El orgullo de ser padre | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Especiales

El orgullo de ser padre

Guillermo es padre de 12 a quienes siempre ha querido brindar el mejor ejemplo posible, lleno de muestras de honradez, trabajo duro y fe en su familia


El orgullo de ser padre | El Imparcial de Oaxaca

Para don Guillermo Martínez Ortega, uno de sus mayores deseos sería reunirse con sus 12 hijos este domingo para celebrar el Día del Padre, sin embargo, reconoce que no puede ser así, porque la mayoría son mayores de edad y cada uno de ellos tiene sus ocupaciones, no obstante serian bien recibidos en su domicilio que comparte con una hija y dos nietas.

A sus 64 años de edad el empresario camionero se siente orgulloso de su familia, por lo que considera que sería satisfactorio que todos sus hijos se reunieran este día en su casa, sin embargo, él tiene que conformarse en lo que venga al día, quizá en otras familias los demás padres tengan esa satisfacción.

Yo quiero que mis hijos me vean como el padre de ellos, siempre he sido una persona que nunca le ha gustado las grandezas y lo que no se puede, me conformo con lo que Dios nos dé y lo que se pueda hacer al interior de la familia, para mí es más que suficiente, la satisfacción que tengo es haber dado a mis hijos buenos ejemplos, no ser vicioso ni adicto a las bebidas embriagantes.

Buenos ejemplos

Don Guillermo, comentó que no puede dejarles a sus hijos un mal ejemplo porque todos lo están viendo y saben de qué está hecho, “estoy frente a ellos dándoles el ejemplo de padre, a lo mejor dándoles un consejo si es que se prestan porque ya todos son adultos, han visto como he llevado mi vida, no he caído en algo que me juzguen o me puedan criticar”, asentó.

Recuerda que sus padres y abuelos fueron muy pobres, quizá de las ultimas familias de escasos recursos económicos de esta comunidad, no estudio gran cosa, pero en base al trabajo honrado y mucho esfuerzo ha logrado hacer lo que tiene que le sirve para irla pasando junto con su familia en su domicilio de J. P. García 1 de la segunda sección de San Antonio de la Cal.

Martínez Ortega, reiteró, que está tratando de mejorar y dejarles a sus hijos más satisfacción para que sigan con el ejemplo que le ha dado, porque en este mundo se va de paso, no somos eternos, para mí eso es lo más satisfactorio que tengo como padre lo que he logrado, ellos lo están viendo y espero que sigan el mismo modelo.
Mucho que agradecer.

Balbina Rosa Martínez Ruiz, quien es hija de don Guillermo Martínez Ortega, dice que para ella es un orgullo tener a su padre, Dios le ha dado muchas bendiciones, “el día que él me falte quien sabe que va a pasar”, comentó emocionada.

Él nos ha inculcado muchas cosas, a ser como el sencillos y humildes, nos ha dado muchos ejemplos como valorar la vida, una buena educación más que nada el respeto, nos ha dado demasiado, como hijos a lo mejor no se lo hemos agradecido.

El trabajo que él ha realizado para sacar adelante a su familia ha sido demasiado, ha sufrido, para que tenga lo que tiene, es un gran padre, nos apoya como papa a sus hijos de la misma manera, aunque nos los tenemos que ganar, él nos ha correspondido en su momento.

Mi mama, Andrea Rosalba Jiménez quien nos dejó hace casi un año para irse en el viaje sin retorno, lo quería mucho, siempre al pendiente de él a la hora que llegaba, lo quiero mucho, es casi la mitad de mi vida, lo tengo y lo disfruto, acotó.

Amor de su nieta

Andrea Saraí Reyes Martínez, de 18 años de edad, es nieta de don Guillermo, a quien quiere y admira por ser como es con ella, su madre y su hermana menor, Fátima Madai, la joven no encuentra palabras para describir su bondad y cariño.

Entrevistada en su domicilio, la joven comenta que le tiene mucho respeto, lo ve como un padre que le ha inculpado muchos valores sobre todo la humildad, además de todas las atenciones que ha tenido con ella, su madre y su hermana.

Además es una persona muy trabajadora, ha tenido varios accidentes y no se ha dejado vencer, es muy inquieto no reposa, casi no está en la casa siempre anda trabajando, ha sido muy responsable, siempre está al pendiente de nosotras.

Él sabe y se da cuenta, dijo Andrea Saraí, que lo queremos mucho y siempre estamos con él en lo que se le ofrezca, le damos gracias a Dios que nos permite tenerlo bien de salud para que podamos tenerlo y disfrutarlo más tiempo.

A sus 64 años de edad el empresario camionero se siente orgulloso de su familia, por lo que considera que sería satisfactorio que todos sus hijos se reunieran este día en su casa.


 

Relacionadas: