de una estructura productiva favorable a una mayor generación de empleo de calidad y creciente valor agregado y mejora en los niveles de productividad.

Hoy, del total de exportaciones a Estados Unidos, sólo el 26% tiene contenido e insumos nacionales, el resto es de manufactura extranjera.

De Oaxaca para el mundo

A su vez, las secretarías de Economía federal y estatal indican que en conjunto con productores agropecuarios de la entidad impulsan acciones para lograr que diversos productos oaxaqueños lleguen al mercado nacional e internacional.

Adolfo Toledo Infanzón, delegado en Oaxaca de la SE, sostiene que productos oaxaqueños se han abierto paso a mercados internacionales como Reino Unido, Francia, Italia, España, Alemania y  Holanda.

Junto a productores oaxaqueños se busca impulsar el desarrollo económico de la entidad, a través de la comercialización de productos como café,  jitomate saladet, pepino inglés y mezcal.

En el tema del mezcal se busca diferenciar la bebida artesanal de la industrial, buscando posicionar ambas bebidas en mercados premium como un destilado de alta calidad, afirma el titular de la SE, Jesús Rodríguez Socorro.

Un producto tradicional por excelencia en Oaxaca es el café, del cual se exporta en promedio el 95% del total de la producción. Actualmente se producen aproximadamente dos sacos de café por hectárea sembrada. El objetivo es incrementar la producción para llegar a la media mundial que es de 12 sacos de café.

La Secretaría de Economía promueve que los  productos contiendan en el mercado sin ninguna desventaja comercial ni de imagen, toda vez, que la presentación resulta fundamental.

Los clústeres  buscan posicionar a estos sectores no sólo como productos de calidad, sino como una vivencia integral, en la que interviene la formación y sensibilización de clientes y consumidores que más que volumen y precio busquen verdadera calidad.

En ese sentido, la SE continúa fortaleciendo el clúster agroindustrial en Oaxaca, por lo que se gestiona ante el Instituto Nacional del Emprendedor (Inadem) la instalación de un Centro de Acopio y Empaque (CACE) en los Valles Centrales, para el tomate y pepino inglés, lo cual representa una inversión de 18 millones de pesos.

Contempla además la instalación de otro CACE en Huatulco, para lo cual se requiere una inversión de 50 millones de pesos.

Ambos centros procesarán un promedio de 95 mil toneladas anuales correspondientes a la merma de estos productos frescos oaxaqueños, que actualmente representan una pérdida de mil 200 millones de pesos anuales.

Propuestas

Promover una revisión a fondo del TLC, en donde se incorpore el pleno respeto a los derechos humanos y laborales de todos los trabajadores mexicanos y de sus  familias que se encuentran trabajando en Estados Unidos y Canadá.

Impulsar la convergencia de ingreso y el derecho a la movilidad de los trabajadores mexicanos, migrantes o no en Estados Unidos y Canadá.

Exigir trato comercial preferencial por ser una economía emergente y solicitar fondos para el desarrollo de capital humano e infraestructura de todo tipo a nivel nacional y regional.

Fomentar una mayor protección al medio ambiente por parte de las empresas extranjeras que se instalan en México.

Con la renegociación del Tratado de Libre Comercio (TLC) entre Estados Unidos, México y Canadá se abren posibilidades comerciales para estados con escasa participación como Oaxaca, Guerrero, Chiapas y Nayarit, que aportan en promedio 5% de sus productos al mercado de exportación.

Octavio Jurado, integrante de la Asociación Mexicana de Desarrollo Agropecuario (AMSA), opina que existen riesgos de que el país vecino pretenda imponer temas como: movilidad migratoria, laboral, seguridad nacional y sector agropecuario.

 ¿Qué está haciendo el gobierno mexicano?

Explica que tanto Canadá como EU comenzaron ya sus procesos de consulta con diversos sectores. En México, el gobierno federal no ha tomado en cuenta la opinión de nadie y se llegará con vacilaciones a la renegociación prevista para la segunda mitad de agosto.

“El jefe de Poder Ejecutivo federal no puede ir solo a asuntos cruciales para el destino de México, porque sin duda se puede salir fortalecidos de la renegociación, para lo cual se necesita sumar, escuchar, tener consenso y aprovechar experiencias”, añade.

Sin embargo, a nivel interno, nuestro país se encuentra en un debate sobre las consecuencias de 23 años de tratado, en un ambiente de incertidumbre que se alimenta de la creciente devaluación del peso, presiones inflacionarias, mayor endeudamiento público y debilidad fiscal por la caída de los ingresos petroleros.

No obstante, el modelo de globalización adoptado por México vía el TLC ha dado como resultado un muy desequilibrado reparto de los beneficios, al favorecer básicamente a los grandes consorcios en detrimento de amplios segmentos de empresas y trabajadores.

El desempeño de la economía nacional en los últimos 20 años sigue deteriorándose por el persistente debilitamiento de la capacidad de arrastre de las exportaciones, el retraimiento de la inversión fija, el manejo restrictivo de las finanzas públicas, la salida neta de capitales, la volatilidad del tipo de cambio y  el repunte de la inflación, detalla el especialista.

Las exportaciones crecen (sólo en 2016 sumaron 377 mil millones de dólares), pero diferentes estudios demuestran que no estimulan el crecimiento de la economía nacional, mucho menos el crecimiento de las regiones:

Oaxaca creció en el tercer trimestre de 2016 sólo 0.2% y el crecimiento del PIB a nivel nacional fue de 2%.

 Necesario tomar en cuenta a los productores locales

Para la presidenta de la comisión de Asuntos Frontera Sur–Sureste en la Cámara de Diputados federal, Karina Barón Ortiz, adicionalmente a la renegociación del TLC es necesario fortalecer el mercado interno, la soberanía alimentaria,  apostar por los pequeños productores ricos en tierra pero rezagados en tecnología y comercialización.

Expone que el Producto Interno Bruto del estado sólo contribuye al PIB nacional en 1.6%, en contraste con entidades como Baja California, Chihuahua, Coahuila, Aguascalientes o Campeche, que lideran las exportaciones.

En nuestro estado, sostiene, existen áreas de oportunidad para exportar productos a Estados Unidos y Canadá, como por ejemplo la producción de melón, piña, camote, café, guayaba, además de camarón, bovino en pie y  carne de porcino.

Detalla que otros mercados con posibilidades pero con mucha competencia son la sandía, jitomate y papaya, “aquí se necesita el acompañamiento de la Secretaría de Economía estatal y federal para apuntalar a nuestros productores”.

Subraya que al bajar los niveles de inversión pública en infraestructura y en el campo, el país se desindustrializa y el campo se abandona; ante la falta de empleo y de mayores ingresos, la presión de migrantes hacia Estados Unidos continuará creciendo.

“Muchos de los trabajadores en la Unión Americana son migrantes que aportan mucho a la economía de Estados Unidos, de nuestro país y sus entidades de origen, tan solo en 2016, enviaron más de 26 mil millones de dólares, monto equivalente al total de la inversión extranjera que nuestro país espera recibir durante 2017.

Se espera que en 2018 las remesas lleguen a 28 mil millones de dólares; de enero a marzo de 2017 Oaxaca suma 376 millones de dólares, explica la legisladora federal.

 Apertura comercial equitativa

Desde la óptica del dirigente de la Red de Comunidades y Organizaciones Sustentables (RECOS), México debe promover una mayor integración de la industria y el campo nacional en el proceso exportador.

Los estados, las regiones y sus trabajadores deben participar crecientemente en los beneficios del TLC, explica de cara a las mesas de renegociación entre los gobiernos de México, Estados Unidos y Canadá.

“El país debe llevar a la renegociación del Tratado de Libre Comercio una estrategia más sólida sobre el contenido nacional en las exportaciones mexicanas, incorporando a todas las regiones del país y sobre todo a un mayor número de pequeñas y medianas empresas y al sector agropecuario a las cadenas globales de valor, para que se palpen los beneficios de la apertura comercial y de los tratados en la población”, sostiene.

La incapacidad de las exportaciones para ser el motor que lleve a la economía mexicana y a todas sus regiones a  mayores tasas de crecimiento es una consecuencia de la gran cantidad de insumos importados que utiliza el sector exportador en sus procesos productivos, resume.

López Sánchez considera que en la renegociación del TLC todo debe cambiar, el país, las regiones,  los sectores y sus trabajadores deben beneficiarse de este gran proceso.

Señala que por estar en el TLC, México descuidó los salarios, el fomento de una estructura productiva favorable a una mayor generación de empleo de calidad y creciente valor agregado y mejora en los niveles de productividad.

Hoy, del total de exportaciones a Estados Unidos, sólo el 26% tiene contenido e insumos nacionales, el resto es de manufactura extranjera.

De Oaxaca para el mundo

A su vez, las secretarías de Economía federal y estatal indican que en conjunto con productores agropecuarios de la entidad impulsan acciones para lograr que diversos productos oaxaqueños lleguen al mercado nacional e internacional.

Adolfo Toledo Infanzón, delegado en Oaxaca de la SE, sostiene que productos oaxaqueños se han abierto paso a mercados internacionales como Reino Unido, Francia, Italia, España, Alemania y  Holanda.

Junto a productores oaxaqueños se busca impulsar el desarrollo económico de la entidad, a través de la comercialización de productos como café,  jitomate saladet, pepino inglés y mezcal.

En el tema del mezcal se busca diferenciar la bebida artesanal de la industrial, buscando posicionar ambas bebidas en mercados premium como un destilado de alta calidad, afirma el titular de la SE, Jesús Rodríguez Socorro.

Un producto tradicional por excelencia en Oaxaca es el café, del cual se exporta en promedio el 95% del total de la producción. Actualmente se producen aproximadamente dos sacos de café por hectárea sembrada. El objetivo es incrementar la producción para llegar a la media mundial que es de 12 sacos de café.

La Secretaría de Economía promueve que los  productos contiendan en el mercado sin ninguna desventaja comercial ni de imagen, toda vez, que la presentación resulta fundamental.

Los clústeres  buscan posicionar a estos sectores no sólo como productos de calidad, sino como una vivencia integral, en la que interviene la formación y sensibilización de clientes y consumidores que más que volumen y precio busquen verdadera calidad.

En ese sentido, la SE continúa fortaleciendo el clúster agroindustrial en Oaxaca, por lo que se gestiona ante el Instituto Nacional del Emprendedor (Inadem) la instalación de un Centro de Acopio y Empaque (CACE) en los Valles Centrales, para el tomate y pepino inglés, lo cual representa una inversión de 18 millones de pesos.

Contempla además la instalación de otro CACE en Huatulco, para lo cual se requiere una inversión de 50 millones de pesos.

Ambos centros procesarán un promedio de 95 mil toneladas anuales correspondientes a la merma de estos productos frescos oaxaqueños, que actualmente representan una pérdida de mil 200 millones de pesos anuales.

Propuestas

Promover una revisión a fondo del TLC, en donde se incorpore el pleno respeto a los derechos humanos y laborales de todos los trabajadores mexicanos y de sus  familias que se encuentran trabajando en Estados Unidos y Canadá.

Impulsar la convergencia de ingreso y el derecho a la movilidad de los trabajadores mexicanos, migrantes o no en Estados Unidos y Canadá.

Exigir trato comercial preferencial por ser una economía emergente y solicitar fondos para el desarrollo de capital humano e infraestructura de todo tipo a nivel nacional y regional.

Fomentar una mayor protección al medio ambiente por parte de las empresas extranjeras que se instalan en México.

Datos

  • 377 mil mdd exportó México en 2017
  • 0.2% creció Oaxaca en el tercer trimestre de 2016
  • 2% el crecimiento nacional en ese periodo
  • 1.6% del PIB nacional es aportado por Oaxaca
  • 28 mil mdd podrían llegar a Oaxaca por remesas en 2018
  • 376 mdd han llegado a la entidad de enero a marzo de 2017 por este concepto

¿Cuánto de su PIB obtiene una entidad por exportaciones?

  • Chihuahua 127.6%
  • Baja California 94%
  • Coahuila 81.6%
  • Tamaulipas 62.8%
  • Quintana Roo 0.2%
  • Tabasco 1.4%
  • CDMX 1.3%
  • Oaxaca 5.8%


 

Relacionadas: