Despiden a Alberto Donis, defensor de migrantes en el Istmo | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Istmo

Despiden a Alberto Donis, defensor de migrantes en el Istmo

El albergue de migrantes está de luto, dijo el padre Solalinde al despedir a su fiel compañero, de origen Guatemalteco que defendió a sus connacionales y peleó por sus derechos


  • Despiden a Alberto Donis,  defensor de migrantes en el Istmo
  • Despiden a Alberto Donis,  defensor de migrantes en el Istmo
  • Despiden a Alberto Donis,  defensor de migrantes en el Istmo
  • Despiden a Alberto Donis,  defensor de migrantes en el Istmo

Los restos del activista y coordinador del albergue de migrantes Hermanos en el Camino, de Ciudad Ixtepec, Alberto Donis Rodríguez, quien falleciera en un accidente automovilístico, fueron despedidos ayer por migrantes centroamericanos, así como por sus compañeros de lucha, como el padre Alejandro Solalinde Guerra y Rubén Figueroa.

Alberto Donis sufrió un accidente automovilístico la noche del jueves y el viernes en la madrugada, su compañero Rubén Figueroa, del Movimiento Migrante Mesoamericana informó que había fallecido tras las lesiones que sufrió. Más tarde, el sacerdote Alejandro Solalinde Guerra con quien llevaba casi 10 años colaborando, confirmó su muerte en su cuenta de twitter.

Alberto Donis es de origen guatemalteco, pero ofreció gran parte de su vida como activista al servicio de sus connacionales centroamericanos en Ciudad Ixtepec, como coordinador del albergue de migrantes Hermanos en el Camino, y posteriormente junto con el padre Solalinde abrió el refugio para centroamericanos en Chahuites, al oriente del Istmo, espacio por el que peleó hasta el último minuto de su vida para que no fuera cerrado, como lo pretenden las autoridades municipales.

Siempre abría la puerta a sus hermanos migrantes con una sonrisa, les ofrecía comida y apoyo, pero a la vez, les hacía ver de los riesgos de transitar por territorio istmeño y mexicano. Beto, como lo conocían en el albergue, defendió sus convicciones hasta su último aliento.

La noche del viernes sus restos llegaron al albergue de Ciudad Ixtepec donde sus compañeros activistas y el padre Solalinde lloran por su ausencia. Este sábado, Solalinde Guerra ofreció una misa en cuerpo presente en la pequeña parroquia del refugio donde era común verlo dialogando con los centroamericanos, y más tarde fue sepultado.


 

Relacionadas: